¿Será bueno para la Bolsa española el “Frente podemita” de Sánchez?

Hace unos días Mariano Rajoy intentó defender su posición contra la moción de censura argumentando que si la misma prosperaba habría un impacto negativo sobre la economía española.

La verdad, leyendo las declaraciones y lo que se dijo en la prensa el foco estaba centrado en lo que pasaría a la Bolsa española en las semanas durante dicha moción y posteriores, como si las mismas fueran a presenciar una crisis en la anterior que debería persuadir a la gente de que este cambio de gobierno es buena idea.

Evidentemente, este tema de la bolsa es el que menos interesa al español medio y no digamos ya a los partidos políticos que se enfrascaron en la celada para deponer al defenestrado Rajoy.

Como siempre, incluso en este caso vemos que el tema se enfoca desde un punto de vista a corto plazo, el más equivocado, sin duda.

Si queremos medir las consecuencias de un gobierno de Sánchez y del Frente Podemita deberíamos ir más bien al medio y largo plazo, que es donde verdaderamente se plasman los resultados de sus políticas de quema a toda prisa de capital.

El gobierno de Rajoy, de 5 años y medio ha sido realmente descafeinado desde un punto de vista de la aplicación de políticas verdaderamente de “derechas”, sobre todo por la ausencia de verdaderas reformas y recortes, los cuales fueron más bien tímidos; aunque para la izquierda del país siempre son lo peor del mundo.

bolsa español gobierno pp rajoy
Rajoy no hizo nada en su mandato; parece ser que el IBEX 35 tampoco. Tal para cual

Esto se puede ver claramente en el desempeño de la Bolsa nacional, que en este periodo solo pudo subir un 25%, en comparación con el 75% del DAX o del 85% del Dow Jones.

Evidentemente, a veces parece que no, pero a veces la Bolsa nos enseña que cuando un país es competitivamente inferior a otro el comportamiento de su mercado bursátil ha de ser bastante peor, como es el caso español.

Rajoy, el presidente avestruz

Lo normal es que un gobierno del PP intentara hacer el país más competitivo dando más “libertad” y menos costes a sus empresas, pero en este caso el ritmo de estimulación empresarial fue prácticamente nulo.

Lo más que hizo este gobierno de Rajoy fue el mantener el Status Quo, siendo más bien un gobierno cuyo “mérito” consistió en no hacer absolutamente nada, lo cual viendo las circunstancias tampoco es tan malo, ya que si comparamos con lo que siempre ocurre cuando socialistas, o no digamos ya “podemitas”, toman el poder, es hasta un bálsamo de “liberalismo”.

desempleo rajoy

Está claro qué economía ha salido ganando estos últimos años. El panorama del desempleo lo dice bien claro. Cortesía de tradingeconomics

El raquítico comportamiento de la Bolsa española en estos últimos 5 años de “recuperación”  fue paralelo a la pobre mejora del peliagudo mercado laboral español, el cual solo ha podido descender hasta el 16%, eso sí, desde los infiernos de casi el 30%, ahí es nada. Con las medidas, o más bien la ausencia de medidas de este gobierno, difícil es que el paro pudiera descender de manera sustancial, siempre y cuando el “estándar euro” esté planeando en el ambiente.

Según muchos populistas de izquiera o deracha el “estándar euro” es el responsable de todos estos desbarajustes en la economía española y del buen hacer de la alemana.

Como siempre estamos ante puntos de vista sesgados y simplistas que siempre buscan los populistas.

El tema es que España pretende competir en la Unión Europea con un entramado jurídico y regulatorio más complejo que el alemán en casi todos los campos, con leyes y decretos hasta para aburrir, no ya en el mercado laboral, sino en cualquier otro; y no es que Alemania sea un paraíso del libre comercio precisamente, pero comparado con España, queda como una economía liberal.

Dicho esto, y a pesar de todo, seguramente con una peseta el paro en España sería bastante más bajo, aunque la economía española estaría más argentinizada.

Yo, a pesar de lo dicho anteriormente, me quedaría con esta última opción, más que con la “comodidad” de haber vivido bajo las subvenciones de la locomotora alemana.

El haber convertido a España en la Andalucía de Europa, no es algo para presumir de orgullo, por muy confortable que el teme resulte para los sectores rentistas del país.

En fin, vamos al tema.

¿Le va a ir bien al IBEX 35 con Podemos y Sánchez en el poder?

Con la formación de un gobierno compuesto por 22 partidos, entre los cuales tenemos comunistas enmascarados en buenismo (podemos) y nacionalistas varios que solo desean perjudicar a España, es difícil ver una situación buena para el IBEX 35 a largo plazo, siempre y cuando dicha coalición pueda gobernar, claro. Porque el hecho es que con una cantidad tan grande de opiniones dispares, es imposible que Sánchez tenga un gobierno estable, y lo que veamos bien podría ser una “parálisis política”, por imposibilidad de ponerse de acuerdo; algo parecido a lo de Bélgica hace no tanto.

Si por el contrario, logran ponerse de acuerdo en los asuntos esenciales, vamos a presenciar un gobierno bastante escorado la izquierda por algún tiempo, que no va a dudar en empezar a implantar nuevas regulaciones, decretos y todo tipo de farándulas políticas sobre “derechos sociales” y demás, que lógicamente habrán de hacer repuntar el gasto público.

Curiosamente, en el corto plazo, algo así podría incluso ser hasta “bueno” para la economía y bolsa española, porque siempre y cuando el norte de Europa continúe avalando al Estado español, si este es capaz de aumentar la demanda del país a base de endeudarse lo máximo posible en el corto plazo, entonces habrán conseguido su “éxito temporal”. Eso sí, cuando las cosas empiecen a apretar luego, España será una de las primeras donde empiecen a saltar todos los resortes de una economía totalmente insolvente, cosas que lo es ya, sin necesidad de muchas medidas podemitas.

Es decir, que a largo plazo las cosas pintan negras para el mercado bursátil español, el cual solo podría salir ganando con una expansión mundial brutal, que permitiría que este gobierno díscolo pudiera gastar a mansalva de tal manera que las masas piensen que la “prosperidad” se deba a ellos.

En casi cualquier otro escenario, con un mercado económico global más sobrio, o incluso “ebrio”, con recesiones de por medio, este gobierno acabará por ser una losa para el pobre sector empresarial español; no tanto el IBEX, curiosamente, que siempre se comportará mejor que los pequeños empresarios en caso de que el frende podemita se afiance en el poder en el futuro. En ese escenario, el aumento de las regulaciones acabaría por dinamitar el débil tejido empresarial español de corto genuinamente privado. Las Blue Chips, al igual que en Caracas, al menos muchas de las mismas, podrían evitar desaparecer del panorama.

¿Qué quieren que les diga?

A cualquier inversor o trader español le ha de dar pavor este gobierno.

No es ni siquiera un gobierno fuerte del PSOE, lo cual sería todavía “aceptable”, sino un gobierno tipo “Frente Popular”, y ya sabemos lo que pasó en aquella ocasión. No digo que vayamos a ver lo mismo, pero el cariz del gobierno de Sánchez es extremadamente anti-empresa, anti-emprendedores y también, cómo no, anti-bursátil.

En fin, que no sé cuánto tiempo pasará hasta que el bono español empiece a dar señales de socorro.

Porque cuando eso ocurra, da igual Podemos o Bildu, porque en ese escenario los acreedores vendrán y entonces los “Tsirpas españoles” tendrán que tragarse sus bravuconadas, ¿o no?

Si buscamos precedentes en gobiernos díscolos y el comportamiento de sus bolsas, nada mejor que Grecia y sus dirigentes de corte podemita, que no pudieron evitar ni que su mercado de acciones colapsase completamente ni ser humillados por la Perestroika europea.

Sinceramente, llevamos años viendo que la bolsa española es de las que peor comportamiento está teniendo de las de los mercados desarrollados en el mundo.

Si esto ha ocurrido en un clima de estabilidad institucional, que es lo único bueno que ha “hecho” Rajoy (repito: por no hacer nada), ¿Qué ocurrirá en un clima de desestabilización política con un gobierno tan extremista que además va a subir el gasto público a toda costa?

Aunque en el fondo, si de verdad queremos ver “reformas” en España, casi que este es un buen gobierno para ello, porque al subir gasto y regulación hará que la futura presión sobre el bono español tendrá que escalar más rápidamente, y con ella la supuesta intervención europea.

Lo cierto, es que en los meses que se avecinan el panorama político español promete mucha “diversión”.

Se acabo el aburrimiento de Rajoy y esos años de estabilidad y recuperación que muchos acabarán por echar de menos en el futuro probablemente.

En mi caso, llevo años sin que me guste el IBEX, de hecho, es un índice que prefiero ir corto, por el contrario al Nasdaq, donde prefiero ir largo.

Ahora, con este gobierno “frentista” el IBEX se pone a la cabeza de mis índices menos favoritos de todo el mundo “desarrollado”.

Saludos

Deja un comentario