Uber y la revolución del sector del taxi mundial

Uber es una de las empresas y Starups más de moda en el mundo en los últimos años, la cual ha revolucionado uno de los sectores más dinámicos de los últimos tiempos: el del taxi. “Dinámico” en el sentido de que con el enorme crecimiento del turismo mundial en las últimas décadas, los taxis se han convertido en una de las principales salidas en cuanto a empleo.

Sin embargo, el sector del taxi no es algo que podamos considerar como muy dinámico – bueno, en España casi nada es dinámico hoy en día – ya que como casi todo sector, el mismo está regulado hasta las trancas, resultando en una corrupción gigantesca.

Es lo que ocurre cuando las “licencias” y ese tipo de cosas dependen de ayuntamientos y políticos.

Es un sector “privado”, con empleos “privados”, pero que está más cercad de lo público de lo que la gente cree.

¿Resultado?

Un auténtico desastre con negocios millonarios de licencias, sobres por debajo de las mesas y mil y una fechorías “administrativas”.

“Es lo que hay”.

Curiosamente, esa ultra-regulación del sector en España es lo que hace que haya una resistencia inusitada a la introducción de esta empresa en el país. De hecho, hay casos en Barcelona en los que se llegó a atacar a coches sospechosos de hacer servicios de tipo “Uber”.

Uber Taxi

¿Será éste el fin de los taxis amarillos?
¿Será éste el fin de los taxis amarillos?

Cortesía de life-of-Pics, pixabay

Bueno, esta empresa vendría a poner en contacto a clientes que buscan transporte con aquellos que están dispuestos a ofrecerlo a través de internet. Vamos, como si se tratara de una aplicación de ligue.

La idea de empresa la tuvo Travis Kalanick en el 2008 mientras estaba en París y comprobó que no había taxis disponibles.

Se dio cuenta de que mediante el móvil podría haber una manera de crear una aplicación que conectara a consumidores (clientes) y productores (taxistas).

Poco después, y con el apoyo de varios inversores dieron marcha al proyecto en Sillicon Valley, resultando en una de las empresas con mayor crecimiento de los últimos años, un auténtico boom, la cual se rumorea que puede salir en Bolsa bastante pronto.

La idea, vista así, parece bastante buena, sobre todo porque recorta muchos de los costes asociados a toda la burocracia inherente en el sector. Cuando contratamos un taxi no solo estamos pagando el salario del conductor, el coche, la gasolina o el rendimiento del capital del dueño, sino también la mordida que en su momento costó la licencia, además de los siempre presentes impuestos. De esa manera, los servicios que dan los “taxistas” de Uber son más baratos que los que dan los taxistas de “licencia”.

¿Qué ocurre entonces?

Que hay una serie de batallas legales y no legales en el mundo, impresionantes para impedir la implantación de este servicio.

¿Es la idea y el servicio bueno?

Sí, de hecho mucho, ya que se estaría pasando por encima de la rancia burocracia.

No, porque eventualmente, dicha idea será absorbida por los adalides del Estado, los que acabarán por sustituir los monopolios de taxistas locales, vía ayuntamientos y corporaciones similares, por monopolios transnacionales regulados por los Estados o Regiones.

Es decir, que aunque la idea parezca buena, creo que finalmente este tipo de multinacionales acabarán por desbancar a los monopolistas y mafias locales, pero una vez hecho esto, y con el beneplácito de los Estados acabarán por crear sus mafias internacionales, justo como ha pasado con el resto de los sectores del mundo, empezando, como no, por la banca; donde o eres multinacional o eres el Estado.

No hay cabida para los pequeños emprendedores. Los únicos que quedarán serán los que actúen de manera “furtiva”, en lo que siempre será el “mercado negro”, último reminiscente de lo que un día fue un mercado libre.

La expansión de Uber por el mundo

La empresa se ha expandido como setas por todo el mundo, empezando por los Estados Unidos, siguiendo Canadá, Australia, Reino Unido, India, China, Sudáfrica, otros sitios de África y algunos países de Europa, siendo esta última, uno de los sitios donde más resistencia hay a la implementación del mismo, sobre todo en casos como España.

El hecho es que han aparecido muchas aplicaciones del estilo de Uber, como Mytaxi, Wannataxi o eTaxi. La facilidad con la que la tecnología de hoy permite poner en contacto a la gente hace que el sector del taxi tradicional lo tenga muy difícil, tal y como está diseñado hoy en día.

La gran dificultad a la que se enfrenta esta compañía en sus intentos de expansión y dominio del sector del taxi mundial, viene de, como dije, manos de los actuales monopolistas de cada país.

Los casos de conflictos son innumerables en todo el mundo, por ejemplo:

[cta id="8984" vid="0"]
  • En Hamptons, New Yersey, Uber tuvo que suspender su servicio el 5 de junio debido a que se ha requerido que cada conductor de taxi tenga una oficina física (sic).
  • En Anchorage, Alaska, Uber tuvo que suspender actividades en marzo de este año después de el ayuntamiento lo requiriera oficialmente.
  • La industria de las limusinas de Nueva York está presionando fuertemente para regular los servicios a través de las aplicaciones online.
  • En Bogotá, el ayuntamiento ha ordenado que solo los taxistas regulados pueden recoger gente en la calle.
  • Problemas en Londres con el alcalde Boris Johnson el cual quiere limitar este servicio.
  • En Taiwan, el Ministro de Transportes llamó a este servicio “ilegal”.
  • Rechazo por parte del gobierno en Tailandia.
  • En Corea del Sur se está trabajando para prohibir el servicio.
  • Serios problemas legales para prestar servicios en España, Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, Italia y Portugal.
  • Prohibición en China por parte del Ministro de Transporte desde enero de este año.

Como vemos, los frentes de batalla son innumerables, y como casi con todo en la actualidad, vemos que se trata de batallas por el control de los poderes del Estado. Unos tienen la teta y no la quieren soltar, mientas que otros quieren cogerla

El problema principal es Uber solo es un intermediario entre el cliente y el transportista, de tal modo que cobra directamente del cliente por usar la “App”, con lo que está exenta de los problemas de si el transportista está regulado o no.

Como sabemos, hoy en día la tendencia es a que todo esté regulado, la cual se va acelerando de manera exponencial.

Por eso soy pesimista en cuanto a este servicio, pues creo que al final, aunque acabe triunfando y haciéndose con las calles del mundo, acabará por ser presa del mismo mal que aqueja al actual corrupto sistema de taxis, es decir, acabará por estar extremadamente regulado, pero esta vez de manera global.

Con lo cual, al final será peor el remedio que la enfermedad.

¿Qué terminará por ocurrir?

¿Veremos triunfar este modelo de manera definitiva?

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero