Nunca hacer caso a los pronósticos de bolsa

Nunca hagas caso de los pronósticos ajenos sobre trading. Ni siquiera de los míos.

 

Voy a hablar de uno de los capítulos del libro de trading, “Recuerdos de un operador de acciones”, de la vida de Jesse Livermore.

En este capítulo Jesse estaba de vacaciones en un lugar de la costa con un amigo. Se había tomado un merecido descanso de su actividad frenética en la bolsa de New York.

Pero Livermore nunca descansaba; cuenta que aprovechaba para dar paseos por la playa con su amigo y relajarse, pero que todos los días no podían evitar ir a una sucursal del bróker con el que trabajaban (su amigo también era un trader).

Debo admitir que una vez uno empieza con esto de los mercados es difícil no pensar en ello todos los días; aunque sea unos minutos. Da igual si estoy de vacaciones. Inevitablemente voy a mirar las cotizaciones en algún lugar.

 

Pronósticos en bolsa

 

Livermore cuenta como el mercado estaba alcista. Nada del otro mundo, pero mirando la tabla de cotizaciones durante esos días sin saber porqué había un valor que se le quedaba en la mente constantemente: Unión Pacific.

No sabía porqué pero no podía evitar seguir ese valor. No le prestaba mucha atención a los demás. Su instinto le decía que ese valor estaba subiendo de una manera que presagiaba una gran subida posterior. Eso era lo que le decía la lectura de la cinta y sus años de experiencia leyéndola. Así Livermore comentaba que siempre que confiaba en sus corazonadas solía estar en lo correcto, o al menos la mayor parte de las veces. De tal manera que cuando no tomaba una posición a pesar de que su intuición le decía que debía hacerlo, casi siempre terminaba arrepintiéndose.

Con esto no me refiero a que los traders tengamos que operar a lo loco ni nada parecido, pero hay ocasiones en las que tras muchos años de experiencia podemos presentir que algún valor va a hacer un cambio importante. Y muchas veces no nos hacen falta ni indicadores ni noticias ni nada, solo ver de manera instintiva cómo se comporta el precio. Esto es algo que uno va aprendiendo con los años. A “leer” la cinta.

El hecho es que Livermore no pudo evitar comprar una gran cantidad de acciones de Union Pacific. La cinta le decía que había que ir alcista.

 

Pronósticos acciones

 

Al poco de comprar esa línea Livermore recibió una llamada del manager general del bróker (pues era uno de los clientes estrella) diciéndole que si estaba loco; que como se le ocurría ponerse a largo en ese valor. Que sabía de fuentes fidedignas que “altos obligacionistas” estaban vendiendo el valor a espuertas. Es decir, que en cuestión de días el valor iba a descender de manera muy fuerte y Livermore se iba a quedar desplumado.

Este mánager no era un hombre al que Livermore tuviera en baja estima; en verdad lo consideraba honesto y creyó firmemente que el hombre se lo decía porque de verdad creía que esto era lo que pasaría; que la información que tenía creía que era la correcta.

Livermore le decía que no veía razón para vender esos valores: la cinta decía que había que ir alcista. Fue tanto lo que insistió su amigo que hizo caso y se deshizo de las acciones. Y claro, como no podía ser de otra manera, decidió que si el valor iba a caer pues lo mejor sería ponerse bajista, y se puso corto.

Siguió el pronóstico de este amigo.

Bien, no pasó mucho que hubo un anuncio de que Unión Pacific daría un dividendo del 10% y la acción explotó al alza de manera muy fuerte. Livermore se vio con graves pérdidas y tuvo que cubrir sus cortos perdiendo unos 40.000$ (en la época esto era una fortuna) e inmediatamente se puso largo y aún así recuperó los 40 mil y ganó 15 mil más si no recuerdo mal.

De no haber seguido el pronóstico habría hecho una operación impresionante.

Se dijo a sí mismo que sería la última vez que haría caso a un pronóstico ajeno.

La lección fue lo bastante buena, y cara.

 

Estar siempre atentos a los pronósticos de los políticos y sus secuaces

 

Ben Bernanke tomo el mando de la FED en el 2006. Por aquel entonces todo el mundo era alcista y las “burbujas inmobiliarias” (en realidad burbujas de crédito general) en los EEUU y España parecían no tener fin. La mayoría te dirían que estabas mal de la cabeza si pensabas que los pisos tenían que bajar de precio o la economía sufrir una fuerte corrección. Y como no, el jefe de la FED también era optimista, y a pesar de reconocer algunos problemas incipientes en los mercados hipotecarios americanos, se declaró que seguía bastante optimista diciendo, “En estos momentos, sin embargo, el impacto sobre la economía y los mercados financieros parece probable que van a ser contenidos”.

No mucho más tarde los EEUU vivieron uno de los mercados bajistas más salvajes de su historia y el Gobierno americano tuvo que hacer el mayor rescate financiero de la historia mundial. El siguiente rescate tendrá que ser al mismo Gobierno Federal, solo que a diferencia del 2008 no habrá salvador de última instancia.

Es en momentos como ese, cuando uno ve que el público general y todos los políticos están alcistas y optimistas, que uno ha de hacer sonar la señal de alarma y prepararse para tomar posiciones contrarias. Lo mismo es para el caso contrario: cuando todo el mundo es bajista.

Con esto no quiero decir que haya que ponerse bajista de inmediato. Solo que hay que estar atento al momento preciso porque  cuando los mercados están sobre comprados o vendidos es bastante probable que se produzca una reacción contraria muy fuerte. Así fue en 2008.

Así fue también entre los años 1999 y 2002 con la venta de la mitad del oro inglés por su líder Gordon Brown; otra de las mejores señales de la historia para ponerse alerta ante un cambio en la tendencia de mercado (el oro había estado en un mercado bajista por 20 años).

¿Será así también ahora? Bien, no sé cuándo se producirá la reacción en los mercados occidentales, pero a estos precios ya no puede estar muy lejos. Y cuando venga la corrección va a ser muy grande.

Por eso un operador debe estar atento a que el mercado de las señales bajistas para ponerse a su debido momento; y en ese caso será para buscar una gran ganancia. De momento la cinta del Nasdaq y el SP500 nos dice “arriba” e ir alcista es lo más inteligente por ahora. Pero siempre con la mosca entre las orejas.

Estoy esperando el siguiente mercado bajista del IBEX. ¿Hasta donde llegará?

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

Deja un comentario