Promediar a la baja con acciones para trading e inversión

¿Qué inversor o trader no ha promediado a la baja alguna vez en su vida?

Creo que pocos de los que han entado en este sector pueden decir no. Si acaso algunos de los más conservadores y que simplemente se dedicaron a hacer inversión a largo plazo sin muchas comederas de cabeza.

Promediar a la baja en trading a corto plazo

Esto es especialmente verdad en el mundo del trading a corto plazo. Ahí sí que diría que la práctica totalidad de los que han hecho trading han promediado a la baja alguna vez.

De hecho es algo muy típico del trading a corto o medio plazo. Tanto, que algunas de las estrategias más usadas en el mismo están basadas en el principio inherente de promediar a la baja intentando comprar cada vez más barato.

Esa estrategia es un completo fracaso en el mundo del trading a corto plazo, y sobre todo en el intradía o day trading.

Esto es así porque una de las reglas fundamentales del trading a corto plazo, sea el horizonte que sea, es la de cortar pérdidas rápidamente.

Lo de cortar pérdidas implica que nunca debemos hacer promedio a la baja.

Simplemente, tomaremos una posición y si sale mal cortaremos las pérdidas.

Si sale bien o cerramos o dejamos correr, dependiendo del gusto del consumidor.

Estrategia de promediar a la baja

Lo de promediar a la baja equivale a añadir posiciones perdedoras en condiciones en las que no habríamos operado de manera normal.

Eso equivale a apostar al caballo perdedor incluso cuando este va perdiendo posiciones hasta alcanzar la última posición, añadiendo posiciones perdedoras una sobre otra, lo que es equivalente a decir que estaremos operando contra tendencia.

Y ahí está el problema: otra de las claves del trading a corto y medio plazo es la de “dejar correr los beneficios”.

La lógica de una frase así nos dice que si eso es bueno para nuestro sistema, hacer lo contrario, es decir, dejar correr las pérdidas no puede ser bueno.

Esto es fácil de decir y puede parecer palabras vacías, pero cuando has pasado los suficientes años estudiando los mercados delante de los precios diarios miles de horas, acabarás por darte cuenta que dos afirmaciones como las mencionadas son verdaderas.

En trading a corto plazo haremos una operación. Si sale mal la cerramos. Si sale bien la cerramos a un precio también.

Si queremos volver a hacer otra operación la haremos, pero promediar a la baja y el trading no es una buena combinación.

Promediar a la baja en bolsa

Aquí tenemos un terreno con algo de polémica pues podemos encontrar opiniones de que en ocasiones sí es bueno promediar a la baja, aunque lo normal y más sensato es que no lo hagamos.

Evidentemente, esto dependerá de cada uno y del plan de inversión particular que se tenga.

Pero la verdad es que deberíamos quedarnos con el consejo general de no promediar a la baja acciones. Lo de promediar a la baja quedaría para casos particulares.

¿Por qué no es buena idea promediar a la baja inversiones en general?

Porque cuando hacemos un plan o decisión de inversión a largo plazo este debería ser especialmente meditado previamente. Toda inversión ha sido tomada siguiendo nuestro mejor criterio de selección.

Habremos decidido que esa acción representa un buen valor de entrada a largo plazo en ese momento.

Promediar acciones

De hecho, creo que la mayoría de inversores a largo plazo habrán comprobado como la mayoría de las inversiones que han hecho han llegado a cotizar un 10% por debajo en algún momento en los años siguientes al haber hecho las mismas. No hay nada de malo en ello.

No debemos ponernos nerviosos.

No hay necesidad de andar comprando más paquetes de la misma acción porque esta caiga un 10%.

Pero, ¿y si cae un 50%?

Aquí se nos presenta un problema.

Es posible que la acción tenga un precio excelente para entrar y que esta sea una de las oportunidades del siglo, sobre todo si se trata de una empresa sólida. Pero también puede ocurrir que esa empresa esté atravesando problemas financieros graves que la lleven a la próxima bancarrota y entonces nuestro promedio sea uno hacia cero.

 

Promediar a la baja en Gamesa en 2007/8 no hubiera sido un buen negocio a día de hoy
Promediar a la baja en Gamesa en 2007/8 no hubiera sido un buen negocio a día de hoy
Promediar a la baja en el 2008 en Inditex sí hubiera sido un buen negocio
Promediar a la baja en el 2008 en Inditex sí hubiera sido un buen negocio

¿Cuándo sabemos cuándo saldrá bien y cuándo no, el promediar a la baja?

Las estrategias de inversión a largo plazo deberían tener una diversificación elevada y no depender nunca de uno o pocos valores.

Si tenemos una diversificación elevada, no tiene sentido hacer un promedio a la baja de la misma. Lo mejor será aguantar lo que venga y mantener los diferentes valores. Unos se comportarán mejor y otros peor.

¿Cuándo promediar a la baja?

Supongamos que tenemos una estrategia de inversión a largo plazo en la que compramos el ETF del SP500 y el de los Aristócratas del Dividendo. Con esa estrategia tendremos eficiencia del mercado y “eficiencia en dividendos”.

Supongamos que el mercado general está bastante alto, casi en plan burbuja.

En ese momento decidimos reducir el peso en acciones al 40% y tener el 60% en bonos y efectivo.

Si el mercado entra en una fase bajista y cae un 30 o 40%, entonces sí que sería buena idea incrementar el peso de las acciones al, pongamos, 70%. Si el mercado cae otro 20 o 30% más, y tenemos lo que hay que tener, podríamos incluso aumentar el peso de las acciones al 90 o 95%.

Eso sería una especie de hacer promedio a la baja.

Pero no un promedio a la baja sobre un valor individual, sino sobre nuestra cartera global, y debido a que entramos en una fase de mercado en la que, por ejemplo, el PER10 del mercado bajo del 30 al 10. Eso sí es “promediar a la baja” con sentido.

Promediar en Bolsa

Supongamos que tengamos 1.000 títulos de dos acciones como inversión (recordemos siempre lo importante que es diversificar).

Imaginemos que una vez que compramos una de las mismas, cae un 20%. ¿Qué hacemos? ¿Sacamos dinero de debajo de las piedras para comprar más?

Esto es algo muy arriesgado, porque comprar más acciones a la baja de esa acción es aumentar nuestra exposición a la misma de manera dramática.

De hecho, nuestra exposición a esa acción se habría doblado, mientras que en la otra acción permaneceríamos igual.

La operación nos puede salir del diez si estamos acertados con nuestro análisis fundamental-macro de esa acción a largo plazo y la caída no es sino coyuntural.

De hecho, podemos ganar mucho dinero así.

También puede ocurrir que la operación termine con un completo desastre si esa acción se descubrió que tenía problemas de algún tipo que no “aparecieron” por ningún lado en nuestro análisis.

En ese caso perderíamos la posición inicial, más el promedio siguiente. Es decir, fácilmente, casi 2/3 de nuestra inversión inicial.

Promediar así tiene muchas posibilidades de grandes ganancias pero muchos riesgos asociados, sobre todo cuando nuestra cartera de acciones es pequeña.

Si se trata de una cartera muy grande, dicho problema disminuye por la diversificación.

Promediar a la baja en otros activos

Otra de las ocasiones en las que podríamos “promediar” a la baja es en una inversión a largo plazo de la que estemos seguros por cuestiones casi intelectuales, ya sea una acción u otro activo.

Este tipo de promedio lo podemos hacer simplemente con ir añadiendo dinero que vamos ahorrando a esa cartera de inversión poco a poco, e independientemente del precio actual del activo, pues nuestra decisión es verdaderamente a largo plazo.

Este ejemplo es vale para inversiones como el oro, el cual hay gente que lo va acumulando poco a poco con el paso de los años, sin importar el precio del “momento”.

El horizonte de inversión es a muy largo plazo, y en este caso particular, más que inversión, estaríamos hablando de “seguro” a largo plazo.

Por ejemplo, aquellos que creen que algún día habrá un colapso inflacionario en sus países, están acumulando oro con el tiempo, dando igual si el mismo está a 1.900, 1.200, o si baja a los 500 USD.

Pero aquí no estamos hablando de promediar a la baja con acciones en el sentido típico, sino de algo diferente.