Nassim Taleb y la historia del pavo de Acción de Gracias

Una de las anécdotas que cuenta Nassim Taleb en su conocido libro “The Black Swan” es una parábola comparando el trading y la inversión con la vida del típico pavo que acaba terminando en una mesa de Acción de Gracias de la mayoría de los hogares de los Estados Unidos.

Al parecer, cualquiera de esos pavos tiene una vida idílica antes del fatídico día en el que es sacrificado.

Se le da la mejor comida, se le trata bien, se le cuida.

En términos de inversión y Bolsa es como si un mercado alcista durase por mucho tiempo, y de repente, le llegase su fin, de manera repentina e inesperada.

Esto, es algo que evidentemente, no ha pasado en el gran mercado alcista de occidente, el de los Estados Unidos, el cual ha tenido grandes mercados bajistas, pero nunca un evento “definitivo”, como sí pudieron tenerlos otros mercados.

Por ejemplo, algunos mercados que sí han experimentado el final fatídico del pavo son los de los países que pasaron a modelos comunistas, como la Unión Soviética, Cuba, China o Corea del Norte.

En esos casos, sí que hubo “black swan”, de hecho casi instantáneo, como en la Bolsa de San Petersburgo, que se cerró de un día para otro.

Eso sí que es un black swan.

Otros casos son los de guerras desastrosas, como pueden haber sido los casos de Alemania o algunos otros países en el siglo XX.

No obstante, incluso mercados tradicionalmente estables como el de los Estados Unidos o Gran Bretaña, también tienen momentos de gran volatilidad que pueden causar un gran daño tanto a los inversores como a aquellos de los que Taleb habla tanto, los vendedores de volatilidad.

Los principales vendedores de volatilidad son aquellos que son vendedores netos de opciones, uno de los mercados más fuertes del mundo del trading de los Estados Unidos, tanto a nivel de market makers como a nivel de particulares.

Evidentemente, los market makers siempre llevan la ventaja, pero incluso entre los particulares se pueden desarrollar buenas estrategias, aunque sea temporales, con este tipo de método.

El problema, es el día que llega el gran black swan, y mucho de esos “expertos”, y sus estrategias terminan su sueño.

Esto es, lo que en Estados Unidos llaman “picking up pennies in front of a freight train”, es decir, algo así como: “ir cogiendo céntimos en el suelo cuando está a punto de pasar un tren de carga”.

 

Una larga vida para tan rápido final
Una larga vida para tan rápido final

Cortesía de PublicDomainPictures, pixabay.

Efectivamente, se puede generar una estrategia que mediante la venta de opciones de venta se pueda ganar de manera más o menos constante durante un gran mercado alcista, como puede haber sido el que duró desde el 2009 hasta día de hoy, al menos en la Bolsa de los Estados Unidos, salvo con los pequeños episodios bajistas del 2010 y el 2011, que para una buena estrategia de salida no tendrían por qué tener grandes problemas. Otra cosa es cuando la cosa se va de las manos como pudo ser en el 2008, o en casos como las bolsas de Grecia, Chipre o Islandia.

Incluso así, hay algunos vendedores de opciones, que van tan apalancados que incluso con una pequeña corrección pueden llegar a perder hasta la camiseta, con lo que este método tampoco es que sea muy recomendable con mucho apalancamiento.

La venta de opciones es una de las viejas estrategias de ir cogiendo pequeñas ganancias todos los días apostando por el movimiento más “típico” del mercado, siempre esperando que el día del “juicio” nunca llegue.

Desafortunadamente ese día también llega.

El problema es cuando viene el gran black swan, que es de lo que Taleb habla bastante, es decir, el día en el que los mercados financieros de Occidente se vuelvan insolventes.

Algo que parece tan lejano e imposible, puede que no lo esté tanto como podamos pensar, pues como nos demuestra la historia, incluso los grandes imperios del pasado con historias mucho mayores que las del Occidente industrial, acabaron por desaparecer en un mar de caos y desintegración, como fueron el Imperio Romano de Occidente, el Antiguo Egipto o los grandes imperios sumerios y babilónicos.

Lo que pasa, es que en un black swan de esa magnitud, como podría ser, por ejemplo, el fin de los Estados Unidos, tendría unas repercusiones tan grandes que creo que la última preocupación de los vendedores de volatilidad de opciones sería el valor de sus contratos y deudas.

Un escenario así sería de insolvencia total, es decir, un reset total, no solo para esos vendedores.

Por lo demás, el riesgo de los vendedores en los mercados bajistas más o menos grandes, vendrá medido, sobre todo, por el grado de apalancamiento que tengan, porque al final, la gran mayoría de esos profesionales no tienen estrategias tan diferentes como se pueda pensar.

Es fácil ganar mucho dinero en cinco o diez años de mercado alcista, pero también se puede perder de la noche a la mañana, sin embargo, hay que decir, que la mayor parte del tiempo, esa gente, los “vendedores de opciones”, esa otra manera de llamar a los “alcistas”, tienen razón, lo cual en el mundo de la Bolsa, siempre dio muchas ventajas, sobre todo en términos de “marketing”.

No es lo mismo ir perdiendo o ganando casi nada durante cinco años que ir esos cinco años ganando un 30% como hacen algunos de esos vendedores.

Con un récord así, es fácil atraer a las moscas.

Por eso, también, tantas moscas acaban atrapadas en las fases finales de los mercados alcistas. Y por eso, al final el pavo también muere.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero