Los políticos de Illinois dando una lección del verdadero carácter de su profesión

En la continuación de drama de telenovela que se está desarrollando en Chicago e Illinois, los políticos del Estado nos han vuelto a recordar cuál es el verdadero interés supremo de sus mandatos: recibir la mayor paga posible pase lo que pase, incluso si quiebra el Estado.

En la antigüedad, los reyes que llevaban a la quiebra a sus estados tenían que rendir cuentas perdiendo su reino ante los acreedores o ante una revuelta o ante una invasión exterior, debido al hecho de que un rey que no pagaba a sus soldados no existía por mucho tiempo.

En la actualidad no ocurre así. Habiendo llegado al fabuloso mundo de la democracia, donde los políticos arruinan un Estado, región o ayuntamiento y “si te vi no me acuerdo”, pues el mandato de cuatro años hace tiempo que pasó, pero la deuda quedó.

También podemos ver un caso como el de Illinois, donde los políticos, viéndolas venir, deciden aprobar un decreto que les asegura que serán pagados aunque no se llegue a un acuerdo para alcanzar un presupuesto saneado.

Como ya hablé hace poco, pasar un presupuesto “saneado” – sea lo que sea la palabra sano signifique para los políticos corruptos de hoy día – en Illinois equivaldría a: o bien subir los impuestos un 100%, o bien recortar los gastos del Estado en un 50%. Difícil decisión.

Como sabemos bien cómo funciona la política en la democracia, podemos estar seguros de que aquellos que dependen del sector público en Illinois no van a ceder en sus pretensiones de cobrar su pensiones, sueldos, mantener sus puestos, etcétera.

El Estado de Illinois, de Chicago, de California, de Madrid, Cataluña, o casi cualquier ciudad del mundo avanzado, escoge el camino de Detroit.

Los políticos de Illinois viéndolas venir, deciden que van a cobrar pase lo que pase.

Algunos de ellos son tan corruptos que los niveles de vida que tienen van acordes a dicha corrupción.

 

Políticos de la democracia y la corrupción interminable

 

Es como un gato que se muerde la cola. Cuanto más poder tienen, más corruptos; cuanto más corruptos más dinero tienen; y cuanto más dinero tienen más corruptos se vuelven, precisamente para conseguir más dinero. El círculo es tan vicioso que al final acaba por romperse. De manera parecida se rompe el círculo de la democracia también.

Como recordaba Mish Sheldock en un artículo de hace unos años, los políticos de Illinois eran los que tenían más gobernadores en la cárcel (4 de los últimos 7 estuvieron en la cárcel hace un par de años), peor crédito financiero y mayor número de organismos burocráticos. Además de tener la segunda tasa de impuesto de propiedad más alta de los Estados Unidos. Con respecto al impuesto, Sheldock nos recordaba en ese artículo que pagaba unos 14.000 dólares al año por una casa valorada en 400.000. Impresionante. En 30 años habrá pagado más del valor de la casa solo en ese tipo de “IBI” americano. Y luego aún le llaman “The land of the free”. Para echarse a reír. Sobre todo si acaba por reventar su mercado inmobiliario y esa casa se va a los 200.000 dólares de valor, en cuyo caso estaría pagando 7% del valor del la misma de manera anual en forma de impuestos. Al final, cabe la posibilidad de que terminemos por ver cosas así en España. Después de todo es lo que mucha gente quiere.

Esto último confirma, en cierto modo, lo dicho antes. Cuanto más corruptos son más dinero quieren, y más suben los impuestos. Pero eso no para ahí. Lejos de arreglarse la situación, con esas subidas de impuestos, no hace sino empeorar, pues mucha gente se va de su jurisdicción, lo que conlleva a que para seguir manteniendo su estilo de vida corrupto más presionarán por subir los impuestos y también crear leyes y más burocracia (más votos cautivos).

El círculo vicioso es tan grande que en algunos casos alcanza cotas esperpénticas, como en el caso de Detroit.

Por lo que vamos viendo últimamente, varias ciudades y zonas de los Estados Unidos, se van uniendo al camino de Detroit, incluidas Illinois y California, otrora y aún, unos de los Estados más ricos de la Unión.

El caso de Illinois es bastante significativo, al igual que Michigan se trataba de uno de los estados más privilegiados, ricos y poblados de la Unión. Con una industria fuertísima, praderas y agricultura sobrante, además de recursos acuíferos y minerales, la región era una de las joyas de la corona de los Estados Unidos.

Hoy en día aún sigue siendo uno de los estados más ricos de la Unión, pero por el camino que va, no tardará en bajar puestos, sobre todo la ciudad de Chicago.

Y hablando de Chicago, viendo la que está cayendo ya que está por venir, me pregunto cuánto tiempo le quedan a los mercados de futuros de la orgullosa ciudad del lago Michigan. Pues, o cambian mucho las cosas, o algo así acabaremos por ver.

Curiosamente, Illinois era el estado de Abraham Lincoln, quizá el presidente más legendario de la historia de los Estados Unidos. Un verdadero luchador por la libertad y defensor a ultranza de la propiedad privada.

Hoy en día, Illinois es cuna de parte de los movimientos más radicales de los Estados Unidos, donde el activista y comunista Bill Ayers trabajó codo con codo con Barack Obama en los inicios de este. Y no fue en la implantación de menores impuestos y regulaciones precisamente.

Es curiosa la manera que la nación supuestamente más libre de la Tierra, donde en el año 1800, el tamaño del Estado no llegaba si quiera al 5%, va a acabar adoptando un Estado policial totalitario de corte pseudomarxista en un futuro no muy distante.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero