Richard Russell y el próximo colapso financiero global

Richard Russell es el editor de “dowtheoryletters”, probablemente uno de los servicios de newsletters más antiguos de internet, siendo la newsletter más antigua que hay el sector. Evidentemente, no estamos hablando de un crío, sino de un hombre de 90 años.

En una de sus últimas intervenciones, este economista ha advertido que estamos cerca de un evento que marcará el inicio de un mercado bajista que destruirá el actual sistema económico.

¿A qué tipo de evento se referirá este hombre?

En eso estoy de acuerdo con él. No creo que falte mucho ya para el inicio de un colapso de proporciones épicas; un colapso que afectará de manera dramática a todas las esferas de la sociedad, no solo la económica.

En lo que difiero de la interpretación de Russell es en el hecho de que este, al igual que muchos gold bugs, cree que el sistema que saldrá de este será más sano, sin FED ni bancos centrales y con un sistema económico más cercano a los parámetros clásicos, es decir, con alguna especie de estándar del oro o metálico.

Mucho me temo que el resultado no será ese sino, muy al contrario, un mundo con mucha menos libertad individual y con la realización, muy posiblemente, de un gobierno mundial pleno, con su religión y sus jerarquías.

La lógica me podría hacer pensar de manera parecida a este especialista en la Teoría de Dow, de manera que lo lógico es que a un sistema con mucha deuda y un Estado cada vez mayor, le habría de suceder un sistema en el que haya habido una “limpia”, con un Estado más reducido y, por tanto, menos regulaciones, etcétera.

Pero, la lógica también nos puede llevar por otros caminos, con lo que resulta con que dicha palabra no deja de tener una subjetividad dependiente del sujeto y las premisas culturales.

También puede suceder que al caer el sistema actual no vayamos a uno con menos Estado y burocracia, sino a uno con mayor peso de lo “público”. Un Estado, de alguna manera, que tiende a lo homogéneo.

Por ejemplo, la Gran Depresión supuso una gran crisis en los Estados Unidos, pero a pesar de que de la misma se salió con menos deuda, lo hizo con un Estado más totalitario, cuestión de la que se encargó perfectamente el New Deal del globalista Roosevelt.

La tendencia, al igual que con la Revolución Francesa, la Primera Guerra Mundial o la Revolución rusa, es hacia un mundo más homogéneo, más global, más unificado, un mundo sin monarquías y donde las masas crean que ostentan el poder “democrático”.

El objetivo final de este camino es, sin duda, una especie de gobierno mundial único, en donde haya apariencia de “democracia”, pero, evidentemente, no será democrático desde un punto de vista clásico, sino desde un punto de vista neo-marxista o soviético.

No sé por qué pero creo que en ese mundo, no hay demasiado espacio para un sistema basado en los viejos estándares, al menos no desde un punto de vista liberal clásico. Puede que en apariencia lo haya, pero en realidad será otra cosa. Ya deberíamos saber que “las apariencias engañan”, como se suele decir.

Por eso, creo que puede darse el caso de que unos precios de los metales muy altos, no tienen por qué significar prosperidad para los poseedores de esos metales; no si al final los mismos acaban en la cárcel o con sus posesiones confiscadas o “intervenidas” de alguna manera, destino que creo que afrontarán la mayoría de ciudadanos normales de las naciones de Occidente.

Otra cosa puede ser para las corporaciones, las cuales no son “ciudadanos normales”, sino que pueden mover sus capitales por los cuatro rincones del globo de manera muy fácil. En cierto modo, las mismas pueden no salir demasiado mal paradas de un sistema así.

Al contrario que Richard Russell, no creo que el resultado de ese gran mercado bajista que viene sea un sistema basado en “dinero real” con la plata y el oro como estandartes del mismo.

Puede ser que ocurra como nos ha explicado Antal Fekete en ocasiones, que al final lo que ocurra es que el oro se “esconderá”, de modo parecido a lo que ocurrió en la fase terminal del Imperio Romano.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero