Las estafas piramidales en Bolsa, trading y Forex

Estafa piramidal Bolsa

Las estafas y la mentira son algo que siempre han formado parte de la humanidad, desde el comienzo de los días; pero no sé porqué tengo la sensación de que nunca había tanta mentira como hoy en día.

Es decir, que a medida que ha crecido el mundo de la tecnología y el confort material, mayores posibilidades hay para los maestros de la mentira, en todos los niveles.

Anteriormente, el vendedor de crecepelo tenía que ir casa por casa intentando vender a los incautos vecinos, con más pena que gloria, pues la mayoría lo mandaban a freír espárragos.

El “engaño” era evidente.

Hoy en día no solo tenemos vendedores de crece-pelos que nos llaman a las puertas o por teléfono todos los días, sino que además, tenemos la nueva versión de la mentira y la estafa instalada en internet: el medio perfecto para desarrollar las más abyectas técnicas de marketing de la mentira.

Estafa piramidal en Forex

Uno de los campos más desarrollados en este aspecto es, cómo no, el del mundo bursátil, mercados financieros, Forex, etcétera. Y uno de los más beneficiosos, por otra parte.

Tanto más beneficioso cuanto mayores son las promesas de grandes ganancias, “sin riesgo”, y sin necesidad de experiencia.

Los ingenuos del mundo (que los hay a millones) leen esto y se les enciende la lucecita de la esperanza.

“Por fin he descubierto el secreto que me hará millonario”, piensan muchos.

Comparadas con estas promesas envueltas en chicas guapas, hombres sonrientes, playas paradisiacas, vidas de ensueño, etcétera, las ofertas de otros expertos de Bolsa que hablan de ganar el 10 o el 15% al año, parecen para tontos.

¿Quién quiere ganar el 15% al año pudiendo ganar el 500%?

Pues sí, esa es la base psicológica sobre la que se han formado y se forman los innumerables complejos de esquemas piramidales tipo Ponzi, en honor al gran maestro del “marketing mentira”.

Este tipo de negocios pululan por la red por todos lados, ya sea en páginas especializadas, en blogs e incluso en anuncios de las principales webs de la red, como pueden ser los noticiarios, yahoo, y este tipo de webs multinacionales.

No es difícil dar con ellos.

Este tipo de inversiones piramidales o estafas funcionan de la siguiente manera.

Un representante inicial, el que será responsable de dar a conocer la idea de la gran inversión se conectará con cientos de clientes potenciales.

De esos cientos, puede que algunos se unan al proyecto, comprometiéndose a seguir consiguiendo clientes potenciales, cosa que no será demasiado difícil dadas las ofertas y resultados que prometen. Y más aún, cuando muchos de los primeros testimonios y clientes han cobrado el dinero prometido, por ejemplo, el 15% mensual prometido en la inversión.

A partir de ahí, con esa serie de testimonios “reales” (1) la compañía, la idea, el negocio, se expande como la espuma.

El boca a boca y un poco más de presión de marketing hace que el número de clientes se multiplique de manera exponencial.

Luego de esos primeros meses o años, y cuando el número de clientes ha crecido de manera dramática, los rendimientos de la empresa lo han hecho de igual manera.

Todas esas inversiones serán usadas por el dueño original de la idea, pero como ustedes pueden sospechar, no será para “invertir” y conseguir un 10 o 15% mensual a sus clientes inversores. Más que nada porque conseguir esas rentabilidades de manera constante es imposible.

El que lo intente comprobará que al contrario, terminará con la cuenta a cero al cabo de unos meses.

La estafa se mantendrá mientras aumente el número de participantes (estafados)

Mientras la tendencia de captación de nuevos clientes se mantiene al alza y de manera expansiva, puede ocurrir que los primeros clientes cobren algunos de sus pagos prometidos, lo que incluso va añadiendo más “gasolina” al proceso, al ponerse a hablar bien del tema en foros y comunidades por la red.

Cuando esa tendencia empiece a ser decreciente, o peor aún, cuando el número de clientes toque techo y tengas más peticiones de salidas que de entradas, es el momento de salir por completo del sistema; en realidad no hay que esperar tanto para terminar el juego.

En ese momento, el inversor y cabecilla principal desaparece del mapa con el 80% del dinero que le ingresaron en total, sobre todo aquella parte de los clientes que se unieron al programa cuando este adquirió popularidad. Los únicos que se salvaron algo fueron los primeros, el 1, 2 o 5%.

El resto no solo no van a ver ganancias del 15% mensuales, sino que no van a ver su propio capital.

Vamos, una estafa en toda regla, desde el principio.

Pues era obvio que no había plan de inversión ni nada parecido.

Una de las cosas más lamentables de este asunto es que hay mucha gente que se metió en las primeras hornadas del asunto que se cree de verdad el tema, y no pasa mucho hasta que empiezan a intentar convencer a amigos o familiares de lo bueno de la inversión.

Muchos de estos casos lo hacen de manera ingenua, creyendo de verdad en el proyecto.

Alguno que otro ya sabe directamente de que va la cosa e intenta simplemente aprovecharse como puede.

Este tipo de fenómenos son tan comunes en los mercados financieros que si hacemos una búsqueda en internet podremos encontrar varias docenas o centenas de casos a día de hoy, y solo en el mercado en español. Si nos vamos al mercado en inglés, la cosa se multiplica.

El negocio les va tan bien que muchos de estos profesionales de la mentira crean webs auténticamente profesionales en las que pensamos que estamos tratando con algo muy serio, cuando en realidad no estás sino tratando con charlatanes de guante blanco.

Siempre cuidado con las promesas de grandes rendimientos.

 

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

 

  1. A veces no hacen falta ni testimonios reales, bastando con contratar varios actores a los que se les paga para que salgan en los vídeos hablando de las maravillas de este o aquel sistema. De hecho, esta es la modalidad preferida por los estafadores. La red está llena de testimonios. Lamentablemente, la mayoría son falsos. Es difícil encontrar los genuinamente buenos.