La regulación de los brokers

Cuando vamos a contratar un bróker uno de los aspectos más importantes que debemos tener en cuenta es la regulación financiera a la que está sometido el mismo, pero aún más importante, diría yo, es la tradición financiera y social del país al que pertenece ese bróker, y, aún así, nunca vamos a poder evitar los problemas inherentes a las malas prácticas empresariales en uno y otro lugar.

Después de todo, estafadores o malas gestiones empresariales hay en todos los sectores de comercio.

Incluso los Estados Unidos no escapan a escándalos y malas prácticas por parte de los brókers.

Regulación brokers

En algunos casos, mediante estafas evidentes, como los “chiringuitos” montados por Madoff y similares, en otros por la quiebra de brókers como el caso de PFG Best, y en otros por las supuestas malas prácticas de muchos brókers, los cuales han recibido innumerables multas de los organismos reguladores pertinentes.

Los inversores y traders españoles suelen estar bastante concienciados de la seguridad de sus fondos y tienden a escoger brókers del panorama nacional, los cuales suelen ser brókers regulados y de tipo tradicional, es decir de acciones, opciones, futuros y todos los instrumentos financieros.

Ese tipo de brókers suele ser menos dado a ofrecer problemas de seguridad y regulación para con los clientes. Dándose además, que al operar a la manera tradicional, sobre todo con acciones, esto los hace de facto “ECNs”, es decir, brókers donde no hay conflicto posible con el cliente, y donde estos el único interés que tienen es que el cliente opere mucho y haga muchas comisiones.

No hay “interés” en que el cliente pierda, como sí podrían tener algunos market makers.

Lo que ocurre es que pagando “mucho”, es decir, operando muy frecuentemente, los traders van a perder ya sea con ECNs o con market makers. Siendo la mejor alternativa para el trader medio, el operar “menos”.

Al igual que en España, la práctica totalidad de los brokers de acciones tradicionales del mundo, suelen ser los que mejor protección ofrecen para sus clientes, y los que están sujetos a una mejor regulación.

Todos deben estar inscritos en los organismos correspondientes. Y, además, al ser las acciones, un vehículo de inversión a largo plazo, la posibilidad de grandes escándalos es reducida. Los escándalos y el riesgo aumentan a medida que reducimos el time frame y aumentamos el apalancamiento.

Por tanto, podemos concluir que los brokers mejor regulados y más seguros tendrían un orden como el siguiente:

Acciones, Fondos, ETFs > Futuros, Opciones, Warrants > CFDs, Forex > Opciones binarias.

Los futuros están tan regulados como las acciones, pero su riesgo inherente es bastante mayor al de las primeras, simplemente por ser productos derivados, y el que está muy expuesto a ese tipo de productos siempre corre el riesgo de pagar caro. Recordemos por ejemplo los casos de los gigantes Man Financial y Refco.

Uno de los temas que más confianza nos puede dar de un bróker, y que señala, no solo, la fuerte regulación a la que está sometida el mismo, sino su fortaleza, es si cotiza o no en Bolsa.

Un bróker que cotice en la bolsa nacional nos da un margen superior de seguridad, y más si es de una de las principales bolsas del mundo, como la estadounidense, la inglesa, la alemana, la japonesa, e incluso la española o, en general, cualquier bolsa de un país desarrollado. Aunque, cierto es que no hay muchos brókers que coticen en bolsa.

El tamaño que hay que alcanzar para ello es considerable, y pocos brókers de nichos particulares pueden alcanzar los requisitos y el tamaño para hacerlo.

Broker licencia bancaria

Otro de los factores que nos dicen que un bróker está más regulado que el resto, es el hecho de si el mismo tiene una licencia bancaria.

Así tenemos, que los grandes grupos financieros como JP Morgan, Morgan Stanley o Deutsche Bank, son los brókers más seguros y más regulados del mundo. Aunque, en estos casos estamos hablando más de brókers de brókers, o de los “padres” de los markets makers, que son los otros brókers pequeños.

Pero, sin irnos tan lejos, debería bastar con que un bróker esté regulado por la autoridad financiera regulatoria principal del país, para que más o menos estemos tranquilos. Y digo más o menos, porque en temas de dinero no se puede estar tranquilo nunca, y menos hoy en día.

Por eso, siempre que vayamos a contratar un bróker, es mejor que lo hagamos en una jurisdicción seria o de países avanzados.

Yo mismo probablemente no contrataría con un bróker que opera desde una regulación lejana y poco conocida.

Regulaciones lejanas, pero, de las que podemos estar seguros que son muy serias, son la japonesa, la de Singapur, la de Hong Kong, la de Australia, e incluso la de Nueva Zelanda.

Las regulaciones clásicas en el mundo del trading vendrían a ser las de los países europeos y de América del Norte, como Gran Bretaña, Alemania, Francia, Estados Unidos, Canadá, e incluso Chipre, con su potente industria de brókers de forex, CFDs y binarias.

Y, cómo no, España y nuestra querida CNMV. Que si bien, no van a evitar que hayan escándalos financieros de vez en cuando, pues al menos está ahí, para decirnos si un bróker puede ser serio o no.

Si vemos un bróker, o alguien que se haga llamar bróker en España, y que no esté inscrito en la CNMV, entonces hay un problema, y puede ser que estemos ante lo que se conoce como chiringuito financiero.

En esos casos lo mejor es huir, dando igual lo buenas que sean las condiciones y ganancias que prometen.

Todos los países del mundo tienen su organismo de regulación financiera.

Bueno, no sé si Corea del Norte o Cuba lo tienen, en cuyo caso, está claro que no es para regular ninguna actividad comercial privada o de brókers. En países donde es difícil conseguir leche no hay mucho bróker que buscar.

Los principales organismos reguladores de brokers del mundo son los siguientes

  • Alemania: Bafin.
  • Australia: ASIC.
  • Canadá: IIROC y CIPF (Fondo de protección al inversor).
  • Chipre: CySEC.
  • España: CNMV.
  • Estados Unidos: FINRA, CFTC, NFA, SEC, SIPC, FDIC.
  • Hong Kong: SFC.
  • Japón: JSFA.
  • Nueva Zelanda: FSPR.
  • Reino Unido: FCA.
  • Singapur: MAS.
  • Suiza: FINMA.
  • UE: MIFID.

La preferencia para un inversor o trader español es que el bróker esté regulado en la CNMV. Luego estarían los brókers de los EEUU y Reino Unido en general. Y después, los demás brokers regulados de los países más o menos serios nombrados.

Regulación brokers forex

Una de las regiones donde está surgiendo una industria de inversión y brokerage bastante fuerte es en los países del este de Europa, y podremos encontrar brókers bastante serios en muchos de estos, e incluso en Rusia. Aunque siempre es mejor optar por los clásicos, como los brókers de la FCA británica o la SEC americana.

En el mundo hispano, sería interesante que los países de Sudamérica adquirieran más protagonismo en la esfera del mundo de la inversión.

Eso sería una oportunidad enorme, no solo para los brokers del panorama luso-hispano, sino para todos los inversores potenciales de los dos lados del Atlántico.

El tamaño de mercado sería uno de los mayores del mundo.

Aunque a día de hoy no hay muchas alternativas en esos países, parece que con el despegue de Brasil, la región podría tener una nueva dosis de vitalidad. Por desgracia, muchos de los países de la región van en la dirección contraria, como Venezuela.

Esperemos que de algún modo algún día impere algo de sentido común, y la región pueda ocupar el lugar que merece en el mundo. Esto dependerá, en parte, de si Brasil se logra consolidar como potencia democrática o no.

En definitiva, ya sea en acciones, futuros, CFDs o forex, es mejor y más recomendable, en general, abrir cuenta con un bróker de la FCA que con uno de la las Islas Vírgenes.