¿Supuesta recuperación de la economía mundial?

“Es mejor acostarse sin cenar que levantarse con deudas” Benjamin Franklin

Hace unos días John Mauldin escribió otro de sus extensos e interesantes posts, titulado “Deflación – Guerra Mundial D” (World War D – Deflation).

En ese artículo Mauldin defiende su caso por la deflación, mientas que expone el punto de vista de otro economista, Jawad Mian, el cual tiene una prestigiosa Newsletter desde Dubai, la cual es seguida por muchos profesionales del mundo de la inversión.

Mian es un colaborador de Mauldin y su web y tiene una visión bastante independiente de la economía.

 

Jawad Mian y el gran potencial alcista de la economía china

 

Uno de los puntos que más defiende este economista es que la economía china está siendo subestimada por la gran mayoría de analistas, los cuales llevan años y años diciendo que la economía china va a colapsar, mientras que él no ve sino un potencial enorme a largo plazo, y todo lo que los economistas mundiales ven como problemas, él lo ve como oportunidades.

Por ejemplo, el colapso del mercado de acciones chino después del 2007, lo llevó a un mercado bajista mucho peor que el de los Estados Unidos o Alemania, estando todavía hoy un 50% debajo de sus máximos de aquel año.

Según Mian esa corrección extrema que tuvieron ya las acciones chinas, ya descontó la mayor parte de los problemas de la economía china para estos y los próximos años, y por lo tanto, el mercado chino sería uno de los que mejor potencial tienen a largo plazo.

Así mismo, Mian alega que el gran número de bancarrotas y problemas de impagos en China no son una mala señal, sino algo bueno. Una señal de que la economía está limpiando sus partes más enfermas.

En esto último tiene toda la razón. En un ambiente depresivo o de recesión, lo mejor que podríamos ver sería una gran cantidad de quiebras y bancarrotas. A pesar del pánico que eso da a las masas y a los gobiernos que las mismas eligen, esa es la mejor receta para recuperarse de verdad de una fase bajista.

En la historia inicial del capitalismo, las fases bajistas producían unas “limpias” brutales y sacaban a todas las grandes empresas ineficientes del mercado sin piedad. Se dejaba que las empresas quebraran.

Hoy en día, en Occidente, hay quiebras, sí, pero ni de lejos las que tendría que haber para que hubiera una verdadera “liquidación” de la economía con la que sentar un nuevo comienzo más sano, sin deuda y con empresas más eficientes.

Lo de empresas y mercado eficiente se ha convertido en una broma, sobre todo en Europa, donde la gran mayoría de las grandes empresas son “crony capitalists”, las cuales mantienen sus negocios no en base a su competencia real, sino a sus “negocios en palacio”.

El IBEX 35 es un índice de empresas de Estado, el cual cada año que pasa lo es aún más.

Por el contrario, los índices chinos van poco a poco dejando de ser tan “estatalizados”. Con esto no quiero decir que la economía china no esté estatalizada, que lo está, y mucho, sino que la tendencia de la misma es hacia una disminución paulatina del peso del Estado.

Las economías de Occidente, tienen la tendencia contraria, hacia la estatalización.

Por tanto, dentro de no mucho, lo lógico es que hubiera una convergencia entre ambos mundos.

Por eso es por lo que yo también soy alcista a largo plazo en las economías chinas y asiáticas. Porque las mismas ya tuvieron sus grandes dosis de comunismo en el pasado y desde un fondo tan grande, parece que están subiendo poco a poco. Mientras que las de Occidente, que nunca “besaron” el comunismo, van poco a poco burocratizándose aún más.

Eso es lo que yo llamo la “convergencia entre Oriente y Occidente”, la cual no es sino otra señal del camino hacia la uniformización del mundo, es decir, hacia el “reino de la cantidad”.

En ese camino, Europa Occidental es una tendencia a la baja y Europa del Este y Asia una tendencia al alza.

Viéndolo desde un punto de vista numérico, podríamos decir que China va a pasar de los 10.000 USD PIB PPA a los 20.000, y Europa pasará de los 40.000 a los 25.000, resultando que al final los europeos seremos más pobres y los chinos más ricos, pero todos más o menos igualmente miserables; hablando en términos medios por supuesto.

En términos particulares, habrá muchas sorpresas probablemente, las cuales serán en forma de revoluciones en tal o cual país. En los países en los que se den esas revoluciones y triunfen dictaduras a la Pyongyang, tendremos que el PIB PPA será más bien de 1.000 USD, y la miseria total. Esperemos que España no sea tan estúpida para transitar a un modelo así, aunque falta de ganas en muchos sectores de la población no faltan.

 

Mauldin y la visión a largo plazo versus Mian y la visión cíclica o a corto plazo

 

Mian también hace una defensa por lo que él cree que es una especie de reflación inminente que va a sacudir a la gente del miedo a la deflación y que va a sorprender a todo el mundo.

Mian alega que la creación de puestos de trabajo ha funcionado bastante bien en los últimos años, sobre todo en Estados Unidos y algunos países de Europa; incluso habla de la (supuesta) creación de empleo en España como algo bueno.

Según este economista, Japón y Europa se encuentran en una gran posición para una “reactivación” reflacionaria y de crecimiento, con una visión positiva sobre los mercados alcistas de ambos territorios. En particular, dice que la deflación está a punto de terminar en Japón, cosa que ya veremos en los próximos años.

Vamos, que Mian ve las bases para una fase de crecimiento genuino en casi todo el mundo como no se había visto desde hacía mucho tiempo. Siendo, como dije, los mercados de Europa y Asia los líderes en el próximo gran mercado alcista.

John Mauldin respondió a ese artículo diciendo que no está de acuerdo con las conclusiones por el hecho de que la visión de Mian es corto-medio plazo, digamos de uno a dos años, mientras que él ve las cosas desde una perspectiva mucho más “secular” y largo plazo.

No obstante, leyendo el artículo de Mian veo claras referencias a que el mismo ve el inicio de una fase alcista de grandes proporciones. No veo muchas referencias a horizontes temporales a un año, sino más bien las bases a un gran periodo de crecimiento de varios años. Todo lo contrario que piensa Mauldin, para el cual los próximos cinco-diez años aún deberían ser de graves problemas.

Para Mauldin, aún nos encontramos en medio de una gran fase secular bajista, la cual empezó en el 2015, y todo intento de “inflación” quedará enterrado bajo el gigantesco peso de la deuda que hay en el mundo, es decir, que todavía tenemos a la gran deflación por delante.

Como bien nos recuerda Mauldin, los niveles de deuda del mundo no paran de crecer, e incluso a un ritmo más alto que en la fase anterior al 2007. Es decir, la productividad de la deuda está llegando al límite cero. Tenemos mayor crecimiento de deuda de lo que crece el PIB.

Ese dato, junto con el hecho de que el 90% de las economías industriales tienen tipos de interés y mercados de bonos a largo plazo tocando el cero, no son buenos indicadores de una gran inflación próxima.

 

Noten las áreas grises seguidas por las blancas. Cuando una blanca ha durado mucho, suele venir una gris. La blanca actual lleva ya unos cuantos años. ¿Cuándo veremos el siguiente periodo oscuro?
Noten las áreas grises seguidas por las blancas. Cuando una blanca ha durado mucho, suele venir una gris. La blanca actual lleva ya unos cuantos años. ¿Cuándo veremos el siguiente periodo oscuro?

 

Noten las áreas grises seguidas por las blancas. Cuando una blanca ha durado mucho, suele venir una gris. La blanca actual lleva ya unos cuantos años. ¿Cuándo veremos el siguiente periodo oscuro?

Es cierto que la curva de los tipos de interés a corto plazo está mostrando una ligera subida, después de varios años de estancamiento en el tipo 0. Pero eso no tiene que significar que estamos al comienzo de una inflación, reflación o fase de crecimiento.

En la anterior gran fase de la crisis, 2008 para los Estados Unidos y 2011 para Europa, no hubo desapalancamiento de las economías. Nadie redujo deuda. Solamente las economías caseras redujeron algo su nivel de exposición, pero nada más. El resto de actores aumentó el endeudamiento en cantidades desorbitadas, sobre todo los estados.

¿Cómo podemos suponer que una crisis causada por mucha deuda ha sido resuelta cuando lo que ha hecho los últimos años ha sido crear más deuda?

Por supuesto que no ha sido resuelta, y esto se podrá comprobar en la próxima gran crisis y mercado bajista que azote a Occidente.

Dicha crisis tomará la forma de un gran colapso deflacionario y no habrá mucho que los bancos centrales puedan hacer para evitarlo. No pudieron hacerlo cuando sus balances estaban más “limpios”, menos podrán hacerlo en la siguiente ocasión.

Por supuesto que saldrán con medidas totalmente extraordinarias, programas con decenas de siglas, como en los años anteriores, a cada cual más ridículo. Medidas que superarán con creces las de la crisis pasada y que mucha gente simplemente no creerá, por lo imposibles que parecerían hoy en día.

Es más que posible que los próximos meses o incluso años veamos una especie de incremento en la inflación, y subida respectiva de los bonos a corto plazo, con acompañamiento de los mercados de materias primas e incluso de la Bolsa. Pero, creo que ello no será sino un espejismo, pues cuando la gasolina se termine, el barco se quedará a la deriva en medio de una gran tormenta.

Entonces sí que posiblemente veamos quiebras e impagos, pero de los grandes.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero