Movimientos en las Bolsas: beneficios empresariales versus geopolítica

El otro Salió una noticia en la bolsa de esas que salen todos los años varias veces al año en los mercados.

Esa noticia se titulaba: “Wall Street abre subiendo porque los inversores cambian el enfoque a los beneficios”.

Este artículo, así de sencillo, nos explica de una manera bastante sencilla uno de los fundamentos que hacen que la Bolsa se mueva no solo en el largo plazo, sino también en el corto.

En el largo plazo porque, qué duda cabe, los beneficios juegan un papel primordial en el desarrollo de un mercado alcista (o bajista), ya que sin beneficios crecientes, no podría darse tal mercado.

En el corto plazo porque al final son esas noticias las que hacen que existan los días más alcistas del año, pues es en esos días: cuando Apple, Facebook, Visa, Santander o Inditex anuncian grandes beneficios, cuando las bolsas nacionales y mundiales suben mucho.

Eso es lógico.

Es algo que ya veíamos en el fabuloso libro de Jesse Livermore, “Recuerdo de un operador de acciones”, en el cual cuando había un anuncio de fuertes beneficios o dividendos, el precio de la accion subía de manera fortísima.

Lo mismo tenemos en la bolsa de un siglo después, en una demostración de aquella frase que decía Jesse de que la naturaleza humana no cambiaba, ni la bolsa tampoco.

Hoy en día, y cualquiera que siga la bolsa lo sabe, son los días de grandes anuncios cuando hay grandes subidas en los valores.

Sin embargo, en este caso lo que quiero enfatizar es que nos fijemos en el titular de esa noticia de Investing.com, en la cual nos dicen perfectamente que “los inversores cambian el foco”.

Es ahí, en el foco, donde está el quid de la cuestión que forma esas bandadas que dan los precios en el corto plazo, en una especie de batalla dual entre toros y osos en la que unos días ganan los toros, y más tarde le sigue una racha de pérdidas.

Batalla dual entre los optimistas y los pesimitas de la Bolsa

Esas rachas de pérdidas suelen venir acompañadas de cuestiones contrarias a la obtención de beneficios.

Dos de las más comunes podrían ser: grandes pérdidas, cosa que suele ocurrir en una recesión, como en el 2008, con un gran mercado bajista propiciado por el descenso de beneficios y aparición de pérdidas de muchas empresas; y dos, malas noticias relacionadas con la geopolítica.

Normalmente, en los años de un mercado alcista general, el mismo solo se ve contrarrestado por las noticias de esta índole, ya que las noticias de grandes perdidas empresariales no son muy comunes y afectan a unas pocas empresas, con la mayoría del parqué sacando beneficios de manera creciente.

Sin embargo, a pesar de que podamos tener un mercado alcista a largo plazo brutal, como en el caso del Dow Jones, nunca nos faltan las noticias de desastres, guerras, conflictos, crisis, Brexits, etcétera, que durante todo ese mercado hacen que en ocasiones la gente se olvide que están en un mercado alcista de largo plazo y se ofusquen con unas crisis, que sin ser insignificantes, no tienen efecto en el devenir de la Bolsa a largo plazo.

Es decir, que si el sector de principales empresas de los EEUU y Europa están dando beneficios porque sus negocios están funcionando bien, da igual que por el camino haya guerras civiles en Ucrania, Siria, ataques de los EEUU a tropas rusas o misiles de Corea del Norte.

Esos acontecimientos, aunque parecen muy malos, y algunos casi el fin del mundo, apenas causan un desbarajuste en la bolsa a corto plazo, como el caso de hace unas semanas cuando un anuncio de Kim Jong y la respuesta de Trump hizo que Wall Street se desplomara más de 1% en el descanso del trading de la tarde (hora EEUU); algo pocas veces visto.

Sin embargo, unos días más tarde, todo estaba otra vez en orden, y al final el precio de las acciones se fue a donde le indica la dirección de los beneficios a largo plazo: al alza.

Estos últimos días el enfoque, sin embargo, ha estado en la gran crisis de los ataques por los EEUU y aliados en Siria, donde han resultado muertos muchos soldados rusos.

Cada día que Trump o Putin comentan algo y hay noticias de ataques la Bolsa se resiente y baja un 1, 3 o 5%.

Unos días más tarde, cuando la gente está bastante pesimista, salen algunos anuncios de beneficios, como el caso de Bank of America con un incremento del 34%, y las bolsas vuelven a subir, porque nos guste o no, cuando salen esos datos la gente quiere participar de los mismos y es más fácil vender acciones.

Por ejemplo, los grandes fondos de pensiones americanos y europeos pueden colocar más acciones si el mercado está ofreciendo dividendos cada vez mayores.

Para que esos dividendos sean cada vez mayores lo más lógico es que las empresas estén teniendo más beneficios.

Para que esas empresas vayan dando más beneficios la economía general tiene que estar, más o menos, tirando para arriba.

Y eso al final es lo que importa en la Bolsa.

En fin, que no hemos descubierto la pólvora. No es nada que no sepas, pero siempre es bueno recordar como funcionan los ciclos bursátiles, tanto a largo como a corto plazo, y en este corto plazo, las noticias geopolíticas y los anuncios de resultados tienen una importancia enorme en la Bolsa.

Seguramente, si los resultados siguen mejorando, volveremos a ver máximos en las bolsas no dentro de mucho, independientemente de que Trump twitee esto o lo otro.

Si los beneficios dejan de crecer, y empiezan a bajar, en general, entonces es posible que tengamos mercado bajista a la vista.

Deja un comentario