¿Merece la pena formarse en el trading?

Quieres formarte en el trading y no sabes cómo empezar.

La opción más fácil y lógica es hacer lo que todo el mundo hace en cualquier otro campo de actividad humana: acudir a un formador.

Y formadores no le faltan al trading

Hay tantos o más que brokers, más que nada porque los mismos brokers se vanaglorian de ser proveedores de servicios de “formación”, de “aprendizaje”, y demás.

Tenemos formadores de todo tipo: escuelas de day trading, de swing trading, de trading de futuros, de opciones, de CFDs, de acciones, de acción del precio, de trading de noticias, y no sé cuantas cosas más.

Formación en trading con los libros

Por otro lado tenemos una de las maneras clásicas en la formación humana: la lectura propia de textos especializados en la materia, con la esperanza de masticar el conocimiento fundamental que nos va a llevar a ser unos máquinas en esto de la Bolsa.

Al igual que en el punto de los formadores, la cantidad de libros de trading que tenemos es completa y absolutamente abrumadora.

De hecho, la cantidad de libros que han salido los ultimos años es increíble, tanto en el mercado hispano como en el inglés.

Esto es paralelo al surgimiento de formadores, cuyo número ha crecido como hongos.

Ahora, buenos libros de trading o formadores no tenemos muchos.

Formación a hostias en el mercado

La tercera forma de formarse y, sin duda, la menos popular – porque es “gratis” – es la de aprender a base de tortazos en el mercado.

Ya te digo una cosa para que tengas claro:

Los tortazos te los vas a llevar sí o sí.

Tanto si has leído muchos libros o si has tenido algún formador que es “la leche”.

Porque al final pasa lo de siempre: el mercado es una bestia que no entiende de formadores y libros, ni siquiera aquellos que son buenos.

Puedes haber aprendido los principios básicos de lo que tienes que hacer para hacer trading, pero eso no es suficiente para domar a la bestia aleatoria del mercado.

Esto es lo que supuestamente te enseñan la mayoría de los libros: los principios generales del trading, y ahí no hay mucho que reprocharles.

Peor es la mayor parte de la marabunta de formadores, con los que tienes la esperanza de aprender un sistema específico y acabas llevándote un castañazo morrocotudo; pues ni sistema ni nada, por lo menos para ganar. Lo que consigues la mayoría de las veces es un sistema para perder, y con ello lo haces por partida doble, luego de haber pagado el curso pertinente.

Por lo tanto cualquier novato – o no novato – que quiera formarse en el trading va a tener una cantidad totalmente abrumadora de información.

¿Entonces merece la pena formarse en el trading?

Una difícil pregunta, sin duda.

En la web socialetic publicaron hace tiempo un artículo sobre lo excelente alternativa que era formarse en el trading, nada menos que como alternativa para el empleo.

Ahí es donde viene el peligro del trading: cuando ves cosas como comparar el trading con un empleo.

El trading, aunque lo aprendas, no es un empleo, y no es una alternativa válida al mismo.

Por lo tanto, ni se te ocurra intentar algo tan estúpido, sobre todo cuando estás en el paro.

Puedes estar seguro que ese tipo de “ofertas” y promesas no son sino trampas de tipo espiritual para pescar a gente rondando la desesperación de no tener trabajo, o tener uno que odio con toda su alma.

Viéndolo desde este punto de vista no merece mucho la pena formarse en el trading, sobre todo de esa manera.

Por supuesto, no debes formarte en el trading si lo que vas es buscando dinero fácil, haciendo intradia, dos horas y ganando un sueldo, porque eso son chorradas para venderte la moto.

Solo deberías formarte en el trading si tienes pasión por los mercados financieros y por la acción, y aquí me refiero al término en sí, no a los valores bursátiles.

Formarte en el trading es algo que te va a llevar muchos años créeme.

Por ello ya podrás deducir que la mayor parte de esa formación va a ser dándote trompadas en el mercado, porque, por deducción también, habrás entendido que la mayoría de los formadores no sirven para nada, y los libros solo sirven para ir cogiendo ideas.

Esto es una formación que nunca acaba porque aunque ya creas haberlo aprendido todo, siempre vas a tener nuevas situaciones de mercado que te van a sorprender; porque el mercado es dinámico y aunque cíclico, cambia con el tiempo.

Pero no te desanimes.

Esto al final es como todo.

Antes, un cazador tenía que pasar años y años aprendiendo los gajes del oficio.

Incluso muchos años después de ser adulto y un cazador pleno, este guerrero de las praderas seguiría aprendiendo cosas nuevas.

El trader es algo parecido, de modo que somos algo así los “cazadores de los mercados”.

La diferencia es que las fieras que pululan en estos mercados son mucho más numerosas que con las que tenía que lidiar un hombre de antaño.

La formación para llegar a ser un verdadero cazador de mercado es muy larga.

Hay que aprender a nadar con tiburoes blancos por todos lados.

Saludos y buen trading

Deja un comentario