Michael Steinhardt y el arte de ser un Contrarian

Apostar a la contra y el trading

Voy a hablar de la entrevista de Michael Steinhardt en el libro The Market Wizards de Jack Schwager.

Steinhardt no es el típico operador o hedge fund manager que es un experto en los mercados de futuros o divisas.

Su especialidad son las acciones, y ni siquiera desde un punto de vista convencional, como el que pueden tener la mayoría de los fondos de gestión.

La visión de Steinhardt sería la de un Contrarian que puede ir alcista o bajista en diferentes acciones basándose en su percepción sobre las determinadas acciones, que incluirían más que nada un análisis fundamental y macroeconómico.

Entrevista a Michael Steinhardt

Como dijo en la entrevista, su operativa no necesita de gráficos ni stops. Una declaración a tomar en cuenta.

Y es que no todo en el mundo de la bolsa es operar futuros o CFDs usando gráficos y varios indicadores.

Este es otro ejemplo de que hay muchas maneras de aproximarse al mundo de la bolsa y hacer dinero a largo plazo.

El récord y la leyenda de Steinhardt como uno de los primeros grandes hedge fund managers, lo prueban. Y es que tener un beneficio del 30% en 21 años de actividad, en el momento de la entrevista es algo de lo que pocos pueden presumir. Y más teniendo en cuenta que en la década de los 70 los EEUU tuvieron una década «perdida», y no fue buena época para hacer dinero en acciones, sino en materias primas.

No obstante, su estrategia de ir tanto a largo como a corto le fue bien en todas las épocas.

Frases de Michael Steinhardt

Entres las cosas más interesantes que dijo en la entrevista tenemos:

Un trader está más preocupado por la dirección del mercado. ¿Va a subir o bajar el mercado o la acción? El inversor está más preocupado por escoger la acción apropiada para invertir.

Steinhardt no se consideraba un trader, sino más bien un inversor, pues lo que hacía era enfocado al largo plazo y todas las decisiones que tomaba estaban basadas en cuestiones fundamentales e intelectuales sobre la situación de una acción en particular o de la economía en general.

No obstante, tampoco es que lo podamos considerar un inversor puro pues no dudaba en ponerse corto a la mínima oportunidad.

Mi actitud siempre ha sido que para hacer dinero en los mercados, tienes que estar dispuesto a ponerte en una situación de peligro. Siempre he tendido a ir corto en acciones que eran favoritas y respaldadas por un gran entusiasmo institucional

¿Ponerse corto en acciones?

Esta es una de las afirmaciones más a la contra que se puede encontrar en ningún manual de trading o bolsa. Normalmente nadie va a recomendar el ponerse corto en acciones cuando están subiendo fuertemente.

Esto es algo que solo unos tocados por la mano de Dios, como este hombre y Kostolany pueden hacer.

No es algo que yo recomendaría a nadie, pues creo que para ello hace falta tener un olfato especial. Y esto por supuesto, a diferencia del trading técnico, es algo que no se puede enseñar.

Una de las claves en este punto está en el hecho de que Steinhardt era un gran gestor del riesgo y en la operativa de su fondo casi siempre tenía una buena cobertura de largos y cortos.

Es decir, la mayoría de cortos que abría era en acciones específicas por cuestiones fundamentales.

Y a veces podría estar neto en el lado corto si tenía la certeza de que había una recesión como las de los años 70.

No uso órdenes de stop ni nada. No uso ninguna regla sobre comprar en fuerza o debilidad. No me interesan los breakouts. No uso gráficos.

Impresionante. Cualquier trader diría que está loco; y sin embargo esto lo dice una de las mayores leyendas de la historia de los hedge funds.

Desde luego este hombre no era un seguiror del análisis técnico.

Pero que nadie piense que operaba a lo loco. Más todo lo contrario.

Eso me hace una persona muy difícil aquí, porque solo hablo con gente cuando hay cosas raras o cuando sus acciones no están actuando como deberían

Esta es su manera de decir que en los años que estuvo de mánager de su fondo tenía bastante fama de andar echando broncas con relativa facilidad. Ese era básicamente su trabajo; además de revisar al menos seis veces al día la posición global del fondo.

La libertad que daba a los traders de su fondo para comprar o vender acciones era muy alta; eso sí, siempre iba buscando las cosquillas y si veía que alguien tenía una posición que no era capaz de explicar muy bien y que no le gustaba mucho no dudaba en liquidarla.

La palabra hedge tiene un significado muy específico en inglés. En la mayoría de estos hedge funds, podrías preguntarte seriamente, «¿Dónde está la cobertura?

