La Teoría de Dow comparada con el Buy and Hold de acciones

¿Qué ocurre en el largo plazo con la estrategia buy and hold y su comparación con el enfoque más técnico de la Teoría de Dow?

La respuesta la podemos encontrar en un blog dedicado a la Teoría de Dow, el cual se tomó la molestia de hacer un estudio de los retornos del Dow Jones desde el año 1896 hasta el 2011.

Como ya deberíamos saber una simple estrategia de comprar y mantener acciones en el Dow Jones nos habría dado una buena rentabilidad a pesar de tener periodos con caídas del 90%, y varias del 40 y 50.

Si creemos que las condiciones van a seguir de manera similar como hasta ahora, parece ser que no es una mala idea esta estrategia, ya que a la larga las acciones siempre subirán.

Aunque esta estrategia tiene sus limitaciones y problemas de los que ya he hablado, como por ejemplo el hecho de que estas primeras décadas de los años 2000 sean con probabilidad (que no seguridad al 100%) un periodo de “décadas perdidas” y tumulto en los mercados, por lo que muchos inversores con inversión a largo plazo en acciones van a tener años en los que se pondrán muy nerviosos (como ya hemos tenido en 2001 y 2008 y en Europa en 2011).

La otra estrategia basada en los preceptos fundamentales de la Teoría de Dow es más técnica y la misma tiene como objetivo hacernos vender nuestras acciones cuando un gran mercado bajista es probable, para lo cual es bastante efectiva como lo fue en los años 1929, 1987 y 2008, por ejemplo.

La siguiente entrada en el mercado se producirá unas semanas o meses después de alcanzado el punto mínimo del mercado bajista, cuando el mercado después de haberse consolidado comience el siguiente mercado alcista.

Nótese como en esta estrategia no se tiene en consideración el ponerse bajista cuando tenemos la señal pertinente, lo cual haría que nuestro rendimiento fuera superior.

Teoría de Dow o comprar y mantener

Teniendo en cuenta los dos enfoques parece claro que en los grandes periodos alcistas ambos métodos se comportarán de manera parecida.

En periodos en los que el mercado da señales falsas de mercados bajistas y la tendencia secular alcista no es tan clara, la Teoría de Dow tendrá un comportamiento peor. Y en los años en los que las cosas se pongan feas la Teoría de Dow se comportará mucho mejor que el Buy and Hold.

Dicho esto vamos a ver los resultados a los que llegó dowtheoryinvestment.com:

  • De los 115 años del estudio el 29.4% la Teoría de Dow tuvo un comportamiento igual que el “buy and hold”.
  • El 29.4% de los años la Teoría de Dow tuvo un comportamiento mejor, siendo el retorno medio de un -0.95%, por un -16.72% del “buy and hold”. Estos serían los años de mercados bajistas y con problemas.
  • El 41.2% del tiempo la Teoría de Dow se comportó peor que la buy and hold, con un retorno del 6.35% por un 14.89% de la segunda.

Las ganancias de ambas teorías serían para el periodo de 115 años en el Dow Jones:

  • Buy and Hold: 496.56 – 491.56 + 613.46. Lo que dividido entre 100 nos daría un 6.18% de media anual.
  • Teoría de Dow: 496.56 – 27.93 + 261.62. Lo que dividido entre 100 nos daría 7.30% de media anual.

Teniendo en cuenta estos datos podemos ver que los años que buy and hold fue mejor ganó un 402.66% (0.412*115*(14.89-6.35))  más que la Teoría de Dow.

Los años que la Teoría de Dow fue mejor ganó – o mejor dicho, perdió menos – un 533.18% (0.294*115*(16.72-0.95).

No obstante hay una pequeña observación con la Teoría de Dow.

Si tenemos en cuenta que con la Teoría de Dow estaríamos fuera del mercado, y por tanto en cash, en determinados momentos de algunos años, entonces lo lógico es que también perdiéramos parte de los dividendos que darían esas acciones en algunos de esos años. Por ejemplo, podemos pensar que con la señal técnica que nos dio la Teoría de Dow hubiéramos salido de nuestras posiciones alcistas en febrero de 2008, y que no habríamos entrado en el mercado alcista hasta abril del 2009.

Buy and Hold comisiones

Pues bien, en este caso perderíamos el dividendo de ese año. Si esto ocurre en varios años, como en el 2001, 2002, 1987, 1973, 1974, 1929, 1930, 1931, etcétera, entonces perderíamos una cantidad bastante significativa de rendimiento en dividendos, con lo cual a la larga, la ventaja de este análisis de la Teoría de Dow perdería gran parte de la ventaja en beneficios a largo plazo con respecto al Buy and Hold.

Tampoco debemos olvidar los costes de transacción y las comisiones, las cuales serán inexistentes en la estrategia de buy and hold y sí que existirán aplicando la Teoría de Dow.

En un año esto no se nota, pero cuando entramos y salimos 100 veces de un activo ya se empieza a notar el efecto de consumo de capital que tienen las comisiones.

Por lo tanto, y teniendo en cuenta dichas apreciaciones, casi que podríamos decir que desde un punto de vista de retorno ambas estrategias serían similares, con una ligera ventaja para la Teoría de Dow.

No obstante, la ventaja de la estrategia de la Teoría de Dow, o Análisis Técnico, tendría un punto favorable sobre el buy and hold.

Una ventaja no desdeñable que resulta del hecho de que mediante la primera vamos a evitar momentos de pánico y el vernos presionados psicológicamente cuando vemos que nuestra inversión ha caído un 90% (como en 1929), momento en el cual no pocos hombres con los nervios de acero sucumbieron a la ansiedad y liquidaron sus posiciones por miedo al “fin del mundo”.