¿Oportunidad para invertir en la Bolsa de Rusia?

Una de las mejores oportunidades de inversión que han surgido en los últimos tiempos desde un punto de vista macro y geo-estratégico, es Rusia, la cual tuvo el peor mercado bajista del año 2014, viendo como su Bolsa colapsó mientras el resto de los mercados del mundo permanecían en sus ya largos mercados alcistas.

La caída ha tenido mucho que ver con el desastre del mercado del petróleo y la caída de esta materia prima en más de un 60%, de la cual Rusia es especialmente dependiente.

Pero Rusia no es solo ya petróleo o materias primas, sino una economía con un sector tecnológico cada vez más pujante y con algo muy importante y de lo que carece Occidente, un tipo impositivo constante del 20%, conocido como “flat tax”, lo que ha hecho que la economía rusa sea una de las mejores para emprender y hacer negocios de los últimos años entre las economías grandes. Desde luego, mucho mejor sitio para hacer negocios que España.

La caída del mercado ruso no vino solo en cuestión bursátil, sino que el colapso vino también en forma de divisa, con la caída catastrófica del rublo, sobre todo con el dólar. La caída fue tan fuerte que incluso con divisas que han caído mucho con respecto al dólar, como el euro o el franco suizo, la misma ha sido devastadora.

La oportunidad para inversión a largo plazo es, por tanto, doble.

 

Riesgo geopolítico de la economía y Bolsa rusa

 

Otra de las cuestiones que han hecho que las bolsas y divisas rusas hayan colapsado tanto es la especie de guerra no declarada que tiene con los Estados Unidos y la Unión Europea, los cuales están presionando de manera muy fuerte en el caso de Ucrania, con el objetivo de debilitar al gigante euroasiático.

No obstante, tengo que decir una cosa: si el miedo es a que haya una guerra y la Bolsa rusa colapse, no debería ser esta la única que lo hiciera, pues en una guerra Rusia contra la OTAN, podemos estar seguros que la victoria de esta última no sería un paseo, y las bolsas europeas no creo que salieran bien paradas de tal evento.

De hecho, uno de los factores más positivos sobre Rusia es que casi nadie la considera como un buen candidato para inversión a largo plazo. De hecho, los medios occidentales la venden como el gran enemigo, el despertar del oso soviético que se quiere comer a Europa, cuando, en realidad, Europa está más cerca de un Estado de corte soviético que la misma Rusia, la cual ya pasó por esa cruz.

En este sentido, el sentimiento anti-Rusia en los Estados Unidos es extremo, con una campaña de ataque incesante por parte de los medios.

De hecho, uno de los inversores particulares más conocidos, Jim Rogers, caracterizado por su independencia y visión contraria, ha dicho que Rusia presenta una de las mejores oportunidades de compra que recuerda y que él mismo tiene ya algunas acciones de las bolsas de ese país.

Uno de los datos más interesantes del mercado ruso es el hecho de que presente una de las valoraciones más atractivas de todo el mercado con un CAPE o PER10 de 5, siendo el país del mundo con dicho indicador más “barato”. Mientras que el PER estaría en 12 a día de hoy aproximadamente.

Como comparación, el CAPE de los Estados Unidos está en 26, y el de Alemania en más o menos 20, con sus PER en 20 y 19 respectivamente.

 

La divergencia entre el DAX y la Bolsa rusa siempre ha tenido episodios interesantes en los últimos años, pero nada como lo que vemos ahora
La divergencia entre el DAX y la Bolsa rusa siempre ha tenido episodios interesantes en los últimos años, pero nada como lo que vemos ahora

 

Podríamos decir que el “spread” entre los mercados alemán y ruso está en situación extrema.

Desde mi punto de vista, y teniendo en cuenta los riesgos pertinentes, si tuviera que invertir entre la Bolsa española y la rusa de cara a los próximos 10 años, creo que lo haría en la segunda.

La posibilidad de que la inversión en ese país fuera a cero en un futuro está ahí. Ningún país está libre del riesgo de implantación de un régimen comunista o una guerra nuclear, pero como dije antes, creo que hay países europeos con más probabilidades de tener algún régimen comunista en el futuro que Rusia. En el caso de guerra nuclear, no solo sería la Bolsa de Moscú la que se fuera a cero.