Los adivinos en el trading y la inversión

¿Por qué intentamos ser adivinos en Bolsa?

Una de las cosas más comunes del mundo de la bolsa es el afán divinatorio de la mayoría de participantes en este mundillo, empezando por los equipos analistas de las grandes corporaciones y su parafernalia de “precios objetivo” y recomendaciones de comprar o vender cada instrumento.

En este mundo de los que intentan (intentamos) adivinar a donde va a ir el precio de los determinados activos durante el tiempo, nos encontramos con una fauna enorme, que va desde los analistas ya nombrados hasta los adivinos puros, que en ciertos sitios como algunos países exóticos se pueden encontrar con bastante facilidad.

tarot bolsa
Hay muchas más “ciencia” detrás de estas cosas de lo que imaginamos

Algo más difícil es encontrarlos en Europa, por ejemplo, pero seguro que alguno hay.

Este tipo de adivinadores tienen bastante fuerza en países como la India, por ejemplo, donde las supersticiones aún forma parte de la cultura popular.

En un artículo de la edición del Bussiness today de ese país nos cuentan las historias de dos conocidos “pronosticadores” de Bolsa que basan sus predicciones en hechos astrológicos y esotéricos.

Sobre el tema de la astrología y la bolsa ya escribí un artículo en su momento.

Ciertamente, un tema que tiene más de lo que podría parecer a primera vista, no tanto porque esta gente acierte en sus predicciones lo suficiente para creerles, sino por el hecho de que, por ejemplo, los ciclos de la bolsa y del cosmos tienen más cosas en común de las que podríamos imaginar.

Eso es una cosa y otra es creer que ciertas personas pueden batir a los mercados mediante sus lecturas de la astrología, o del tarot, o de cualquier otra cosa parecida.

Esto último es fácilmente entendible si nos damos cuenta de un sencillo detalle: que estos “adivinos de bolsa” no tendrían por qué estar vendiendo servicios de señales o similares, por ejemplo, si sus predicciones fueran tan buenas como dicen.

Por ejemplo, uno de los personajes nombrados en el artículo mencionado, es un cirujano de Mumbai, el cual desarrolló un software que predice los movimientos de la bolsa india basándose en estos temas.

Lo curioso del asunto es que en el artículo menciona que su ratio de acierto es del  80 al 85%.

Bien, nada que objetar.

Lo que se le olvida mencionar es cuál es el porcentaje de ganancia medio y cual es el de perdida.

Eso también lo puedo conseguir yo, o tú, sin duda (ganando con un ratio de 1:4, es decir, cuando perdemos lo hacmos por una importe 4 veces superior o más a cuando ganamos).

El tema es que en el artículo se menciona esto como si ese ratio de ganancia fuera algo infalible y las operaciones de beneficio fueran igual a las de pérdidas.

¿Tienen valor los adivinos en Bolsa?

Como vemos, si este hombre es capaz de conseguir algo así, entonces estaríamos hablando de un sistema milagroso que haría rico a cualquiera en poco tiempo.

Es más, estamos hablando de un sistema de intradía, con lo que las ganancias podrían ser incluso mucho más grandes, aplicando el interés compuesto.

Entonces, ¿Si su sistema es tan bueno para qué necesita vender sus predicciones?

Con un sueldo de cirujano le debería bastar para haber ahorrado suficiente dinero, hacer day trading y tener una fortuna en menos de un año.

Veámoslo así.

Imagina que este hombre arriesga el 1% de su capital todos los días, y un 15% de los días pierde y un 85% de los días gana.

Si quitamos 15 de 85, le quedarían un 70% de los días donde este hombre estaría ganando un 1% diario, fácilmente.

Si consideramos que en un año vamos a tener como mínimo 200 días de bolsa, este adivino podría ganar un 1% durante 140 días.

Si es así podría tener un retorno de al menos el 300%. Es decir, invirtiendo 1.000 dólares, en un año tendría 4.000. En 4 años tendría su capital multiplicado por 64.

Si en vez de un 1% arriesgara un poco más, con un 2%, podría multiplicar su cuenta por 16 cada año. Imagínate lo que podría conseguir en dos o tres años.

En cualquier caso estaríamos hablando de un sistema increíble que le haría rico en cosa de 2 a 4 años, dependiendo del riesgo.

Con unos resultados así, ¿Para qué molestarse en vender señales?

Si me dice que espera ganar un 55% de las operaciones, tendría más sentido, porque se tarda mucho más en construir capital así, pero con las cifras que comenta, complicado.

