Tsipras y el referendum del corralito

Este fin de semana se ha abierto un poco, y repito, un poco nada más, la Caja de Pandora que pende sobre el sistema económico y social de Occidente. Tsipras ha cruzado la línea roja del juego democrático y ha convocado un referéndum al más puro estilo de democracia participativa, orgánica o como quiera que la llamen, que es la que buena parte de Europa quiere adaptar para solventar la crisis de identidad que tiene hoy en día.

Sin embargo, hay un problema con este referéndum, y con todos los que tendría que haber en una “democracia participativa”. El problema es tan sencillo como que los referéndums cuestan dinero, y claro, estar haciendo referéndums todos los días como quieren los defensores de esa idea, resultaría en que el país estaría todo el día trabajando para “producir” referéndums. Ciertamente, acabarían con el desempleo así.

El otro problema de la democracia orgánica y los referéndums, es el que se da en el caso griego. Una votación así cuesta unos 110 millones de euros, tal y como nos lo recuerda el periódico alemán faz, según el cual, la administración griega ha calculado en esa cantidad para poder llevar a cabo un referéndum nacional.

¿De dónde va a sacar 110 millones de euros extras un país que tiene problemas para pagar 1.000.000 millones y que está constantemente pidiendo renegociar sobre renegociaciones?

No estamos hablando de dos duros, y menos cuando ya tenemos al sistema bancario griego con corralito, sus puertas cerradas y dejando sacar 60 euros al día a sus ciudadanos. ¡60 euros al día!

Eso está bien para alguien normal, pero cualquiera que tenga un negocio está muerto, con lo que podemos decir que la economía privada griega, o sea, la de las pequeñas empresas, está hoy “muerta”.

Si ya tenemos que Grecia es un país con una burocracia casi soviética con un sector privado nacional muy pobre y que produce muy poco, y encima le aplicamos un corralito bancario de una semana, entonces eso ya es jaque mate a la economía griega.

 

Mientras, los bonos griegos empiezan a volverse locos
Mientras, los bonos griegos empiezan a volverse locos

 

De cualquier modo, ya veremos si este movimiento de Tsipras no acaba alcanzando lo que este verdaderamente quiere, es decir, que Europa haga un rescate de última hora y pague toda la fiesta griega.

Mientras tanto, los bonos y Bolsa griegas están colapsando, junto con la banca europea.

Ya veremos si esta vez es la “buena” o están otra vez jugando al gato y el ratón.

Yo, hay una cosa que tengo clara:

Tsipras no quiere una Grecia comunista mientras Europa no lo sea. Sería estúpido por su parte, y por la de los griegos que lo votan. Aunque la historia está llena de sucesos estúpidos.

Tsipras lo que quiere es una Grecia comunista, dentro de una Europa comunista, con Europa subvencionando permanentemente a la “pobre” Grecia.

Europa no quiere una Grecia comunista fuera de una Europa aún no comunista. ¿Por qué es esto así? Porque Europa, o sea la UE y el BCE, no quieren que Europa vea el espectáculo dantesco de una dictadura semi-comunista al borde de sus fronteras. Una cosa es Corea del Norte o Cuba, que están lejos, y son vistas hasta con simpatía, sobre todo Cuba, donde buena parte de los ancianos europeos viajan para comprar sexo, el servicio más competitivo del sector exportador cubano.

Al igual que Tsipras, creo que la UE y el BCE, en realidad lo que quieren es una Europa “solidaria” y de corte cuasi-marxista, pero claro, eso no funciona dejando salir a Grecia antes y enseñándonos así la parodia de una economía comunista, con pateras de griegos en dirección a Italia o Turquía.

No, lo que la UE quiere en realidad, es que Europa vaya hacia ese modelo toda junta, a la misma vez, cosa que terminará por suceder, puede que no dentro de mucho.

 

Pedro Sánchez y la búsqueda de lo imposible

 

Una de las cosas que más gracia me hacen es cuando veo cosas como a Rajoy llamando a Pedro Sánchez para informarle de la situación.

Es gracioso, teniendo en cuenta que Sánchez acudió hace no muchos días a la reunión del grupo Bildelberg en Austria.

¿Qué le va a informar a Sánchez que este no sepa? Más bien sería Sánchez el que debería informar a Rajoy, aunque puede que este esté ya bien informado de las cosas que se mueven en las altas esferas, pues tanto uno como otro no son más que títeres de una democracia de “mentira”.

Otra de las cosas que me hacen gracia son las declaraciones del líder del PSOE sobre esta crisis del referéndum griego. Más o menos ha dicho que las instituciones comunitarias nunca olviden la solidaridad con la población griega y al mismo tiempo, que el gobierno griego debería hacer una reforma de la administración pública y la fiscal. O sea, que más o menos ha venido a decir que recortes no pero recortes sí.

Esto es como los griegos que quieren Europa sí, pero recortes no.

¿Solidaridad con la población griega?

¿Pero qué más solidaridad que financiar el déficit de la sociedad griega por 30 años?

Supongo que querrá decir que los acreedores perdonen la deuda.

Con la segunda parte, supongo que querrá decir, que como pago al sacrificio de los acreedores, Grecia debería modificar su Estado, con no se qué reforma de la administración pública, aunque conociendo a estos elementos, me imagino que querrá decir, un aumento de las regulaciones en pos de la “eficiencia”. Y por otro lado, una reforma fiscal, en lo que imagino que querrá decir que habrá que contratar más inspectores y crear más y “mejores” normas.

Todo muy bonito, sobre todo cuando suenan las palabras. Ese es el tipo de llamada que lleva triunfando en la democracia europea por 50 años, pero es que es precisamente ese tipo de mentalidad la que nos ha llevado a donde estamos. Claramente, más de esa mentalidad no nos va a sacar del agujero, como tampoco lo hará la política de tipo soviético de los Syrizas.

Todo esto no es sino un desbarajuste mental, típico de la mayoría de demócratas modernos, que quieren una sociedad soviética cobrando sueldos suizos; y me temo que eso no es posible. O sea, que es matemáticamente imposible

Podrán conseguir una sociedad de tipo soviéticos, pero será cobrando sueldos de tipo soviético también. No puedes tener “Europa sí” y “austeridad no”. Eso ahora no es posible. Lo que sí es posible es “Europa soviética sí” y “austeridad no”

Voy a intentar resumirlo en una frase:

La única manera de que Grecia y Europa paguen lo que deben es reducir el Estado y sus regulaciones en un 80%.

¿A qué ya sabemos la respuesta de lo que piensa la gente de eso?

Ok, pues lo que tendremos es un colapso inimaginable en Europa. 100% garantizado. O sea, que algún día veremos un corralito en España, Europa, y luego de eso algo mucho peor.

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero