Trading en un mundo inflacionario

Cuando haces una búsqueda sobre la inflación y el trading vas a encontrar muchos artículos sobre el tema.

Puedes estar leyendo horas hasta aburrirte, pero te darás cuenta de que la mayoría de los mismos son similares, más que nada porque vienen de webs “generalistas” de inversión, en las cuáles se buscó alguien para que redactara un artículo sobre “inflación” y “trading”, pero como la muchos de esos que escriben no saben lo que es el trading, acaban hablando de inversión, inflación y todos los conceptos tipo IPC (Índice de Precios de Consumo), etcétera.

En realidad no son malos artículos sobre el tema de la inflación, sino que no van encaminados a dar una visión desde un punto de vista “trader”.

Por ejemplo, muchos nos hablan del IPC o del IPP (Indice de Precios de Producción), del PCE (Gasto en Consumo Personal, uno de los favoritos de la Reserva Federal), del precio del petróleo, y demás, y la relación de esto con la Reserva Federal y el BCE.

Dependiendo de los niveles de subidas de precios dichos organismo tenderán a subir o bajar los precios, que eventualmente es lo que hace que unas divisas sean más atractivas que otras a la hora de financiarse o de invertir.

Este tipo de análisis suele ser dirigido a la fauna del mercado Forex que intenta analizar dichas tendencias para poder beneficiarse de las mismas, en cosas como el “carry trade”, por ejemplo.

Un artículo que intenta aproximarse algo más a la verdadera importancia de este concepto en el trading es uno de Investopedia en el cual nos hablan de “inflation trade”, en el que nos dicen algo así:

“Un trade de inflación es un esquema inversor o método de trading en el que se busca sacar rendimiento de subidas de precio basadas en la inflación. Este tipo de trades son comunes en tiempos de subidas de inflación. Este término puede hacer referencia a cambios de portfolio. También puede hacer referencia a operaciones de activos con alta susceptibilidad de ser afectados por la inflación, como el oro, la plata o el dólar.”

Como vemos aquí ya tenemos una descripción bastante acertada de lo que significa la inflación en el mundo de la bolsa.

Ok, el hecho es que a pesar de que este artículo habla de que los “inflation trades” son comunes en los periodos de inflación, por ejemplo en los años 70 del Siglo XX, cuando los tipos de interés estaban al 10% y el petróleo, las materias primas y las acciones relacionadas subían como la espuma.

Eso es cierto, pero el problema es que deja algo de lado, pues implica que en los otros periodos de “baja inflación”, como los años 80, 90 o el principio del Siglo XXI, son malas épocas para hacer trading basado en la inflación.

Desde el punto de vista clásico, trades típicos inflacionarios serían cuando compramos petróleo u oro en un entorno como el de los años 70, y vemos como dichos activos no dejan de subir con respecto al dólar, el cual se deprecia de manera masiva por el efecto inflación.

Desde ese punto de vista, en los 90, al no haber demasiada inflación, el Inflation Trade no sería efectivo.

El trading y la importancia de la inflación como concepto en el mundo FIAT

Bien, lo que verdaderamente ocurre es que el mundo en el que vivimos, es un mundo extremadamente inflacionario por naturaleza, lo que hace que en la práctica siempre vivamos en un “inflation trade” casi eterno, que no solo se da en las épocas teóricamente inflacionarias.

En un mundo de divisas FIAT, tenemos una inflación garantizada que se va a trasladar a un casi constante deterioro del valor de todas esas divisas a nivel mundial, ya sea el dólar, el euro, el yen, el bolívar venezolano, el peso argentino o el dólar zimbawense.

Aquí que en este sentido podemos equiparar cualquier moneda mundial, desde el todopoderoso yen al nefasto bolívar. La única diferencia es que ambos valores se deprecian a un ritmo diferente. No obstante, el caso del yen ha probado ser bastante testarudo las últimas décadas, sufriendo una deflación interna tan fuerte que ha contrarrestado en buena medida las increíbles fuerzas inflacionarias del mundo FIAT.

¿Pero de qué estoy hablando aquí?

Evidentemente no estoy hablando de los TIPS (instrumentos “protegidos” contra la inflación).

Vamos a ver, en un mundo FIAT extremadamente inflacionario, tenemos una gran cantidad de activos con los que hacer trading.

dow jones a largo plazo
La tendencia inflacionaria de Wall street es clara a largo plazo. Gráficos cortesía de tradingeconomics

Tenemos acciones, divisas, materias primas, bonos, y últimamente criptomonedas, aunque estas las podríamos incluir en el segundo grupo.

Entre todos estos activos tenemos a un grupo realmente importante, el mercado de acciones.

El resto de activos también nos podrían valer para hacer una aproximación al trading en un mundo inflacionario.

Entre estos otros, habría que destacar, sin duda, al oro, el activo que mejor nos enseña las consecuencias de vivir en un mundo inflacionario.

Solo basta ver el gráfico a largo plazo para darse cuenta de que nos encontramos en un mundo en el cual las fuerzas de la “drepeciación monetaria” son las que mandan.

trading de oro inflacion
El oro es otro gran “indicador de trading inflacionario”

Este se puede ver fácilmente cuando comparamos el mismo a cualquier divisa oficial del mundo en los últimos 70 años, en los cuáles el oro ha estado subiendo de manera muy fuerte.

El precio del oro es, en realidad, el mejor indicador del mundo inflacionario en que vivimos, y el que mejor nos da una pista sobre la mejor opción que tenemos como traders a la hora de negociar en los mercados.

invertir en petroleo inflacion largo plazo
El petróleo, el “rey de la inflación”

Otros activos son las materias primas, las cuales nos muestran un aumento de precios casi constante en los últimos 200 años.

Por último, los bonos mundiales tienen una tendencia a largo plazo positiva, siempre que los midamos en siglos. Este es un mercado alcista de más de dos siglos, que se compara al de las acciones. No obstante, este mercado sufrió una fuerte convulsión en la última crisis de tipos altos en los años 70, dando lugar a una especie de anomalía, en la que el mercado de bonos se reveló contra una tendencia centenaria. Eso no fue otra cosa que la primera (segunda en realidad, después de la Gran Depresión) gran convulsión habida cuenta de los desequilibrios que se van creando en un mundo inflacionario. Desequilibrios que van aumentando al final del camino, casi como si fuera un “efecto del puente colgante”. Pero esa es otra historia.

El tema verdaderamente interesante de un mundo inflacionario viene con el mercado de acciones, el verdadero catalizador de todas las fuerzas inflacionarias, y gran aliado del trader.

Mercado de acciones para un trader de inflación

El “secreto” de hacer trading inflacionario consiste en ponerte del lado de la tendencia que manda en este mundo, la tendencia hacia la “cantidad”.

En esta tendencia hacia la cantidad, tenemos que los mercados de acciones cotizan a precios más altos década tras década, e incluso en casos como el de Japón, con tres décadas de mercado bajista, si usamos los dividendos acumulados todos estos años, tendríamos que el mercado se habría recuperado plenamente.

Ser un trader inflacionario en acciones, significa algo tan simple como que tenemos que operar el lado largo del mercado, aquel en el que van las masas todas de la mano.

En el lado corto no vamos a encontrar sino problemas.

¿Por qué?

Porque en el lado corto se producen la gran mayoría de reacciones inesperadas y las caídas suelen ser mucho más fuertes y en menor espacio de tiempo que las subidas.

Es decir, una bolsa suele tardar bastante tiempo en subir, normalmente, pensemos que para subir un 50% suele tardar uno, dos o tres años. Sin embargo, el mercado bajista medio suele suponer una caída del 33% (equivalente a la subida del 50%) en periodos mucho más cortos, en ocasiones de 6 meses o un año a lo sumo.

Como vemos, los mercados bajistas difieren mucho de los bajistas.

¿Qué nos dice esto?

Que los mercados alcistas no solo son más grandes sino más largos

¿Qué debe hacer un trader cuándo tiene algo que se cumple con mayor probabilidad?

Apostar a ese resultado, como buen apostador que se precie.

Apostar por el resultado menos probable es intentar ganar la costa nadando contra marea.

¿Qué pasa aquí con el day trading?

Este es uno de los problemas del day trading. Que intenta ir contra natura, contra la tendencia principal y que supone que mediante unos “indicadores” diarios puede logar batir a un mercado compuesto por millones de participantes que están intentando hacer lo mismo que tú.

Por ello, los day traders intentan operar a la baja tanto como al alza, porque los mismos negocian basándose en indicadores.

El problema es que el efecto inflacionario apenas se deja notar en este terreno del intradia, y esto es una pena porque es desperdiciar una fuerza de onda muy fuerte.

Por eso, los mejores resultados siempre los vamos a ver en aquellas estrategias que apuestas por un trading o efecto inflacionario, es decir, aquellos que invierten a largo plazo o los que hacen trading a medio plazo buscando los grandes avances alcistas.

Conclusión

Ejemplos bastante buenos del efecto inflacionario en el trading lo podemos encontrar en los casos recientes del mundo criptomoneda, o incluso en los casos ya clásicos de divisas como el peso mexicano, el rand de Sudáfrica o la lira turca, que incluso contra una divisa tan depreciada como el dólar no dejan de darnos continuos empujes inflacionarios sin que parezca que tengan fin.

No obstante, si tuviste la perspicacia de entender el ejemplo del puente colgante, podrás entender que puede que estemos acercándonos a un momento en el que el puente se rompa. De ahí la importancia del caso en el mercado de bonos, cuyos tipos de interés tan fluctuante en los últimos 50 muestra claros signos de inestabilidad.

Sin embargo, mientras tanto, y mientras el mercado no diga lo contrario, lo mejor es seguir negociando con el efecto inflacionario a favor. Es decir, apostando al alza en acciones, el mercado que mejor refleja lo que es dicho efecto en el trading.

Saludos y buen trading.

Deja un comentario