¿Son buena idea los bonos de Forex y CFDs?

Bonos Forex

¿Por qué son tan populares los bonos en brokers de Forex, CFDs u opciones binarias?

¿Nos paramos a leer las condiciones alguna vez?

Aunque las leamos. ¿Qué nos hace creer que vamos a superar esas condiciones del bono?

¿Pensamos que los brokers nos lo van a poner fácil para ganar dinero?

Supongo que todo el mundo sabe que los brokers no lo pueden poner fácil para que la gente se lleve dinero “gratis”. Supongo que la gente pensará que la gran mayoría de clientes no podrán conseguir esos bonos pero que ellos sí.

Todo el mundo tiene confianza en sí mismo, sobre todo cuando se trata de apostar; y a fin de cuentas, el trading se trata de apostar duro, de alguna manera.

El hecho es que este tema, como muchas otras cosas en la vida, parece fácil; está diseñado para que así lo parezca con todos esos anuncios llamativos con chicas guapas, dinero y cochazos, pero la realidad es que no lo es.

Es más, podemos estar seguros que la gran mayoría de clientes no consiguen esos bonos con los que tan alegremente se apuntan en los brokers.

A lo largo de los años he visto todo tipo de bonos de trading en este tipo de brokers: que si bono por depósito, bonos por lealtad, bonos por trading frecuente, por inscripción, por esto y por lo otro.

La característica principal de los mismos es que requieren de una serie de “términos y condiciones”, entre los cuales suele venir normalmente un requerimiento de volumen de operación mínimo, el cual solo se podrá conseguir si operamos de manera muy frecuente.

No son bonos hechos para gente que invierta a largo plazo, vamos.

Vamos a ver algunos ejemplos:

Depositar una cantidad y recibir entre un 10 y un 100% de la misma como bono

A primera vista puede parecer estupendo, pero si leemos la letra pequeña de muchos de estos bonos, veremos que la mayoría de estos solo servirán para “trading con margen”, es decir, que no pueden ser retirados, sino solo los beneficios conseguidos con ellos, para lo cual habrá que operar durante un periodo de tiempo y con un volumen determinado.

Lo malo de la mayoría de estos depósitos es que los mismos solo tendrán validez un tiempo determinado, con lo que solo valdrán a aquellos que operen mucho.

Para alguien que opera “poco”, no tienen ninguna utilidad, casi más o menos como el resto de los bonos.

Abrir una cuenta y recibir un pequeño bono de unos euros o dólares

Para poder retirarlo tendremos que operar un determinado número de operaciones en X días.

No hace falta decir que si te pones a calcular el coste total de las comisiones y el spread de todas esas operaciones, resultará superior al bono, así que si tienes la suerte de obtenerlo al final del periodo, será a costa de haber perdido la mayor parte de la cuenta inicial.

Más tarde, cuando intentes recuperar lo perdido, perderás el resto y el bono, obviamente.

Bonos de rebates o descuentos de operación

Estos son una especie de descuento por la que los brokers nos van depositando tantos dólares o euros por cada lote operado.

En realidad es más bien un descuento del spread y comisión del bróker que un bono en sí.

Bonos de rescate de pérdidas

El trader puede adquirir un bono de rescate de un tanto por ciento, por ejemplo 20% para cuando se vea en la situación de que su cuenta ha bajado a un nivel muy bajo, el bróker le da un 20% de la misma para que el cliente pueda tener margen para seguir operando.

Este tipo de bono en principio no está mal, ya que puede servirnos para “intentar” recuperarnos de una mala racha anterior y si nuestra cuenta ha disminuido tanto que no tenemos mucho margen para seguir operando.

El problema con esto es que la inmensa mayoría de cuentas no han tenido esos “drawdowns” debido a la mala suerte o “racha”, sino al hecho de que usan malas estrategias (pensando que son buenas).

No hace falta decir, que a pesar de ese bono, no se tardará mucho en perder el mismo y el resto de la cuenta para casi todos los casos.

Bono en depósito a retirar por volumen

Nos dan un bono de, por ejemplo, el 25% del depósito, pero no lo podremos retirar hasta haber operado al menos el valor de comisiones o spread por valor de 3, 4 o 5 veces ese bono.

Es decir, si compro un lote de Forex con un spread de 1 pip, se me acreditará un 25% de ese spread, que en una compra-venta sería de 5 USD.

Una vez que esa cantidad alcance el importe del bono, se podrá retirar.

Esto, aunque parezca fácil es inmensamente difícil de conseguir, pues la gran mayoría de traders solo podrán recibir, por ejemplo, 100 euros del bono una vez hayan operado comisiones de 400, con lo que en la mayoría de los casos, tendremos que la cuenta del trader es bastante menor que al inicio al cobrar el bono.

Igualmente, al final acabará perdiendo casi todo.

Hay muchos más bonos, pero esto es un resumen de algunas de las maneras que nos dan para intentar obtener los supuestamente jugosos premios de la felicidad.

Con esto no digo que no se puedan conseguir, pero sí digo que no deberían ser el motivo principal por el que debiésemos abrir una cuenta con un bróker.

Si pensamos hacerlo, que sea porque el bróker se puede adaptar a las características de lo que tenemos pensado hacer en el mismo, ya sea trading a corto, medio o largo plazo.

Si tiene bono, perfecto, aplicamos por el mismo. Ya que está, pues lo cogemos, pero siendo conscientes de que lo más probable es que no lo consigamos.

Mucho menos si decidimos hacer swing trading u operaciones a varios días o semanas, lo que resulta en un trading poco frecuente, y en esas condiciones los términos de la mayoría de los bonos no se cumplirán.

Estos, están hecho para el day trading, evidentemente.

Tan evidente es, que los brokers saben que la mayoría de los que hacen ese tipo de trading, acaban perdiendo más pronto que tarde, por eso les ofrecen esos bonos.

En el trading y la Bolsa no se dan duros a cuatro pesetas.

Nunca olvidemos eso ni nos dejemos llevar por la emoción de conseguir 100 euros extra “fáciles”.