Este es el verdadero panorama de los adivinos de bolsa.

Si los mismos fueran infalibles y sus sistemas fueran verdaderos, para lo cual tendrían que venir respaldados por unos cuantos años de datos, no haría falta que estuvieran vendiendo sus habilidades de pitonisas.

Lo mismo aplica para los brujos de todo tipo.

Si dicen ser adivinos, ¿Por qué no son ricos?

Es obvio, ¿No?

Esto no quiere decir que no haya influencias esotéricas, por decirlo así, pero la mayoría de los que intentan vendernos algo bajo ese paragua no son de mucha confianza.

Y sin embargo, algo tan obvio como el caso comentado, no impide que este hombre, y otros como el mismo tengan cientos o miles de seguidores y gente que les apoya. Si no piensa en el poder que le da aparecer en una publicación de tirada nacional como esa. Con el anuncio del 85% de operaciones ganadoras y los cientos de miles de inversores leyendo el tema, por seguro que le cayeron unas cuantas cuentas más.

El otro caso gracioso de dicho artículo nos dice que para sus predicciones usa Tarot, numerología y horóscopos.

Otro basa sus predicciones basándose en los movimientos planetarios.

Uno de los casos en ese artículo dice algo así:

“Cuando recomiendo una acción en particular, miro el gráfico de nacimiento de esa persona, el de la compañía e incluso las rivales”.

También tenemos curiosidades de que diferentes planetas tienen influencia sobre determinados grupos de acciones, com por ejemplo Venus con los medios y el azúcar, o el sol con las empresas relacionadas con el sector público.

Desde luego, no podemos decir que les falta imaginación.

Sin duda, en un mercado tan supersticioso como el indio, esto es algo que puede dar resultado, pero ojo, digo resultado, no para el buen hacer de los sistemas, sino de los vendedores de los mismos, pues compradores nunca van a faltar.

En España, por ejemplo, ese mercado está mucho más restringido, pero imagino que en algunos países latinoamericanos habrá todavía algo más de creencia en el asunto.

Curiosamente, los Estados Unidos tienen bastantes casos de adivinos de la bolsa.

Después de todo, Gann, uno de los maestros del análisis técnico era un creyente en la influencia de la astrología en la Bolsa, y diseño sistemas basándose en dichos temas. Solo el asunto de Gann ya daría para escribir un artículo o incluso un libro, porque el tipo le daba a todo: eclipses, medias planetarias,  el gráfico de Saturno, precios y zodiaco, etcétera.

Conclusión

Tenemos que tener clara una cosa.

Si pensamos que en estos temas hay algo de verdadero, perfecto. A ponernos a estudiar y a aplicar los mismos.

Si encontramos que son una maravilla, entonces lo lógico sería poner nuestro dinero a trabajar y empezar a ganar.

Si encuentras a gente intentando venderte estos temas diciendo que lleva años ganando, es bastante probable de que se trate de algo no demasiado fiable, aunque siempre cabe la posibilidad de que la persona no tenga dinero por asuntos personales, ¿Quién sabe? No obstante, lo mejor es mantenerse alejado.

Desde un punto de vista personal te puedo decir que aquellos que están siempre hablando de precios objetivo, o intentando adivinar a donde va a ir el movimiento de un activo, están hablando por hablar, por decirlo de alguna manera.

Nadie sabe a dónde va a ir el precio de un activo el día, semana o mes siguiente.

Ponerse a hacer cábalas con lo mismo no es más que hacer especulaciones.

Hacer esas especulaciones está bien, siempre que sea desde un punto de vista probabilístico. Es decir, diciendo algo así: mira, no tengo ni idea de si va a bajar o subir, pero diría que hay una probabilidad de que siga subiendo en los próximos meses”.

Eso es algo más realista.

Además, eso está relacionado con algo extremadamente importante en el trading, para lo cual no tenemos que ser adivinos, ni mucho menos: estamos hablando de la tendencia.

Cuando tenemos una tendencia bien marcada lo más inteligente es ponerse a operar a favor de ella.

Para ello no necesitas “precios objetivos”, “predicciones”, “adivinanzas”, “cartas”, “horóscopos” o cosas raras.

Lo único que necesitas es aplicar sentido común y ponerte a favor de la marea.

Ese es uno de los puntos fundamentales del trading.

Lo de adivinar mejor dejémoslo para los pitonisas de la bolsa, de las cuáles no hay escasez precisamente, ya sean de tipo puro “tarotista” o más habitual “de corbata”.

Saludos y buen trading

Deja un comentario