Randy Mckay. Un Market Wizard de futuros

Uno de los mejores traders de futuros

 

Voy a hablar sobre otra de las entrevistas del libro The New Market Wizards de Schwager: la de Randy Mckay, un trader de futuros que comenzó su carrera en el Pit de Chicago operando los primeros futuros de divisas allá por los años 70.

Esta es una entrevista muy interesante y se pueden sacar muy buenas lecciones de la misma.

Lo primero que viene en mente es el hecho de que Mckay fue un trader de pista durante sus primeros diez años y luego se pasó a operar en su casa a través del teléfono e internet.

Hay que tener en cuenta que este hombre empezó a operar en la pista de Chicago en los 70.

No había mucho internet por aquella época. La mayoría de las órdenes se pasaban por teléfono.

Trading desde casa

Mckay cuenta como el año más difícil que tuvo en la operación fue el primero desde su casa. Encontró serias dificultades para acoplar su estilo a operar desde casa.

Desde luego operar en la pista tenía muchas ventajas, pero nunca puede compararse con la tranquilidad de estar en la propia casa con la familia.

Otro cambio que notó Mckay fue el hecho de que la manera que se comportaban los mercados era muy diferente en los años 70 y más tarde en los 90 o 2000.

Al parecer dice que en los 70 era mucho más fácil operar en tendencia. Insinuando como que antes de la era de los ordenadores los mercados hacían una tendencia más limpia por decirlo así. Y que ahora, en esta época no bastaba con estar en la tendencia adecuada sino que había que elegir bien el momento de entrar.

Este es un tema que encuentro muy interesante y me gustaría estudiar, pero para ello tendría que conseguir los datos de los mercados de futuros de la época y compararlos con los de ahora.

Ciertamente en los años 70 había grandes tendencias en muchos mercados, pero ahora también las hay; así como también mercados “muertos”. Pero si este hombre lo dice, creo que algo de razón tiene, pues lo vivió en sus carnes, y no hay nada mejor que la experiencia.

Randy Mckay frases

Una de las mejores partes de su entrevista fue cuando dijo:

Nunca intento comprar un suelo o vender un techo. Porque incluso aunque lo consigues, el mercado se puede estancar en esos precios por años, y tu capital estará sin utilizar. No quieras entrar en una posición antes de que el movimiento ha empezado. Tienes que esperar hasta que el movimiento está bien en marcha para entrar en el mercado.

Esto es esencial. Y es otra manera de decir lo que ya decía Jesse Livermore y muchos otros traders: no operar cuando el mercado está “muerto”.

Hay muchos activos.

Hay que entrar en los activos que están más calientes, en los cuales la tendencia alcista o bajista está bien definida y si puede ser con fuerza.

No hay mejor activo que uno que esté marcando máximos históricos.

Como ejemplo Mckay se acuerda de un activo en el que no logró entrar en aquel increíble mercado del 79/80: el oro. Es ahí, con el oro cotizando semana tras semana donde queremos operar. Al alza por supuesto.

Para esto da otro ejemplo clarísimo sobre cuando una vez hizo caso de un amigo y abrió una cuenta de acciones para invertir según las recomendaciones del mismo. Las recomendaciones de su amigo resultaron ser acciones “baratas”, que estaban cotizando en un gran descuento.

Pues bien, luego de un año, y tras una subida espectacular del SP500, esas acciones estaban mostrando un resultado neutro. Mckay decidió cerrar la cuenta y hacer lo que le había dicho la intuición: comprar las acciones que mejor se estaban comportando; aquellas que estaban en máximos.

Pues bien, luego de un tiempo, estas acciones le mostraron una buena ganancia. No obstante decidió cerrar la cuenta de acciones y operar el futuro del SP500 en su lugar, pues los habían recién introducido. Y no le fue nada mal porque dice que disfrutó del mercado alcista que llevó al SP de 120 a 300.

Otro ejemplo remarcable de su entrevista fue cuando habló del que fue su primer gran trade. Fue en la Libra.

Mckay estaba convencido de que la Libra rompería por encima de 1.72 porque veía gran fuerza en el mercado alcista y además el Gobierno inglés no paraba de decir que no permitiría que la Libra subiera más, lo cual le hizo estar más alcista. Pues bien, compró una gran posición y finalmente la Libra rompió hasta 1.9 en pocos meses. Hizo más de un millón de dólares.

Con el anterior ejemplo debería estar claro que este trader tampoco se dedicaba a operar intradía intentando coger 20 pipos todos los días, sino que buscaba operar en tendencia y movimientos importantes.

Basándose en una mezcla de análisis técnico y análisis fundamental. Por eso, si los traders novatos leen esto o el libro, por favor, háganse un favor y no operen intradía; o al menos no al principio y en caso de hacerlo, que sea de manera muy conservadora, con microlotes si puede ser.

Otro punto interesante de la entrevista fue cuando dijo:

Cuando recibo un gran castigo en el mercado, salgo sin miramientos. No importa en absoluto a donde vaya el mercado. Simplemente salgo, porque creo que una vez has sido castigado, tus decisiones van a ser mucho menos objetivas que si estuvieras operando de manera positiva.

Otra lección de psicología de trading en pocas palabras.

No pocas veces me ocurrió lo mismo.

Tener una mala racha o algunas pérdidas grandes, o fallos y luego tomar las decisiones inadecuadas es lo más fácil del mundo.

Hay que tener disciplina.

Otra parte interesante de la entrevista es cuando dice que antes solía operar en breakouts importantes, pero con los años y al ir cambiando el mercado tuvo que afinar más su operativa, pues el número de breakouts falsos era cada vez mayor. De tal manera que ahora tiene que medir muy bien cuando entrar en el mercado. Deberá ser cuando el movimiento está bien definido.

También habló como no del money management, dando ejemplos extremos del mismo.

Dijo que si tenía una racha negativa disminuía el tamaño de su apuesta de manera considerable. Si apostaba un 5% y perdía, bajaba a un 4, si volvía a perder bajaba a un dos, y así hasta 0. Es evidentemente un ejemplo exagerado, pero es para que se entienda bien que cuando se pierde lo más sensato es disminuir el tamaño de la operación, pues un 5% sobre el capital inicial puede ser un 10 si ese capital ha caído un 50%. Y esa no es buena idea. Lo mejor, ser conservador y operar de manera moderada; sobre todo al principio. Y el principio pueden ser, y es casi seguro que sean, muchos años.