Nicolas darvas, el trader bailarín

El libro de Nicolas Darvas “Cómo hice 2000000 de $ en el mercado de acciones” es uno de los clásicos del mundo de la bolsa, y no sin razón.

Buena parte de los interesados en el mundo de la bolsa no encontrarán mucha utilidad en el mismo ya que no hay indicaciones precisas sobre cómo conseguir ganar al mercado.

Faltan los tan amados indicadores por la gran mayoría de traders y el hecho de que el hombre operara a medio plazo dejando correr los beneficios por meses no goza de mucha popularidad hoy en día con la masiva implantación de la especulación a corto plazo, más bien conocida como day trading, y que es tan popular entre los “inversores” jóvenes y aquellos ávidos por el dinero fácil.

Nicolas Darvas sistema

El método de Darvas no es dinero fácil, y tampoco es day trading.

Tampoco es un método para ganar un 500% todos los años sin “riesgo” ni chorradas así, sino para invertir o especular de manera inteligente.

Además, el caso de Darvas en el libro es extremo.

El hombre consiguió algo así como un retorno del 5000% o más en tres años. Cualquier inversor se debería conformar con un 20% anual, o un 75% en tres años. Y esas cifras son asumibles si logramos especiarnos en una estrategia de inversión al estilo Darvas.

En ese tipo de estrategia el bróker no se hará rico desde luego, pues las operaciones no van a ser muchas a lo largo de un año.

Hay que tener en cuenta que las condiciones en las que Darvas consiguió su gesta fueron idóneas y que no siempre estarán presentes.

Darvas se benefició de uno de los mejores periodos alcistas de la bolsa americana en el siglo pasado, los finales de los cincuenta. Periodos así, no obstante, se suelen dar con bastante frecuencia.

Negocia CFDs de acciones con el líder mundial del sector

El 80.6% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

Es rara la década que no nos deje tres o cuatro grandes años alcistas. Y si no mirar el impresionante mercado al alza en la bolsa americana de esta segunda década de los dos mil. Por lo tanto, siempre van a haber oportunidades de hacer dinero al estilo de Darvas.

Todo hay que decir, que hacer el dinero que él hizo en tan poco tiempo partiendo de una base que no era muy grande, no es nada fácil.

Para ello tienes que operar como un profesional, un poco de apalancamiento, conseguir el mercado y las acciones adecuadas y un poco de suerte.

Muy difícil pero no imposible. Sería el equivalente de haber comprado en los últimos años Tesla Motors, Alexion y Baidu, aguantar la subida del 800/1000%  y apalancado dos a uno, por poner unos ejemplos. Aunque esto es más fácil decirlo que hacerlo, claro.

Al igual que muchos, Darvas comenzó en los mercados haciendo lo que no se debería hacer, comprar y vender mucho y hacer caso de los pronósticos de los expertos.

Por supuesto que al principio perdió dinero.

Entonces, llegó un momento en el que le ocurrió algo. Tuvo una actuación importante en Madrid que le llevó estar apartado un mes de su cuenta de trading, y cuando volvió que una acción que tenía se había doblado.

Pero lo más importante del asunto es que se dio cuenta de que de haber estado en su casa habría vendido la acción mucho antes, “cortando los beneficios”.

Ahí se dio cuenta de que tenía que dejar correr los beneficios.

Más tarde se volvió a dar cuenta del problema al ir a operar directamente en un bróker de Nueva York cuando había ganado ya 500.000$. En ese lugar se encontró envuelto en el frenético mundo de los pronósticos, las emociones y el trading frecuente, y perdió parte del dinero que había ganado mientras operaba de manera “tranquila”, a medio plazo, y a través del teléfono a miles de kilómetros de distancia. Para lo cual le bastaba con un telegrama diario o una llamada de vez en cuando.

Las cajas de Darvas

Llegado un momento en su carrera pudo observar que las acciones que mejor se comportaban eran aquellas que tenían grandes subidas acompañadas de un gran incremento en el volumen.

Normalmente, compraba acciones que habían ascendido un 100% o más, y cuyo volumen se había multiplicado por 4, 8 o más en unos meses.

Ese era el tipo de acciones en las que jugaba, y lo hacía a medio largo plazo. Darvas no fue el primero que se dio cuenta de que comprar acciones que estaban cotizando en máximos era buena idea.

Darvas estudiaba los diferentes sectores y las posibles mejores acciones. Le decía a su bróker que le enviara los datos de los grandes movimientos acompañados de volumen, y era en esos casos cuando se decidía a operar.

Para ello utilizaba una técnica tan sencilla como órdenes de compra stop, y una orden de venta stop asociada que utilizaba siempre, para asegurarse ante cualquier contratiempo. Ya que, recordemos que el mismo no estaba pendiente del mercado todo el día, sino unos minutos cuando consultaba sus telegramas y los periódicos.

Cuando un valor se comportaba como a él le gustaba, y era de los que tenía en el radar, se decidía a comprarlo. Cuando esto ocurría, la orden de stop de pérdidas que usaba la solía poner justo debajo del último rango en el que cotizara la acción. Lo que el denominaba “cajas”.

Una caja vendría a ser el típico rango en el que empieza a cotizar una acción o activo después de un movimiento alcista o bajista, oscilando entre los conocidos “soportes” y “resistencias”. Esto es lo que podríamos denominar un mercado lateral. Por ejemplo, una acción sube de 20 a 35$, en dos meses.

En ese momento empieza a cotizar entre 32 y 35 durante cuatro meses más. Esa sería la caja, el rango de 32 a 35. En un caso como este, Darvas compraría – siempre que se cumpliera la regla del volumen –esa acción, por ejemplo, en 28$ con un stop inicial en, por ejemplo, 26.5. Si la acción seguía subiendo y se encontraba con la “caja”, Darvas subiría su stop justo por debajo del límite inferior de la misma, es decir el “soporte”. Y seguiría repitiendo el mismo método siempre que la acción siguiera subiendo.

En algunas ocasiones en las que el mercado alcanzara su stop loss inicial, decidía probar suerte de nuevo comprando.

Darvas libro

El éxito que tuvo Darvas operando esos años locos de finales de los años cincuenta no es nada fácil de emular. Como ya comenté, tuvo la suerte de disfrutar una época muy buena de mercados alcistas, los años cincuenta.

Pero la lección de su libro radica en cuatro cosas que hay que “leer entre líneas”. Cosas tan básicas como:

 

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

  • Los pronósticos de los expertos no funcionan.
  • Dejar correr los beneficios es lo mejor que puede hacer un trader.
  • Relacionado con lo anterior. No hacer trading frecuente. Lo cual no gustará a los brokers y comisionistas.
  • Comprar acciones fuertes y con volumen creciente. Acciones que por alguna razón están atrayendo el interés de los inversores.
  • La sencillez de operar a miles de kilómetros de distancia con la sola ayuda de un telegrama.
  • El hecho de que cuando intentó operar “en directo”, en el bróker, empezó a perder dinero influenciado por las emociones del día a día. Si se limitaba a seguir su sistema mientras estaba de gira por Asia, le iría mejor que mirar las noticias al minuto de Wall Street.
  • Comprar acciones que estén comportándose mejor que el resto de su sector en el último año. Da igual si esas acciones se han doblado. De hecho, que ya se hayan doblado en precio es una buena señal.