Ratios de liquidez para invertir

Los ratios de liquidez hacen referencia al a capacidad que posee la empresa de hacer frente a los pagos de sus deudas a corto plazo.

Esto es más fácil de entender si vemos que no solo las empresas sino las familias también tienen sus ratios de liquidez particulares pues también tienen derechos de cobro a corto plazo (normalmente sueldos) y obligaciones de pago (alquiler, hipoteca, etcétera).

Por eso no es de extrañar que muchos inversores usen los mismos para apoyarse en sus decisiones de inversión a largo plazo.

Estos ratios se calculan de una manera bastante lógica que resulta de dividir el activo (nuestros “derechos de cobro”) entre el pasivo (nuestras “obligaciones de pago”).

Esto tendría que resultar un número positivo que nos vendría a decir que tenemos más dinero entrando en el corto plazo del que va a salir, de la misma manera que una familia o individuo tendría que esperar cobrar más dinero del que va a gastar, o al menos el mismo, porque de otra manera tendríamos un problema.

Bien, los ratios de liquidez serían los siguientes: razón corriente, prueba ácida, prueba defensiva, radio de capital trabajo, ratio de liquidez de las cuentas por cobrar.

Ratio de razón corriente

Esta razón corriente viene a ser el más simple y básico de los ratios de liquidez, que resulta de dividir el activo corriente entre el pasivo corriente, es decir, nuestros derechos de cobro a corto plazo de nuestras obligaciones de pago a corto plazo.

Estos derechos de cobro incluirían cuentas bancarias, efectivo y todo tipo de valores fácilmente liquidables, como podrían ser un paquete de acciones o inventarios.

Razon corriente = activo corriente/ pasivo corriente

Aquí ya puedes ver un poco el problema que tienen estos ratios, sobre todo cuando entramos en un periodo de problemas financieros, y es que estos “inventarios” pueden tener un precio en los libros pero en el mercado real pueden tener otro muy distinto, lo que hace que a veces este tipo de ratios sea de utilidad muy limitada, como es obvio.

Aquí la cosa está clara, cuanto más alto es el ratio, por encima de 1, mejor posición de liquidez tendrá la empresa y supuestamente esta debería ser más solvente a corto plazo. Pero ojo, porque un ratio de liquidez excesivo nos podría decir también que la empresa está utilizando mal sus recursos dejándolos en “producciones ineficientes”, cuando podrían estar dedicadas.

La prueba ácida

Este ratio es más exigente que el anterior porque elimina las cuentas menos liquidables del activo, lo que hace que nuestro ratio ya se aproxime más a 1 o incluso podría bajar de este en algunos casos.

El resultado del mismo es igual que el anterior pero restando el inventario al activo corriente.

Ratio de acidez = Activo corriente – inventarios / pasivo corriente

Igual que en el caso anterior cuanto mayor sea se supone que es mejor.

Idealmente debería estar bastante por encima de 1.

El tema de los inventarios pues se entiende un poco por lo que dije antes, ya que los mismos pueden variar en precio bastante, por ejemplo imaginemos un inventario basado en aluminio para construcción en medio de un colapso del mercado inmobiliario. Está claro que ese inventario bajaría de precio de manera dramática.

Como siempre, una mejor manera de ver este ratio podría ser viendo si el mismo se va reduciendo con el tiempo lo que nos podría dar señales de que la compañía está endeudándose demasiado a corto plazo hasta un punto quizás peligroso.

Por el contrario, el ratio crece es que probablemente estaremos ante un crecimiento de las ventas y con un inventario con rotación alta. Aquí el efectivo está entrando en caja a raudales.

Ratio de prueba defensiva

Este ratio está basado en la comparación de los activos más liquidables del balance, como son el efectivo y las cuentas bancarias con respecto al pasivo corriente.

Este es un ratio que podríamos casi denominar de efectivo. Es decir, si la empresa tiene dinero constante sonante para pagar sus gastos fácilmente o no, o si por el contrario tiene que esperar a “vender”.

Ratio de prueba defensiva = Caja Bancos / pasivo corriente

Ratio de periodo medio de cobranza

Con este ratio pretendemos ver si la empresa cobra sus deudas a corto plazo en un tiempo razonable, porque de nada vale que tengamos valores en un balance a corto cuando el periodo medio de cobro se acerca casi al del largo plazo.

Ratio periodo medio de cobranza = Cuentas por cobrar * 360 días / ventas anuales a crédito = días

Con este ratio vemos si cobramos a nuestros proveedores rápido o no, por ejemplo en 30 días de media, 50 o 180.

No es lo mismo una empresa que cobre a 40 días de media que otra del mismo sector que cobre a 150. La primera obviamente tiene mucha más liquidez.

