Sentimiento negativo extremo en las mineras de oro y en los metales

Hace unos días, Bill Bonner publicó un artículo titulado “Gold Miners, RIP” el cual no creo que necesite traducción.

El mismo empezó con estas palabras: “Esto es lo peor que he visto en 30 años” en referencia a una escena que se dio en una reunión del sector en Vancouver los días recientes.

Me puedo hacer una idea del panorama en una reunión de ese tipo, donde el presente medio es un gold bug acérrimo que como mínimo cuya inversión más importante está compuesta de acciones de este tipo o de oro mismo.

Tal y como está el tema, no me extrañaría que muchos estuvieran tirando la toalla ya y liquidando en medio de la desesperación. Eso es lo que está ocurriendo en cierto modo en medio de este terrible mercado bajista de acciones mineras los últimos cinco años, el cual ha acompañado al del metal casi desde el principio.

Mercados metales en 2015

Es más, el clima anti-oro es tan grande, que buena parte de la comunidad inversora está ya apostando por la caída aún mayor del metal, dándose el curioso caso de que por primera vez en la historia los hedge funds están cortos de forma neta en oro.

¿Pero qué pasaría con el oro y estas apuestas de los hedge funds si hubiera un evento black swan de proporciones mayores?

Están jugando con fuego, aunque bien es cierto que si el black swan que llegase fuese tan grande como para mandar el oro al instante hasta los 10.000 USD la onza, entonces probablemente, significaría que todo el sistema monetario mundial estaría quebrado.

Esta última fase del gran colapso del oro y las acciones mineras tuvo su punto caliente hace unos días, después de que, al parecer, China hiciese una venta un tanto extraña, por 5 toneladas de golpe, lo que provocó un pequeño flash crash en los mercados de metales, entre los cuales el oro cayó más de 30 dólares en cuestión de segundos. En este sentido, no puedo sino recordar lo peligroso que es este mercado para jugar de manera apalancada o hacer trading de algún tipo. Este tipo de eventos son bastante numerosos en el mismo.

En cuanto al mercado bajista prospectivo del metal, estoy de acuerdo con los que dicen que el mismo va a continuar en la bárbara reliquia. Mientras todo siga así, mientras la pantomima se mantenga en pie, es probable que el oro caiga aún más.

No obstante, he de decir, que cuanto más cae el oro y las acciones mineras, más atractivo se convierten ambos vehículos para la inversión a largo plazo.

Negocia CFDs de acciones con el líder mundial del sector

El 80.6% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

Dentro del mundo del “vil metal”, las peor paradas son las acciones mineras, las cuales siempre suelen ir un poco adelantadas al ciclo del metal en sí, como pudimos ver, por ejemplo, en el techo que las mineras junior (GDXJ) alcanzaron en 2010, unos meses antes de que lo hiciera el metal.

Las acciones mineras principales, representadas por el GDX, y su hermano menor el GDXJ, han caído un 80 y 90% desde máximos hace ya casi cinco años.

 

El mercado bajista no parece tener fin
El mercado bajista no parece tener fin

 

Si hay un mercado castigado, odiado y vilipendiado en los últimos años es el de estas acciones mineras.

¿Quién se atreve a comprarlas? ¿O a mantenerlas si las compró hace un año, por ejemplo?

Las mismas parece que siguen el camino de Grecia: el camino hacia el cero absoluto.

Si hay algún gráfico que nos permite ver la debacle del oro en todo su esplendor es el que resulta de comparar el HUI Index de los gold bugs con el SP500 en los últimos 12 años. La divergencia es exagerada.
Si hay algún gráfico que nos permite ver la debacle del oro en todo su esplendor es el que resulta de comparar el HUI Index de los gold bugs con el SP500 en los últimos 12 años. La divergencia es exagerada.

 

En el gráfico del índice de los gold bugs HUI podemos ver cómo el mercado bajista está casi tocando mínimos de 2003

Como bien nos recuerda el artículo de Bonner, el sentimiento bajista en el metal es extremo, y una de las mejores maneras de verlo es con los artículos en los grandes medios económicos internacionales.

Por ejemplo, el Washington Post publicó un artículo titulado: “El oro está condenado” (Gold is doomed).

Bien, nadie da un duro por el oro y las acciones mineras.

Con un sentimiento tan negativo y unas perspectivas tan negras, ¿Quién se atreve a invertir en esto, teniendo acciones tan buenas en el Nasdaq 100 o el IBEX 35?

No sé, hay algo que me dice que las cosas no van tan bien como nos quieren hacer ver Rajoy, Montoro u Obama.

Hay algo que no acaba de cuadrar. No cuando el mundo está nadando en un mar de deuda mucho más profundo que en 2008.

Algo me dice que el día en que el oro resucite va a ser un despertar muy feo, un despertar de un “sueño” en el que de pronto nos vamos a ver en medio de una pesadilla muy real.

El día que venga el pánico ya será demasiado tarde para tener oro, pero aún teniéndolo, el mundo será un lugar muy peligroso.

No es oro todo lo que reluce

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero