Oposiciones en ayuntamientos de España: corrupción de traje y corbata “in your face”

Antes de nada Feliz Navidad a todos.

No obstante, hoy voy a hablar de un tema no muy feliz, o al menos no desde un punto de vista ético social. Aunque haya mucha gente que es feliz desempeñando – y sobre todo cobrando – esos puestos en los tan famosos ayuntamientos españoles.

Voy a hablar por encima de un conocido mío que realizó una oposición a unas pruebas de un ayuntamiento de una región española.

Esto que voy a contar aquí no tiene nada de nuevo ni hay nada que la gente no sepa.

Todo el mundo en España sabe – incluidos, como no, los que trabajan dentro – que los ayuntamientos son casas donde la corrupción desborda por los cuatro costados.

Es bien sabido que la práctica totalidad de las pruebas de selección se basan en fraudes, con la provisión del puesto dada de antemano, en lo que no son más que pruebas tipo teatro en las que se aparenta que todo es legal, pero en realidad son una mentira gigantesca.

Todo el mundo sabe esto.

Pues bien, en este caso se trata más o menos de lo mismo pero en una de las mil y una variantes que los ayuntamientos del país usan para meter gente (amigos o familiares) de una u otra manera.

En esta ocasión se trataba de una prueba para una lista de reserva laboral supuestamente temporal para trabajar en el ayuntamiento en cuestión.

Como se podría entender por el anuncio, las posiciones serían temporales, pero como bien sabe mi conocido y todo el mundo en ese ayuntamiento, las pruebas que se sacaron en años anteriores (los años de antes de la crisis), dichas plazas “temporales” eran en realidad puestos fijos ya que así quedó todo el mundo que entró en las mismas.

Así que de entrada ya tenemos la mentira enfrente de nuestras caras.

Es decir, que ni se esconden a la hora de mentir, pero eso sí, con la suficiente protección legal de la letra pequeña con la que se pueden proteger perfectamente.

Este ayuntamiento al menos se molesta en crear una suerte de plazas temporales o no, da igual.

La mayoría de otros ayuntamientos regionales ni se molestan sino que se apoyan en procesos de contratación mucho más oscuros, como pueden ser las bolsas de empleo de los servicios locales de los mismos. O si no, directamente a través de algún otro subterfugio.

Son pocos los ayuntamientos que tienen alguna que otra prueba limpia, si es que hay alguno.

Siguiendo con el caso, mi conocido pasó, de manera milagrosa el examen, el cual, al parecer, tuvo una dificultad extrema para el nivel que se pedía.

Pero, sin entrar en el asunto de la dificultad, mi conocido se las prometía más o menos felices.

Había logrado aprobar un examen de un ayuntamiento español de manera limpia, sin amigos ni ayudas de ningún tipo.

Eso sí, el hecho de ser un outsider le hizo quedar de los últimos puestos de la lista de espera.

Para sorpresa de este hombre, la lista tardó mucho tiempo en correr, además de conocer muchos otros detalles de la extrema corrupción del ayuntamiento para con esos puestos, como el hecho de que el mismo seguía sacando gente (amigos) de las listas de empleo para cubrir puestos en esos trabajos, cuando en teoría había una lista que estaba corriendo.

Al final le tocó el turno y para su sorpresa, lo mandaron a cubrir una baja que a la semana volvió y tuvo que volver a la cola de la lista.

El hombre no se lo podía creer. Era el único caso, probablemente en la historia del ayuntamiento que le había ocurrido esto.

Como ya dije, la práctica totalidad de gente que entró en esos puestos en las últimas décadas era para quedarse fija.

Al parecer, le dijeron que hubo algún tipo de error e intentaron disculparse, pero sin demasiada convicción (en el fondo les importa un pimiento).

Para rizar el rizo este hombre fue a hablar con el alcalde y alguna concejala, y las cosas que me comentó que le dijeron me hicieron soltar carcajadas de risa insondables.

Me contó que la concejala estaba medio nerviosa porque él empezó a buscarle las cosquillas y hacerle preguntas incómodas. Al instante, la misma le dijo, mira “Pepe”, no se lo digas a nadie, pero cuando vaya a salir otra vez tu puesto voy a tener los expedientes y voy llamarte personalmente para asegurarte que te van a tratar bien (sic). O sea, la concejala, hablando en plan “no se lo digas a nadie”. Y esto en una conversación de cinco minutos sobre un tema minúsculo. ¿Qué no ocurrirá en el día a día ahí? ¿Corrupción a mansalva quizá?

Lo del alcalde tampoco tuvo desperdicio. Según me comentó, este le dijo que no se preocupara, que el ayuntamiento iba a “invertir” (sic) en no sé qué proyecto social, y que iban a contar con él, que se apuntara que entraría sin problemas. Mi conocido, que es un tipo bastante recto, no se podría creer lo que le estaban diciendo. Un alcalde intentando arreglar un problema con un parche y con el consejo de que “tranquilo, que te ayudamos”. ¿Ayudar cómo? ¿Está reconociendo el tipo que la gran mayoría de negocios que lleva todos los días acaba por recurrir a la “gestión personal”, o se a la corrupción?

Esto ha sido contando por encima, porque hay muchos otros detalles del proceso que son para quedarse anonadado.

Pero, como dije al principio, nada nuevo bajo el sol. Nada que no sepa nadie en España, o al menos que lo sospeche.

Lo gracioso es que la gente se cree que la corrupción en España se circunscribe a un solo partido, sea el PP (si la gente es de izquierdas) o al PSOE o Podemos (si es de derechas), o que los ayuntamientos tienen problemas por gente como Muñoz, o a más alto nivel, por Bárcenas. Como si el resto de los políticos fueran inocentes.

Lo triste. Lo realmente dramático del caso español, es que me atrevería a decir que la totalidad de los ayuntamientos españoles (y el resto de AA.PP.) son nidos de corrupción extrema que afectan a todos los rincones de los mismos, desde los altos cargos políticos, hasta el funcionamiento mínimo de los mismos, tanto si son del PP, Ciudadanos, IU, PSOE, Podemos o el partido de Marujita.

Ahí solo se libran algunos funcionarios que intentan llevar su trabajo de la manera más discreta posible.

Ahora, en el terreno político, aún a niveles muy bajos (comisiones de fiestas o contrataciones por ejemplo), la corrupción es algo que forma parte del día a día, del “hora a hora” e incluso del “minuto a minuto”.

Es algo normal, es algo inherente a la idiosincrasia actual de la política, y peor aún, sociedad española.

Y no, esto no tiene remedio con cambiar el gobierno por uno de Podemos o Ciudadanos.

Esto es algo extremadamente más profundo.

Lo que a mí me sorprende es la capacidad de un país de mantener un nivel de vida aún tan alto (comparado con otros) con tanta corrupción.

Lo más gracioso de todo, es que aún podemos acabar con más corrupción, sobre todo si a los españoles les da por aceptar un régimen populista de corte “bolivariano”.

Saldremos de dudas el día que colapse por completo el mercado de deuda español.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

Deja un comentario