¿Qué pasó al final con los clientes del broker Alpari UK?

Hace algo más de tres años, uno de los principales brokers del panorama internacional de Forex declaró quiebra por el famoso Jueves Negro de Forex con el colapso de los pares del franco suizo.

El año anterior había abierto una cuenta con ese mismo broker y poco antes de la quiebra del mismo retiré el dinero para darle otro uso.

Sin embargo, a pesar de ello, supongo que quedé como cliente de Alpari en sus bases de datos, porque más tarde, después del colapso del broker me empezaron a llegar emails con información sobre la situación de la liquidación de la deuda con los acreedores, es decir, los clientes.

Nunca presté mucha atención al proceso por falta de interés personal, obviamente, pero siempre me siguió llegando algún que otro email sobre la situación.

El otro día me llegó un nuevo email en el cual se decía que era supuestamente la “Comunicación final”.

En este caso se trataba de la entrega del reporte final de los administradores especiales, que fue llevado a cabo por KPMG.

Curiosamente la marca global, con base en Rusia, no fue demasiado afectada por el asunto, ya que la misma siguió en pie sin problema alguno.

Con eso te das cuenta de que muchos de estos brokers “mundiales” no son sino una especie de franquicias que usan la marca en diferentes regiones. En este caso Alpari UK solo usaba la marca “Alpari”, así como su know-how y facilidades de trading, pero el capital de la misma era diferente.

¿Recuperaron los clientes de Alpari el dinero después de la quiebra de ese broker?

En fin, vamos a ver qué es lo que finalmente pasó con los clientes, o sea nosotros, los traders, y si pudimos recuperar dinero en esta ocasión.

Ya hace cosa de un año estaba listo el resultado de los reembolsos a la gran mayoría de los clientes, y la cosa no salió tan mal parada como podríamos pensar.

Veamos, el monto total de las deudas con clientes era de 95,8 millones de dólares, de los cuáles se recuperaron 78,2 millones, más o menos el 82% de los fondos originales.

El resto, esos 17 millones de $ se quedaron por el camino con las tasas de KPMG de 10,8 millones y otras tasas legales de 2,3 millones.

Como vemos, las tasas que cobran los administradores no son moco de pavo, cosa que debería enseñarnos que el sector legal-financiero es un muy buen pagador en la city londinense, cosa bien sabida por todos, evidentemente.

Quitando esas cifras, la cosa al final no estuvo tan mal, pues recuperar del orden de un 80% de los fondos que tenías en el broker es algo que muchos firmaríamos en caso de que nuestros brokers quebraran totalmente.

En este caso fue el FSCS el que repartió sus compensaciones – hasta 50.000 GBP – de manera más rápida y eficiente, quedando el resto de manos de las compensaciones sacadas de la “piscina” de fondos que se pudieron rescatar en los libros, que fue lo que gestionó finalmente KPMG.

En este caso tenemos que tener en cuenta que había más de 12.000 cuentas con derecho a cobro y que la mayoría de las que eran cuentas “medias”, tipo 1.000 o unos pocos miles de dólares pudieron recuperar todo o casi todo su dinero.

Curiosamente, más problemas tuvieron aquellos grandes clientes con cifras mayores de 50.000 libras, que por supuesto no eran cubiertas por la FSCS; además, según el juez, las cuentas de menos de 51,50 USD no tenían derecho a compensación de los fondos sacados de la empresa y que en ese caso deberían acudir al FSCS.

La mayoría de clientes que quedaron, los cuales fueron traspasados al broker ETX Capital, acabaron por recibir, pues, una cantidad significativa de los fondos que tenían en momentos previos a la quiebra.

Cierto es que muchos de esos clientes no han podido disponer de esos fondos durante estos años y que esto les ha causado un perjuicio, y que también muchos no han recuperado todo el montanto, pero la cantidad de vuelta es un respaldo a la regulación de jurisdicciones como la inglesa, ya que los traders del resto del mundo podemos ver cómo los brokers de dicho país son, no solo bastante seguros, sino que tienen un paraguas protector bastante grande.

Por lo tanto, con este caso ya podemos decir, que mientras las cosas sigan así, abrir cuentas con brokers británicos es una de las prácticas más seguras que podríamos hacer a la hora de elegir un broker para operar; brokers que estén regulados por supuesto.

Por cierto, hace tiempo que no oigo de quiebras de brokers significativas.

Tanta calma creo que está presagiando que tarde o temprano volveremos a ver alguna nueva ola.

Solo hace falta que empiecen a haber problemas en el mercado o algún evento especial y veremos a algún que otro broker de renombre con problemas.

Por otro lado, recordando el caso Interdin, me pregunto cómo irá la cosa para los clientes españoles afectados. Eso lo dejaré para otra ocasión.

Saludos y buen trading.

Deja un comentario