Esta es su pequeña crítica al mundo de los hedge funds y la manera en que fueron evolucionando. Tenía fama de ser muy sarcástico y falta no le hace.

El término de «fondos de cobertura» no se explica muy bien cuando una gran cantidad de fondos están la mayor parte del tiempo invertidos en una dirección de mercado.

En cierto modo tiene razón.

Mejor les vendría el nombre de «trading funds».

Cualquiera con un sentido de mentalidad a la contra tenía que mirar a los tipos de interés de principios de los 80 y ver que se presentaba una gran oportunidad.

La verdad que en esos años demostró lo excepcional de su talento e instinto como especulador.

Digamos que supo ver el final del mercado bajista de los bonos que había durado más de una década y que llevó los tipos a la estratosfera.

Steinhardt y el fin del ciclo Kondratiev

Uno de sus razonamientos es que para que las cosas volvieran a funcionar, tenían que bajar los tipos pues de otra manera no veía ninguna manera que las cosas podrían salir bien; lo cual parece simple pero es una manera de ver las cosas.

Este hombre fue capaz de predecir con precisión milimétrica el fin del verano de Kondratiev.

Sin embargo, la decisión, a pesar de ser acertada, estuvo a punto de terminar en desastre, pues reconoce que ese año fue uno de los más difíciles de su carrera. Y esto lo pasó por hacer una especie de All In y violar todo lo que había hecho antes.

Cuando se puso largo en los bonos lo hizo fuertemente apalancado y esa era casi su única posición.

 

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

Al principio los tipos siguieron subiendo un poco más y pudo ver una pérdida considerable en su cartera.

Ante esta situación muchos de sus clientes institucionales se pusieron nerviosos y le pidieron explicaciones.

Él, a pesar de todo, se mantuvo firme y al final le salió bien pues los tipo colapsaron los dos siguientes años.

Fíjense la manera de hacer dinero de estos grandes inversores: después de dos años.

Hay que olvidarse del day trading usando gráficos de 5 minutos.

Es lo mejor para la salud.

Quizá, el cambio más importante es que el mundo ha llegado a ser mucho más orientado al corto plazo. Toda la gente que antes serían inversores ahora son traders.

Que verdad lleva esto que dice.

El cortoplacismo es el pan de cada día, y más conforme más nos adentramos en esta extraña era, que yo ya veo como post capitalista.

Debería haber un respeto por la persona en el otro lado del trade. Siempre pregúntate: ¿Por qué quiere vender? ¿Qué es lo que sabe que yo no? Finalmente, tienes que ser lo suficientemente honesto contigo mismo y otros. En mi juicio, todos los grandes traders son buscadores de la verdad.

¿Por qué venden los especuladores?

Esta es una de las mejores frases que he leído en toda la serie de entrevistas. Y su significado va más allá del mero trading.

Una de las cosas que primero se me vienen a la cabeza es la eterna retahíla de las masas con los especuladores.

La gente de la calle nombra esa palabra y se le erizan los pelos.

Todo el mundo da por hecho de que cuando algo malo pasa en la economía o en el precio de cualquier producto, tiene que ver con los especuladores.

Que estos son los que, por alguna habilidad maligna llevan el precio de la gasolina o el pan a precios tan altos.

Pero lo que no entienden las masas, y nunca entenderán, es que para que un especulador compre un activo tiene que haber otro «especulador» que se lo vende.

Piensan que los especuladores son los que «llevan» el precio de las cosas a las nubes, cuando la realidad es toda la contraria.

Los especuladores (1) son en realidad, una de las últimas murallas contra el establecimiento del colectivismo totalitario.

Una vez ya no hayan más especuladores en los mercados financieros las masas podrán estar tranquilas. Eso sí, tampoco habrá mercados financieros, ni viajes al Caribe.

Y es que no se puede tener todo en la vida.

Siempre hay alguien al otro lado de la operación, ya sea otro operador o un market maker, y nunca deberíamos pensar que es idiota.

 

(1) Los especuladores en el sentido estricto de la palabra: es decir, aquellos que operando su dinero privado y sin posibilidad de ser rescatado operan para obtener una ganancia en los mercados, proporcionando con ello la tan necesitada liquidez para el funcionamiento normal de los mercados financieros (y por ende también los no financieros). Luego están los «especuladores» de lo público, que son los que obtienen beneficios obscenos haciendo uso de los resortes del poder, sin incurrir en poner en riesgo su capital, pues lo único que hacen es saquear el capital público (concejales, consejeros, ministros, sindicatos, CEOE, FED, ejecutivos de las empresas del IBEX35 en connviencia con el Estado, y un largo etcétera).