Maduro y el chavismo, máximos exponentes de la república bananera

Uno de los conceptos que siempre se han escuchado en los medios de los Estados Unidos sobre sus vecinos de América Central y del Sur, es el término de “república bananera” (bananan republic).

Dicha denominación siempre me hizo gracia la verdad. Cuando era un niño no entendía bien qué significado tendría tal término. Sin embargo, conforme fui creciendo, y sin necesidad de estudiar nada fue adquiriendo ese olfato que me iba diciendo más o menos porqué los países de América Latina tienden a ser más miserables que sus vecinos del Norte, Estados Unidos y Canadá.

Digamos, que la tendencia entre los vecinos del sur a creer en milagros socialistas y revolucionarios es mucho mayor que los del norte. Muchos sudamericanos se quejan del imperialismo yanqui y tonterías similares, pero no se dan cuenta de que a Canadá le fue tan bien como los Estados Unidos y nunca hubo ningún imperialismo canadiense. Es más, Canadá estuvo ocupado por ejércitos extranjeros hasta mucho más tarde que todos los países de Sudamérica, los cuales llevan independientes mucho más de cien años.

Deberían ser Canadá, Australia, Japón, Alemania, Corea del Sur, los que se quejasen. Después de todo, muchos de estos tienen divisiones enteras del ejército de los Estados Unidos en su territorio. Y algunos de ellos tuvieron grupos de ejércitos hace no mucho más de 50 años. ¿Saben lo que es un grupo de ejércitos?

¿Cuántas divisiones o ejércitos estadounidenses han pisado Venezuela, Argentina o Perú en los últimos cien años?

¿Sabe la gente lo que es una División de un ejército?

Pero no. La culpa de todos los males, la miseria y el lamentable récord económico de Sudamérica es culpa del “imperialismo” yanqui.

Pues bien, todas las revoluciones que se hicieron para contrarrestarlo tampoco parece ser que hayan funcionado. Por lo que más les valdría dejar de hacerlas.

¿Para qué seguir intentando las mismas políticas revolucionarias (bananeras) década tras década si nunca funcionan?

Desgraciadamente, el número de personas coherentes en Sudamérica siempre se ha visto superado por los amantes de las políticas bananeras. Así, difícil.

No obstante, algo de “esperanza” tengo. Pero no una esperanza especialmente positiva hacia ese subcontinente, sino en el hecho de que creo que el “éxito” le va a venir en que Europa y los Estados Unidos van a unirse poco a poco al club de las “bananan republics”. El típico éxito del socialismo: todos miserables y contentos.

 

Socialismo y política bananera

 

Pero yendo al tema de la república bananera bolivariana.

Estos últimos días están realizando algo que muchos esperábamos hace tiempo. Algo totalmente previsible, conociendo cómo funcionan las mentes de estos psicópatas/robots. Algo que siempre, o casi siempre, se cumple en los ciclos de las sociedades humanas.

Como todo el mundo con un poco de cerebro y algo de razón sabe, la situación en Venezuela es dantesca. Hay serias dificultades para conseguir papel del baño, carne y todo tipo de proteínas, y hasta aceite rancio (vegetal) para freír. Consecuencia lógica de las cada vez más soviéticas regulaciones.

 

Un país privilegiado, donde los plátanos y demás productos se dan de manera natural, con un potencial enorme.
Un país privilegiado, donde los plátanos y demás productos se dan de manera natural, con un potencial enorme.

Cortesía de jrperes, Pixabay

 

Como buenos soviéticos, los políticos bananeros de Venezuela dan por hecho de que la culpa de que se incrementen los desabastecimientos es de los “acaparadores” y demás. Por lo tanto, han decidido que para solucionar el problema van a expropiar la totalidad de la distribución alimenticia (creo que habían confiscado más de la mitad ya).

Así dijo el Ministro Carlos Osorio, el cual nos recuerda que van a acabar con los sabotajes, etcétera. ¡Suerte Señor Ministro!

Me pregunto cuántas cuentas millonarias tendrá el pájaro este en el extranjero.

Por otro lado, en la conmemoración del Día de los Trabajadores, en Cuba, Maduro anunció otra de las medidas estrellas del babanerismo o sovietismo bolivariano, la de instalar “Consejos Populares de Abastecimiento y Producción”, como nos lo recuerda el Universal.

Maduro pensará que confiscando y ocupando el resto de la escuálida producción y distribución venezolana va a resolver los problemas de desabastecimiento e inflación disparatada.

El resultado de estas estupideces será evidente: más inflación, posiblemente hiperinflación, y más desabastecimiento.

Lo “bueno” que tienen estas medidas es que dentro de poco ya no va a haber “acaparadores” y capitalistas privados a los que echar la culpa, pues todo estará bajo la propiedad del Estado.

Bueno, todo no. Las multinacionales financieras y algunas otras, así como los grandes conglomerados chinos (1), no están bajo el control del Estado. ¿Quizá sea el Estado el que está bajo control de esas organizaciones? ¿A que no se atreve Maduro a mandar consejos populares, intendentes de precios y decretos expropiatorios contra esas multionacionales?

Evidentemente, el objetivo de este régimen es destruir la producción pequeña y mediana venezolana. O sea, la producción genuinamente nacional.

Este régimen bananero no puede seguir mucho tiempo así. Algo tendrá que ocurrir. O bien hiperinflación descontrolada y quiebra total del Estado; o un golpe de Estado dentro de sus mismas filas; o bien una guerra civil; o bien la instauración de un régimen comunista sin florituras.

[cta id="8984" vid="0"]

Una pena, porque a Venezuela le sobra petróleo, le sobra agua, le sobran plátanos y frutas, le sobra de todo. Por recursos debería tener un PIB per cápita como el suizo al menos. Lamentablemente, también les sobra mucha mentalidad bananera, o sea, socialista.

¿Veremos algún día a algún régimen de corte bananero introducir este tipo de medidas en España o algún País de Europa?

Pueden apostar a que sí.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

 

  1. Empresas a las que el régimen chavista ha regalado parte del petróleo y otros productos venezolanos por dos duros, y seguramente unas suculentas comisiones privadas para los ministros del régimen. ¡Todo sea por el comercio justo y por los trabajadores venezolanos!