Rotación de las cuentas por cobrar

Este vendría a ser una variación del ratio de promedio de cobranza resultando en un ratio que nos indica el número de veces que las ventas a corto plazo se realizan en cada año.

Ratio de rotación de las cuentas por cobrar = Ventas anuales a crédito / cuentas por cobrar = veces

¿Funcionan los ratios de liquidez para invertir?

Sinceramente, solo aplicando estos ratios no vas a descubrir ningún Santo Grial a la hora de batir al mercado o invertir eficientemente de manera espectacular.

Está claro que se trata de un ratio bastante específico y limitado, pero no por ello inútil, porque del mismo podríamos obtener algunos datos interesantes, sobre todo al comparar empresas del mismo sector, y añadiendo otras variables.

Uno de los ratios de liquidez más estudiados suele ser el de acidez, que viene incluido en casi todos los paquetes de análisis fundamental que podamos encontrar por ahí.

Vamos a ver un ejemplo de estos ratios de liquidez en algunas empresas del sector petrolero.

Ejemplo de los ratios de liquidez para invertir

En este caso tomaré solo el ratio de acidez sobre algunas de las empresas más importantes del mundo del sector petrolero.

Las empresas serán las siguientes: Exxon, Royal Dutch, Total, Repsol y Petrobras.

Ratio de acidez200920102011Variación2012 a junio 2014 bolsa
Exxon0.740.640.66-10.8%+20%
Royal Dutch0.810.830.88+8.6%+10%
Total1.011.010.96-5%+40%
Repsol0.800.970.70-12.5%-10%
Petrobras0.911.461.28+40%-40%

En la tabla he incluido una supuesta inversión que hubieramos hecho al comenzar el 2012 en cualquiera de esas acciones y que hubieramos mantenido por dos años y medio hasta junio del 2014.

ratio de acidez bolsa invertir
Acciones:
Petrobras: naranja, Royal Dutch: barras, Repsol; violeta, Exxon: rojo, Total: verde

En  el gráfico también podremos ver como irían esas inversiones de haberse mantenido hasta el día de hoy.

En este caso no he incluido los dividendos que de todos modos no deberían ser muy diferentes entre empresas de esas características y sector y menos para un periodo de dos años y medio de inversión. las diferencias podrían ser ya más importantes en un periodo de 5 a 10 años, pero habría que mirar el tema.

Lo que vemos es bastante curioso.

Si tuvieramos en cuenta los datos que van del 2009 al 2011 la empresa con peor liquidez es Exxon, mientras que la empresa con mejor liquidez es Petrobras.

En cuanto a la variación en esos tres años, es Petrobras la que más incremente su ratio de prueba ácida, mientras que Exxon y Repsol son las que más empeoran.

¿Qué haría un inversor que se basara la acidez a principios del 2012 si tuviera que invertir en una de estas empresas?

Pues posiblemente concluiría que la mejor empresa en términos de liquidez y solvencia a corto plazo es Petrobras, tanto por prueba ácida como mejora de la misma en esos años.

La peor empresa sería Exxon, con un “deterioro” de su liquidez y un dato de la misma bastante bajo.

¿Qué ocurrió si este inversor compró y mantuvo un par de años largos?

Imaginemos que estamos a mediados del 2014 y que este inversor tendría un paquete de acciones de Petrobras.

Seguramente se estaría tirando de los pelos porque estaría perdiendo el 40% de su capital y otras empresas peor paradas en su análisis del 2012, como Exxon o Total, estarían ganando bastante, el 20 y el 40%, respectivamente.

La diferencia entre ganar un 40% y perder la misma cantidad es muy notable.

Si inviertes 10.000 y al cabo de dos años tienes 6.000, no es lo mismo que si tienes 14.000 euros o dólares.

Como puedes ver, y este fue un ejemplo escogido de manera “random”, este tema de los ratios de liquidez puede resultar muy engañoso porque al final no se cumple la teoría.

Este tema de la teoría y la práctica forma parte de la bolsa como algo inseparable.

Está claro que lo que dice la teoría no se cumple en una cantidad muy significativa de veces en la Bolsa.

Entonces, ¿para qué estudiar estos ratios de liquidez?

Lo que puedo decir es que nunca está de más saber sobre estos ratios y que incluso una buena aplicación de los mismos junto con otras variables podría darnos algún resultado interesante, al menos al medio plazo, pero como podemos ver no podemos confiar ciegamente en leer un “manual de análisis fundamental” y creer que con el mismo vamos a poder batir al mercado porque de entrada los postulados técnicos del análisis fundamental no se cumplen en muchos casos, como el que acabamos de ver.

Saludos y buen trading

Deja un comentario