¿Qué le pasa a las acciones de la banca europea?

Cuando vi el tema de los nuevos impuestos de Sánchez sobre la banca española pensé que la misma iba a ser la peor de todo el panorama europeo en las últimas semanas o días.

Pero no.

El hecho es que desde hace unos meses la banca europea está en un “estado bursátil” bastante preocupante, con todo o casi todo el sector en medio de rupturas importantes de soportes y en una zona extremadamente peligrosa.

comprar acciones banca europea
Curiosamente, uno de los peores bancos europes en bolsa los últimos meses es el Commerzbank (en verde), perteneciente al país más “fuerte” de Europa. Caixabank (en violeta) al contrario, perteneciendo a uno de los más “débiles”, se comporta no demasiado mal.

¿Por qué tanto peligro?

Pues porque el DAX está cerca de máximos aún, y Wall Street también, con el Nasdaq como siempre liderando el mercado.

Con un panorama así, tenemos a un sector bancario que ha caído más de un 20%, con muchas de sus acciones habiendo entrado en lo que ya podemos considerar un mercado bajista.

Sin duda, las medidas del presidente Sánchez no son del agrado de los inversores españoles e internacionales, pero no se trata de una mera nimiedad comparado con los problemas a largo plazo que afronta el sector en Europa; un sector que huele a insolvencia aunque nos lleven vendiendo la moto desde hace muchos años con toda la artillería del BCE a su favor.

Lo que sí es significativo de las victorias de Sánchez y la coalición en Italia es que se añade bastante presión a medio plazo en las finanzas europeas, amenazando con romper el status quo de las políticas de la austeridad que han ido dominando en el continente en los últimos 7 años.

Los italianos no solo están cansados de austeridad sino también de Europa.

La coalición española está cansada de la austeridad pero no de Europa.

Aquí, lo importante, es que parece que vamos camino a un intento de acabar con este supuesto “problema de austeridad”.

En España, por ejemplo, es significativo el hecho de que las primeras políticas de Sánchez hayan ido por el lado de subir el gasto de manera que podríamos calificar de significativa.

Por ejemplo, la declaración de que España da la bienvenida a todos los inmigrantes del mundo con “Sanidad Universal” es un hecho que añade una presión brutal a las cuentas españoles.

Es como lanzar una campaña brutal de marketing mundial vendiendo la marca “Gasto social español”.

El problema aquí, quitando de lado de si la medida es justa o no, es el hecho de que va a crear una indudable presión al alza en el gasto público de un estado que parece que solo va a poder contar con subidas de impuestos para poder sufragar dichos costes, porque pretender tirar del crédito a estas alturas va a ser más que complicado.

¿Qué nos está diciendo la banca europea en bolsa?

Pues como vemos, algo está ocurriendo que al sector no le gusta lo que está pasando.

De alguna manera u otra parece que el mismo podría estar anticipando futuras ondas de choque en los mercados de crédito.

Como todo el mundo sabe, no haría falta demasiadas ondas para causar una marea bastante fuerte en un continente con un nivel de deuda monstruoso, empezando por ejemplo por Italia, cuya deuda pública es de espanto, pero donde España no tiene mucho que envidiar, porque a pesar de que su deuda es menor, la dinámica del mercado español es incluso peor que la del paupérrimo mercado italiano, empezando por el laboral.

En este panorama casi ningún banco de la eurozona es capaz de librarse del latigazo bursátil, empezando por los alemanes, la nación más “sana” del euro.

Ni bancos franceses, ni alemanes, ni italianos ni españoles ni casi ninguno están escapando a esta criba bursátil del 2018.

¿Rebotará la banca en 2018?

Pues no lo sé.

Las entidades obtienen más beneficios que hace años, y han ido subiendo. En teoría la cotización bursátil debería estar mejor.

Los PER, por ejemplo, nos dicen que los valores están baratos.

Con esas cifras, podemos pensar que se trata de una ganga y teniendo en cuenta los dividendos de muchos de estos bancos, mucha gente puede pensar que hay valor con la compra de estos valores. En este sentido, no pocos de las acciones bancarias están incluidas en carteras de “value investing”. Razón para ello no falta.

Ahora bien, el peligro viene, evidentemente, de una nueva crisis y recesión, ya sea comenzando en Wall Street o en Europa.

Lo vuelvo a repetir.

A pesar de los números y la apariencia de buenos fundamentales no me gusta nada el comportamiento bursátil en medio de un mercado general europeo y mundial no demasiado malo, con los principales índices cerca de máximos.

Si algo me dice este comportamiento, es que los “insiders” del sector ven debilidad.

Evidentemente no es una debilidad en los “números actuales”, sino probablemente en los “números futuros”, cosa más complicada de discernir, obviamente.

La banca puede rebotar, por supuesto, siempre y cuando el Dow Jones suba a los 30.000 puntos y el DAX a los 15.000, pero lo que verdaderamente me gustaría ver es cómo se comporta el sector cuando se produzca la siguiente crisis de confianza, sobre todo si es acompañada de una recesión.

En ese caso me gustaría ver el “valor” que nos ofrecen esas acciones en ese momento.

Saludos y buen trading.

Deja un comentario