Las cotizaciones sociales en España, el impuesto que “no se ve”

El impuesto más gravoso en España no es como muchos pueden pensar, el IRPF, el IVA o el Impuesto de Sociedades, sino el que “nadie ve”: las cotizaciones sociales o llamadas de manera más oficial, aportaciones a la seguridad social a cargo de la empresa.

Estas cotizaciones son pagadas por el empresario o empleador por cada trabajador que tenga en plantilla.

Resulta que las cotizaciones sociales de España están entre las más altas de las de toda la OCDE. Según el Tax Foundation, los impuestos recaudados en España dependerían en un 37,5% de este concepto. Vamos, que cerca de la mitad de los impuestos recaudados en España dependen de esto.

Las diferencias entre la OCDE en este concepto son enormes, la media de finales del 2014 está en el 22,8%, por lo tanto España es de los países que más dependen de estas tasas. Veamos los casos de otros países:

  • Australia: 0%
  • México: 14,5%
  • Reino Unido: 18,7%
  • Estados Unidos: 22,8%
  • Italia: 31,2%
  • Francia: 37,9%
  • Alemania: 38,5%
  • Japón: 41,4%

Como vemos, hay para todos los gustos, desde el 0% de Australia, hasta el 41,4% de Japón.

Lo mejor de todo es que dicho impuesto parece no tener nada que ver con la tasa de desempleo del país, pues en tanto Australia como Japón tienen tasas de desempleo muy bajas, siendo economías de, prácticamente, pleno empleo.

Lo mismo ocurre con los Estados Unidos y el Reino Unido, donde también tienen sociedades con casi “pleno empleo” y cotizaciones sociales en un término medio entre los dos extremos.

 

La red regulatoria y controladora del Estado es cada vez más asfixiante
La red regulatoria y controladora del Estado es cada vez más asfixiante

Cortesía de Mikegorden, Pixabay

 

Nótese que la diferencia entre Australia y Japón, por ejemplo, está en que Australia tiene unos ingresos por impuestos mucho mayores en su IRPF equivalente. Es decir, los australianos en vez de pagar cotizaciones sociales, lo pagan todo en el IRPF.

¿Entonces, influyen las cotizaciones por tasas sociales en el desempleo del país?

Sí y no.

Por un lado sí, en el sentido de que a mayores impuestos menor será la tasa de “empleo real” de una economía y mayor será la tasa de “empleo irreal” o “empleo por decreto”. Aunque puede darse el caso de que tengamos una economía con tasas sociales teóricas del 100% – por ejemplo, Corea del Norte – y un desempleo del 0%. Pero claro, en países así, el trabajo es todo por decreto, irreal o fantástico.

No, en el sentido de que como vemos en la realidad, el que un país dependa de este impuesto mucho más que otros no significa mucho en sus tasas de desempleo oficiales. Japón y Australia son el ejemplo de ello.

En este sentido, creo que algo más eficiente podría ser el caso australiano, ya que elimina la complejidad de tener que calcular dos figuras impositivas con sus correspondientes departamentos. Es decir, ahí se ahorran tener dos departamentos separados calculando diferentes tasas. Solo hay uno: el de Hacienda ye l IRPF. Más simple, y por tanto mejor. Pero esto es solo una apreciación personal.

¿Entonces, por qué tanta bola al tema de que España tiene que bajar las cotizaciones sociales por parte de Europa en los últimos años?

Evidentemente, el quitar de las cotizaciones sociales para añadir al IVA no va a cambiar gran cosa. Unos sectores quedarían beneficiados y otros perjudicados, pero en agregado el tema continuaría parecido, es decir, un mercado laboral desastroso.

Para arreglar de verdad el funesto panorama del mercado laboral español desde un punto de vista de crear “empleos reales”, sería el disminuir de manera fuerte las cotizaciones sociales y no subir IVA ni nada más, es decir, bajar los impuestos de manera global.

Esto de quitar aquí para poner allí es una payasada que solo burócratas piensan que puede funcionar.

Otra manera de disminuir el desempleo sería entrar de lleno en las regulaciones que hacen disfuncional cualquier mercado.

Cotizaciones sociales desempleo

Cuantas más regulaciones hay en un sector, más disfuncional es.

Cuantos más controles de precios hay en Venezuela peor funciona el sistema de precios y más escasez hay.

Cuantos más controles de precio puso Mugabe, peor fue la hiperinflación de Zimbabue.

Cuantas más regulaciones hay en el mercado laboral español, más ineficiente será el mismo.

¿La solución? Desmantelar por completo el poder sindical y los convenios colectivos y reducir al mínimo o a la nada las tan queridas indemnizaciones, acercándonos más a países como el Reino Unido, los Estados Unidos, Australia o Japón.

Con esas medidas; reducir impuestos de manera global y reducir regulaciones laborales, el “empleo real”, es decir, el creado por empresas, crecería de manera dramática.

Pero claro, ello conllevaría una verdadera reducción en el tamaño del Estado y no “recortes” de fantasía como los que ha habido hasta ahora, cosa por la que la población española en general no está por la labor.

La otra solución, la socialista es la de crear empleos por decreto y convertir a España en un país de empleos irreales al 100%, es decir, del Estado.

¿Qué solución prefieren ustedes?

¿Nos vamos a Singapur o nos vamos a Corea del Norte?

¿Empresas o derechos de los trabajadores?

No hay más derechos de los trabajadores en el mundo que en Corea del Norte. Si quieren eso, pueden ir allí a ver qué tal funciona la vida en las calles de Pyongyang, o mejor aún, en los pueblos adyacentes.

Las cotizaciones sociales y la leyenda urbana de que no se pagan impuestos

Uno de los mayores daños que crea este impuesto de las cotizaciones sociales es el hecho de que es un impuesto que “no se ve”, de tal manera que la mayoría de los ciudadanos no son casi conscientes de su existencia. Solo los empresarios, que son los que realmente pagan, son plenamente conscientes del mismo.

A un empresario le debe dar igual si paga 10.000 euros por tasas sociales o por IRPF.

El problema con esto es más bien de tipo psicológico.

Esto ha creado una especie de efecto mental en España, según el cual, los empresarios explotan a los trabajadores, y además pagan pocos impuestos.

Nunca he entendido por qué las cotizaciones sociales a cargo del empresario no vienen en las nóminas, para que todos los empleados puedan ver lo que sus empleadores pagan por ellos al Estado realmente.

Muchos se sorprenderían de verdad en lo que cuesta contratar a un trabajador en este país o en cualquier otro. O, más bien, se sorprenderían de lo mucho que se paga al Estado por cada empleado.

Si los trabajadores viesen que su empleador paga al Estado un 50, 70 o 100% de lo que él percibe neto, entonces tendría una noción del Estado un poco más clara.

En cierto modo, sería como descubrir al verdadero parásito, el Estado.

Pero el Estado, como todo buen parásito, no quiere ser descubierto. Por eso, una de las mejores maneras de hacerlo es adoptar este tipo de impuesto de manera masiva, de tal manera que se vaya creando esa sensación de que los impuestos que pagan los trabajadores son solo el IRPF y su cotización personal, cuando la realidad es otra.

Esta es otra de las mil maneras psicológicas y de “marketing social” que usan los seguidores del Estado para ir moldeando las mentes de las masas de cara al futuro: el Estado total.

En este sentido, en España se ha hecho un trabajo fantástico. Las masas están convencidas de la bondad del Estado, como en pocos sitios. Es más, la adoración a la Seguridad Social en el país es casi total.

Un panorama bastante negro de cara al futuro de medio y largo plazo para los “empleos reales”. Es garantizado que la tendencia será a cada vez más “empleos irreales”.

Cada vez será más difícil escapar a los tentáculos regulatorios del Estado.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero