Puerto Rico, otro sueño del intervencionismo keynesiano fallido

Hace unas semanas escribí sobre la más que evidente próxima (o actual) quiebra de Puerto Rico, el Estado caribeño de los Estados Unidos. Probablemente el más próspero de esa región (si exceptuamos los paraísos fiscales de la zona), pero al mismo tiempo, el más pobre de la Unión Americana.

El hecho, tal y como vimos en la gráfico del artículo anterior, es que la deuda de Puerto Rico era la mayor de todos los Estados de Unión con diferencia. Para hacernos una idea, cuatro veces mayor que el siguiente Estado más endeudado, Rhode Island.

¿Pero cómo es posible que esa isla haya alcanzado tal grado de endeudamiento?

Suena a que los antiguos gobernadores estatales gastaron como si no hubiera mañana. Pero el “mañana” siempre llega, y al final lo pagan los “hijos”.

Estoy seguro que las fiestas y “carnavales” de Puerto Rico de los últimos 20 años han sido impresionantes, pero al final las “fiestas” se acaban por pagar, sobre todo cuando son a base de tarjeta de crédito.

La que parece ser la clave de este caso, al igual que en el caso europeo con los PIGS y los países del Norte, es el hecho de grandes diferencias socioeconómicas entre una y otra región. En este caso, aunque Puerto Rico forme parte de la Unión, tiene el otro pie puesto en el Caribe latinoamericano, es decir, un pie en los Estados Unidos y otro en la “Latinoamerican Bananan Republic”, modelo que ya sabemos, se caracteriza por los “cuchicheos”, la corrupción, la vagancia, el “merengue”, la fiesta, el compadreo y el pelotazo. Y no es que de eso no haya en el resto de los estados de los EEUU, sino que en el Caribe y Latinoamérica parece ser especialidad de la casa.

El problema principal de Puerto Rico es el haber intentado imitar y obtener los beneficios de la Unión Americana manteniendo al mismo tiempo, una estructura “caribeña”, es decir, “bananera”.

 

Deuda y bonos libres de impuestos

 

El gobierno de los Estados Unidos impuso una “ventaja” fiscal en la tributación de los bonos de Puerto Rico, según la cual, los mismos no pagarían impuestos en las ganancias obtenidas por el interés en los mismos.

Una idea de lo más “generosa” para con los residentes de la isla, pero que tuvo la inesperada consecuencia de que la demanda por bonos estatales de la isla se disparara hasta el cielo, lo que provocó dos cosas: por un lado “secó” o mermó significativamente la financiación de las empresas de la isla, las cuales no tenían esta exención; y por otro lado, hizo que los gobernadores anteriores emitieran muchos más bonos de los que habrían en caso de no haber tenido tanta demanda; la cual ya sabemos que fue en buena parte “artificial”.

Al final, lo que se consiguió fue aumentar el tamaño del “Estado” puertorriqueño, o sea, “pan para hoy y hambre para mañana”.

 

Impuestos en los bonos  e inversiones empresariales en 2006

 

En 2006 el gobierno americano terminó un programa fiscal beneficioso para la isla, por el cual las inversiones en Puerto Rico tenían ventajas fiscales por las inversiones en la isla. Justo en el momento en el que se dieron las ventajas para la “inversión en bonos gubernamentales”. El resultado: el colapso de la inversión privada en la isla.

 

El Acta Jones

 

Un acta aprobada en 1920 que hace casi imposible que Puerto Rico pueda tener ventajas fiscales y comerciales mediante el libre comercio con otros países, haciendo que los cargamentos de China y otros países, tuvieran que desembarcar previamente en otro puerto de los EEUU para cambiar las mercancías a un barco con bandera de ese país, antes de ser enviado a Puerto Rico. Nos podemos hacer una idea del devastador efecto en los precios de importación en la isla de esta medida.

 

El salario mínimo de los Estados Unidos en Puerto Rico

 

Este es uno de los más claros ejemplos de keynesianismo e intervencionismo de carácter estúpido y destructivo, pero que, no obstante, es aplaudido con entusiasmo por los palmeros del Estatismo.

Durante el Siglo XX hubo una fuera lucha para implementar el salario mínimo de los Estados Unidos en la isla, cosa que más o menos se consiguió en 1983 y 1974.

Como consecuencia, el salario mínimo federal de 7,25 USD supone el 77% del salario medio de la isla, que está en 9,42 USD aproximadamente. Con esto nos podemos hacer una idea de la gran cantidad de “desempleo marginal” que existe en la isla, de ahí que tiene el 12% de paro, prácticamente el doble del de los Estados Unidos.

Para hacernos una idea, el salario mínimo federal es un 43% del salario medio de los Estados de la Unión. De ahí que no suponga una barrera de entrada para la mayoría de aquellos que buscan empleos de “entrada”.

En este sentido, recordemos la presente lucha de los sindicalistas en los Estados Unidos, por la subida del salario mínimo federal a los 10 USD o los 15, incluso.

No hace falta ser muy “inteligente” para darse cuenta de lo que un salario mínimo de 15 USD en los Estados Unidos podría causar a la economía de Puerto Rico. Bueno, básicamente, creo que el paro subiría al 40%, pues no creo que la mayoría de pequeños negocios de la isla que pagan salarios de 10 USD la hora podrían permitirse pagar 15. Pero, eh, ¡qué bien queda defender el derecho de los trabajadores de cara a la opinión pública!

En este sentido, Schiff nos recuerda un caso similar que ocurrió en la Samoa americana, cosa que comentaré en otra entrada algún día.

 

Ayudas sociales en Puerto Rico

 

Para ponernos en contexto, en 2013, el salario medio de la isla era la mitad de la del Estado más pobre de la Unión, Mississippi. A pesar de esto, los beneficios de ayudas sociales son similares con el resto de los Estados Unidos.

¿Cuál es la consecuencia de esto?

Pues que con ayudas por desempleo, “invalidez”, “food stamps”, pisos de igual magnitud entre la isla y el resto de estados de la Unión, podemos hacernos una idea de lo que escogerían muchos puertorriqueños al verse en la tesitura de tener que elegir entre un trabajo de 1.000 USD al mes o ayudas sociales por 1.000 USD al mes. Es obvio cual será la elección.

Como dato curiosos y para darnos cuentas del nivel de pesebrismo de la isla, un 35% de los residentes de la isla reciben “food stamps”. Ahí es nada, viva la bachata, Ricky Martin y Chayanne.

Por cierto, algo similar ocurre en España y otros países de Europa, aunque desde un punto de vista más “deflacionario”, ya que es bastante común en los últimos años que lo que se percibía o percibe en el paro es igual o incluso mayor que la mayoría de nuevos trabajos que se ofrecen en el mercado; eso para los que pueden volver a “colocarse”, que buena parte de los nuevos parados, ni eso.

Y ya que estamos con la palabra “deflacionario”, para ver un poco cuál es la situación de la bella pero quebrada isla caribeña, nada mejor que ver sus datos de “inflación” en los primeros meses del año.

[cta id="8984" vid="0"]

 

¿Puede llegar esto al resto de la Unión en breve?
¿Puede llegar esto al resto de la Unión en breve?

Cortesía de tradingeconomics

 

Por cierto, y hablando de sus indicadores económicos, Creo que si quieren volver a tener una isla con inversión y prosperidad creo que harían bien en bajar sustancialmente el Impuesto de Sociedades del 39% actual.

Parece que el monstruo deflacionario se está despertando en la isla.

¿Cuándo lo veremos llegar en todo su “esplendor” aquí en España y demás “paraísos” de la Unión Europea, el “mundo del nunca jamás”?

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero