¿Podemos invertir como Warren Buffett?

Hace casi un año, un columnista de Forbes escribió un artículo bastante interesante sobre el mito de Warren Buffett y el hecho de que los rendimientos obtenidos por el mismo, o más bien, diríamos los de Berkshire Hathaway no se pueden comparar a los que tendría un inversor normal.

En el mundo inversor todo el mundo asume que Warren Buffett es el mejor inversor de la historia, lo cual es algo que creo que nadie pone en duda; y este artículo tampoco pretende hacerlo.

Sin duda, este hombre es uno de los mejores inversores institucionales de la historia, aunque ello conlleve no pocas dosis de “crony capitalism”, de lo que ya he hablado en otra ocasión.

En este caso, la cuestión parece bastante clara.

¿Es el gran rendimiento obtenido por las acciones de Berkshire Hathaway fruto de sus inversiones en acciones a largo plazo?

¿O hay otros factores que hicieron esto posible?

La respuesta a la primera pregunta vendría a ser la segunda.

Es cierto que Buffett hizo grandes inversiones en el pasado, pero nunca a un nivel que podrían justificar el enorme retorno de las acciones de Berkshire.

Por ejemplo, en los 10 años anteriores al artículo de Forbes, Berkshire había obtenido un retorno del 149%, por un 64 del Dow Jones y un 69% del S&P 500.

Sin embargo, cuando vemos los rendimientos de las principales acciones que tuvo esta empresa podemos comprobar otra cosa:

Negocia CFDs de acciones con el líder mundial del sector

El 80.6% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

  • American Express: 83% (10% de cartera)
  • Coca Cola: 109% (15% de cartera)
  • IBM: 64% (10% de cartera)
  • Wells Fargo: 71% (25% de cartera)

Esas son las cuatro principales inversiones de la cartera de Berkshire, pero hay muchas otras, como las siguientes:

  • ExxonMobil: 86%
  • General Electric: -26%
  • Procter & Gamble: 61%
  • USBancorp: 40%
  • USG: – 30%
  • UPS: 24%

Con las cuatro acciones principales podemos comprobar cómo el retorno de Berkshire sería mayor que el del Dow o el SP, pero ni de lejos llegaría a eses 149%.

Es más, con las acciones más pequeñas, vemos como algunas tienen retornos negativos incluso.

 

El crecimiento de esta acción no solo dependió de elegir acciones de valor y ganar dinero a largo plazo. El tema es mucho más complejo que eso
El crecimiento de esta acción no solo dependió de elegir acciones de valor y ganar dinero a largo plazo. El tema es mucho más complejo que eso

 

El problema es que no se puede comparar a Berkshire con un fondo de inversiones normal ni mucho menos con unas acciones particulares. De hecho, Berkshire es algo más que una empresa que invierte en acciones.

El famoso negocio de seguros de Berkshire le proveyó de innumerables beneficios, apalancamiento y excelencia en la gestión de los excedentes de caja.

Por no hablar la función casi bancaria y de crédito que ejerce esta compañía desde casi sus inicios, función muy relacionada con la anterior y todo lo que conlleve estar en la cima del mundo financiero.

Así, por ejemplo, tenemos los excelentes negocios que hace Berkshire a la hora de adquirir compañías en problemas, como el caso de General Electric en el colapso del 2008, donde a través de sus contactos pudo adquirir tres mil millones de dólares en acciones preferentes de esa acción con un dividendo garantizado del 10%, entre otras muchas ventajas.

Pues bien, como esa operación, Berkshire ha realizado innumerables más durante varias décadas. Es decir, son operaciones a las que no tenemos acceso el resto de los mortales, sino casi diríamos, grandes grupos financieros o bancos.

Otro ejemplo es de P&G explicado por Adam Hartung en el artículo de Forbes.

Evidentemente, los beneficios conseguidos por esos negocios de despacho, con la no poca colaboración de los contactos públicos, hacen que Berkshire pueda hacer negocios redondos, que a la larga hacen que su book value suba como la espuma.

Muchos piensan que la frase “invierte como Warren Buffett” se puede llevar  a cabo de manera literal con solo comprar las acciones que este adquirió para Berkshire, pero nada más lejos de la realidad.

No es tan “fácil” ganar ese famoso 19,7% de retorno anual en acciones durante 50 años como logró con su empresa. Más que nada porque los mayores rendimientos, los de los primeros años, tuvieron más que ver con crecimientos propios de sus negocios aseguradores y pericia actuarial que otra cosa.

En los últimos años y décadas, cuando el tamaño de su cartera es ya bastante grande ha sido más difícil mantener aquellos enormes rendimientos del pasado, pero con la ayuda de esos grandes “negocios”, financiaciones y buenos contactos, Buffett ha seguido manteniendo en la cima a uno de los grandes éxitos corporativos de la historia reciente: Berkshire Hathaway.

No deberíamos creernos a ciegas que Buffett se hizo rico mediante el “value investing” y los consejos de Graham, solamente.

Su etapa previa a Berkshire, donde fue de facto un hedge fund manager, además de el excelente uso financiero de los recursos provistos por el negocio asegurador de la compañía.

Me da la sensación que la mayor parte del alpha generado por Warren fue debido tanto o más a esas cuestiones anteriores que a sus compras de “valor”.

 

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero