Podemos y los controles de precios en España

Una de las cosas que va a hacer Podemos o cualquier partido de corte similar cuando por fin gobierne España con mayoría absoluta o mediante una dictadura, es la implantación de una de las medidas estrella de todos los partidos totalitarios y populistas: los controles de precios.

Algo así parece muy lejano todavía. Ni siquiera es algo que de lo que se hable todavía.

No es algo que preocupe, más que nada porque aún no vivimos problemas graves de precios en España.

Lo que se cuece por aquí es mucho paro, corrupción y vivienda, de ahí que las propuestas estrella del populista de turno van por ahí: eliminar el paro con gigantescos “planes E” que saldrán no se sabe de dónde, eliminación de la corrupción y vivienda para todo el mundo, cortesía del Estado.

El problema vendrá cuando esta gente lleve gobernando una temporada lo suficientemente larga para que sus políticas empiecen a destruir por completo lo poco que queda de la economía y la sociedad civil.

Todo dependerá de lo rápido que se desarrollen los acontecimientos en el campo macroeconómico mundial. Pues la situación en España está completamente madura para que una “revolución” de carácter totalitario izquierdista tome el poder. Esta vez mediante las urnas. Con la intención evidente de no soltarlo e intentar enrocarse en las instituciones con la implantación de una dictadura comunista disfrazada de democracia, en un proceso similar al de la desdichada Venezuela.

¿Podemos comunista?

Podemos o el partido populista de turno empezará a gobernar tarde o temprano.

Si es temprano, por ejemplo, en las siguientes elecciones, tardará aún bastante en destrozar lo poco que queda de país. Más que nada porque el “Marco Estándar” (el euro) no permite disparates más allá de pequeñeces en las políticas nacionales oportunas.

Si Podemos, o por la cuenta que nos trae, Syriza u otro partido similar, deciden romper con el “Marco Estándar”, entonces sí que empezaría la espiral destructora definitiva, que llevará a muchos (o todos eventualmente) países europeos  a probar los infiernos de dictaduras socialistas.

En ausencia de tener que responder a la Unión Europea, y con unas condiciones dantescas resultantes del colapso que resultaría de la salida de la anterior, Podemos empezaría a implantar medidas absolutamente demenciales para intentar evitar la caída del país.

Las primeras medidas serán la nacionalización de la mayoría del parque inmobiliario del país, de buena parte de las empresas del IBEX, sobre todo las menos multinacionales (1).

Creaciones masivas de empleo público y ayudas masivas para todo adulto que viva en suelo español, etcétera.

Como un buen economista, inversor, especulador, trader o alguien con sentido común sabe, esas medidas devastarán por completo lo que queda de la economía, pues para la puesta en marcha de las mismas tendrán que subir impuestos de manera dramática, amén de aumentar las regulaciones.

Esto último causará la quiebra de la mayor parte del sector privado nacional, amén de que las fugas de capitales habrán sido masivas en los años precedentes.

Como es lógico, la consecuencia de la destrucción de la oferta nacional será una escalada de precios monumental en la divisa chicharro nacional (neo-peseta o como se llame), lo que llevará a los líderes de Podemos a implementar una de sus medidas favoritas, el mencionado control de precios.

Antes de la implantación de estos habrá tiempo que existirán los controles de capitales y de cambio, de tal manera que será muy difícil sacar dinero de España, salvo para los amigos del gobierno, multinacionales, y los miembros con más poder del partido y de la burocracia, los cuales empezarán a hacer fortunas absolutamente demenciales y nauseabundas. Todo ello mientras gritan desgañitados lo malos que son los especuladores, empresarios, liberales, fascistas, etcétera.

A esas alturas, cualquiera con un negocio privado pequeño sin conexiones con la burocracia, como bares, restaurantes, pequeñas tiendas, etcétera, será tildado de enemigo del Estado.

Los poseedores de negocios paraestatales, y aquellos que negocien directamente con los burócratas del gobierno harán fortunas descomunales.

Normalmente, este tipo de negocios serán gestionados por miembros del partido y empresarios amigos.

Lo curioso del tema es que saldrá más dinero a las Islas Cayman esos años que en cualquiera de estos años de supuesta corrupción masiva. Cualquiera con dos dedos de frente sabe que la corrupción resultante de un gobierno estilo bolivariano será 20 veces superior a la actual, que ya es grave de por sí.

Con la implantación de todo ese tipo de medidas y el aumento masivo de ayudas sociales (la compra de votos se disparará hasta límites dantescos), el balance de las cuentas públicas será una ruina total.

Por supuesto, que a esas alturas, la situación de España será tan dramática que ni los africanos querrán venir por aquí, por muchas ayudas que les den. Como mucho, vendrán para pasar luego a Europa.

A más ruina, mayor será el número de controles de precios que implementen.

Primero empezarán por implementar controles en algunos productos básicos y de “primera necesidad”.

Como la situación no hará sino empeorar de manera exponencial (gracias sobre todo a la implantación de esos controles de precios y regulaciones ridículas), el Podemos de turno implementará controles de precios aún más masivos y restrictivos.

[cta id="8984" vid="0"]

Todo acabarán con un crack up boom, como diría Mises en el cual no se sabe lo que saldrá de ahí.

La totalidad de la economía y propiedad privada del país habrá sido destruida (2). En esa situación y en medio de una hiperinflación brutal, habrá dos caminos:

  1. O vuelta a una mediana normalidad (dentro de lo que cabe), mediante una revuelta nacional, incluso de muchos de los miembros del partido, ante lo dantesco de la situación. Aunque nunca nada volverá a ser igual.
  2. Instauración de un sistema totalitario comunista sin tapujos. Solo que el dictador de turno, posiblemente Pablo Iglesias, se jactará de que España es una democracia orgánica, participativa, verdadera democracia, etcétera. La realidad es que en ese caso, el fenómeno de las pateras se revertiría y serían los marroquíes los que verían pequeñas barcazas llegar a sus costas.

Lo descrito, aunque parezca una locura, no está tan lejos de la realidad.

Esperemos que no llegue a darse nada como lo descrito, pero el hecho es que todo es posible, y en este caso, bastante probable, pues como dije, la situación económica y sociopolítica está bien madura en España.

Solo hace falta un primer colapso financiero del Estado para que empecemos a ver el principio de un gobierno de ese tipo. Pues ante una bancarrota del Estado, los ciudadanos se volcarían definitivamente con el partido tipo Podemos, justo como en Grecia.

Esto es algo que se ha producido en Venezuela desde hace más de 15 años.

Y en Argentina, donde llevan implementando controles de precios cada vez mayores en los últimos años y meses. El resultado, obviamente, destrucción de la producción privada nacional y mayor inflación.

Evidentemente hay que salvar las distancias y darse cuenta de que España no es Venezuela y ni siquiera tenemos las masivas reservas de petróleo que tienen ellos, pero eso no tiene que ser impedimento para el intento de instaurar dictaduras de corte socialista en la región. Dictaduras así hay en Cuba, Corea del Norte, y hubieron en Polonia o Rumanía, y ninguno de esos países era una gran potencia en petróleo.

Lo que está claro es que el futuro parece que estará cada vez más polarizado a las vertientes extremistas, que en España se reflejan en Podemos.

Este partido es un firme defensor de las tesis socialistas.

Y las tesis socialistas son firmes creyentes de los controles de precios.

Creo que es bastante probable que en un futuro veamos algo así en España

¿Qué podemos hacer para evitar eso?

Nada, realmente. Lo único, comprar algo de oro, rezar para que no se materialice una dictadura comunista, y en caso de hacerlo, salir pitando, si se puede, claro.

¿Qué pasará con la bolsa y las inversiones en una sociedad dominada por Podemos?

Bueno, la bolsa subirá mucho, pero si el precio lo medimos en oro, euros (alemanes), dólares o francos suizos, la misma habrá caído entre un 90 y un 100%. Por eso tenemos la bolsa venezolana subiendo casi todos los años, pero claro, en papel basura bolívar, el cual no lo quiere ni un niño. Los niños son niños pero no tontos.

Los controles de precios no funcionaron en las fases finales de la civilización sumeria, egipcia ni romana. De hecho, los mismos formaron parte esencial para la destrucción final de esas civilizaciones

¿Veremos lo mismo en Occidente?

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

  1. Que es otra manera de decir las más nacionales.
  2. Salvo la de los miembros del partido que tendrán fortunas incalculables, en sus monopolios nacionales y en sus paraísos fiscales.