¿Son seguros los fondos de inversión garantizados?

Mejores fondos de inversión garantizados

Uno de los instrumentos de inversión más usados en los últimos años son los fondos de inversión garantizados, tanto de renta fija como de renta “variable”, aunque esto de variable es más un chiste que otra cosa, así como el término “garantizado”.

O sea, garantizado al 100%, lo que es garantizado, etimológicamente “waren” (asegurar), pues no.

Estos fondos, tanto unos como otros, no son otra cosa que inversión gestionada en Renta Fija a medio o largo plazo, donde nos cobrarán una comisión por “garantizarnos” el capital.

El tema es más o menos el siguiente:

Fondos Garantizados de Renta Fija

Estos suelen garantizar un rendimiento mínimo TAE al cabo de un determinado tiempo.

Esto no es difícil de entender que el grueso de esta inversión estará en bonos y letras estatales de duración variable y diversificada.

Supongo que lo de “Garantizado” se pone por el efecto “mágico” que la palabra produce en la gente al oírla.

Es decir, que es un producto que usa un marketing bastante sencillo para atraer a los clientes. ¿Quién no está dispuesto a invertir en algo garantizado?

Para no faltar a la verdad, cierto es que no hay nada más garantizado que los bonos estatales, sobre todo los principales del mundo, como los alemanes a largo plazo, que cotizan casi a cero, o los americanos al dos por ciento.

Fondos renta fija garantizados

Decir que esos fondos son garantizados es referirse a que los bonos sobre los que están invertidos están garantizados. Cosa que es cierta, pues detrás de los mismos están los estados del mundo. Pero lo divertido del asunto es el hecho de que nadie nos garantiza que los estados del mundo no puedan hacer impagos.

¿Quién nos garantiza que el Estado español no vaya a entrar en impago en los próximos años?

¿Creemos que las finanzas españolas son muy diferentes a las griegas?

Algunos dirán: “la UE no dejará que quiebre ninguno de sus estados. Si es necesario, sacarán la impresora y asunto arreglado”

Sí, claro.

La impresora es lo que están haciendo ya, llevando a grueso de los bonos europeos al cero por ciento. Impresora que es diferente a la que resultaría de poner los billetes en los presupuestos estatales sin pasar por el filtro de los bonos. Ese tipo de impresión causaría el colapso de los bonos, y el consiguiente aumento de los tipos de interés.

Supongamos que un gobierno bananero se instala en Europa, al estilo bolivariano. Como resultado de sus políticas, el bono a dos años se va al 60% (como el de Venezuela).

Imagínense alguien que compró un bono a dos años hace un año al 5%.

¿Qué rentabilidad obtiene ese inversor?

¿Garantizada con un cupón del 5% cada año?

No hombre, no. Eso no es rentabilidad. Eso sería una pérdida de al menos el 50%, si es que al final tiene la suerte de que le pagan.

Los fondos Garantizados de Renta Fija no son “seguros” al 100%. Pueden estar atados al activo más seguro de los últimos 50 años, pero seguros, o sea garantizados no son.

Además, tenemos el hecho de que estos fondos no están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), como sí lo están los depósitos, aunque esto en realidad es una tontería, porque si quiebran los fondos de Renta Fija Garantizados, es porque quiebra el Estado. Y si quiebra el Estado, ni FGD, ni nada.

Fondos Garantizados de Renta Variable

Estos no vienen a ser, en el fondo, muy diferentes de los anteriores. De garantizados al 100% nada. El término puede sonar muy bien y venderse de maravilla. Pero en esta vida no hay nada garantizado, y menos aún en una Europa que está moral y financieramente quebrada.

Estos vienen a invertir una parte significativa de su cartera en Renta Fija, ya sea pública o privada de calidad, dejando una pequeña parte para “jugar” con los mercados y comprar Calls, o vender Puts.

Si la Bolsa sube, el fondo habrá ganado una parte de la subida, normalmente menos de lo que sube el nominal de la Bolsa real.

Si la Bolsa baja, el fondo perderá esas apuestas de derivados, pero al menos no “perderá” dinero, al tener el grueso en Renta Fija.

Otra cosa que no debemos olvidar de estos fondos es que los mismos siempre van a tener unas comisiones de gestión considerables, como casi todos los fondos de inversión, resultando que, a veces, vamos a tener una inversión “garantizada” cuya poca rentabilidad sea comida por esas comisiones.

Afortunadamente para este tipo de fondos, y los anteriores, el clima de los últimos 30 años ha sido de caída de los tipos de interés generalizada, salvo el episodio de la crisis de deuda de los PIGS.

Con esa caída de los tipos esos fondos, y la Renta Fija, se han beneficiado, aunque tampoco haya sido para tirar cohetes.

Fondos inversión garantizados

Cosa diferente resultaría si los tipos subieran de manera drástica, como por ejemplo en Grecia u otros países. En esos escenarios, el clima de inversión ya no permite usar la palabra “garantizado” con tanta facilidad. A ver cómo le dices a los griegos que tienen garantizados sus depósitos o bonos estatales.

A lo más que puede llegar la Unión Europea u otro organismo totalitario similar, es a garantizar de manera nominal una inversión.

El gobierno venezolano puede emitir bonos al 30% a un año en bolívares (aunque nadie se los compra, salvo que sean emitidos en dólares), y decir que va a garantizar el pago del cupón de los mismos.

Cierto, el gobierno de Venezuela estaría diciendo la verdad, pero la realidad es que nuestra rentabilidad sería fácilmente del -70%, teniendo en cuenta la inflación real.

En definitiva, no es que estos productos sean malos o buenos de por sí. El problema como siempre es que, al igual que con bankias y cosas así, haya gente que pueda comprarlos pensando que tiene algo garantizado, y en realidad no sea así.

El nombre que deberían tener es otro, algo más parecido a “Fondos de Inversión bastante seguros” ó “Fondos con bajo riesgo”, pero ¿Garantizados?