Viajar y el Day trading profesional

No hay nada más de moda y con más popularidad en el mundo moderno que viajar. A cualquier persona que le preguntes qué es lo que le gusta, viajar será una de sus tres primeras respuestas.

Es por ello que viajar se ha convertido en uno de los mayores reclamos a la hora de atraer clientes en los ultra-competitivos sectores del marketing on-line; y off-line también.

Para llamar la atención de la gente hoy día nada mejor que una buena campaña con fotos en la playa, en hoteles, con un mojito tomando el sol, comprando en una ciudad exótica, rodeado de palmeras, etcétera.

No son pocos los blogs que han tenido parte de su éxito debido a esta idea de viajar por el mundo, ser independiente y vivir la vida.

Uno de ellos, viviralmaximo.net, debe parte de su éxito – aparte del talento de su creador – al hecho de usar tan bien el reclamo de viajar.

Nada que objetar en ello.

De hecho, este blog lo recomiendo especialmente, pues el estilo del mismo es genuino y hay material muy bueno en el mismo. Muchos artículos geniales, y no solo sobre viajar.

Viajar en sí no está mal. Hacer ver que una vida viajando y haciendo blogging y ayudando a los demás con diferentes servicios, tampoco.

De hecho, es una manera genuina de vivir la vida y ayudar a la gente.

El problema viene cuando entramos en el fangoso terreno del trading.

 

Un buen cocktail, mezclar viajar y el day trading
Un buen cocktail, mezclar viajar y el day trading

Este mundo es uno de los más peligrosos de toda la esfera humana.

Probablemente no haya otro donde el número de estafas sea tan grande, si salvamos el mundo de las apuestas y casinos. Aunque ambos mundos tienen mucho en común.

Mucho más de lo que parece. Y en el trading no se libran ni los supuestos mercados profesionales como los futuros y las acciones (1).

Las estafas en nombre de supuestos profesionales del trading son tan numerosas que en realidad forman parte de una mayoría de servicios que se ofrecen en la red.

Ya sean cursos de “day trading profesional”, señales de bolsa o forex, bonos y jugarretas de brokers, o robots para trading automático.

Sin lugar a dudas, uno de los mejores reclamos, y una gran idea del mundo del marketing, es asociar el trading – mejor el day trading aún – con el viajar.

Solo hace falta juntar las dos ideas: playa y trabajar dos horas al día desde mi portátil, para atraer a una cantidad demencial de clientes.

La psicología de los gurús del day trading 

Los gurús del day trading siempre hacen hincapié en la importancia del aspecto psicológico en su “actividad”. Muchos dicen que el mismo es un 70/90% en el éxito total de la estrategia.

Es un mantra que no paran de repetir, y lo podrán encontrar en todos lados.

El mismo es verdad. La psicología es parte sustancial del éxito en el trading; y de la inversión.

Pero sobre todo, es parte del proceso que lleva a estos gurús a captar la cantidad increíble de clientes que consiguen. Y los gurús lo saben perfectamente. Sin saberlo, acaban siendo maestros del marketing.

¿Maestros del day trading?

Lo dudo mucho.

Aunque si a maestros lo llamamos poder tener un 200% de beneficios anuales sobre el papel, entonces yo también soy un gran maestro del day trading.

Pero el papel es una cosa, y operar con dinero real es otra.

¿Ustedes creen que hay miles de “day traders profesionales” (2) enseñando sus métodos en cursos a cientos de miles de traders al año y que estos se convierten en “day traders profesionales”?

Es decir, ¿Creen que en el mundo hay millones de personas que han asistido a esos cursos que viven haciendo day trading en forex, acciones y futuros?

Ja ja ja (perdónenme la informalidad).

Es que esto es gracioso en realidad.

Si es que incluso he visto métodos de este tipo de trading en los que se enseña una operación típica en el SP500 (futuro del ES) en la que se buscan 7 u 8 ticks por una pérdida de 5. Vamos, entre hacer eso y apostar en binarias de cinco minutos no hay mucha diferencia.

Alguien que sabe de trading y bolsa de verdad sabe que eso es, en la gran mayoría de los casos, una payasada.

Lo que no es una payasada es la cantidad de dinero que esta gente hace al mes con sus supuestos métodos de enseñanza, pues como dije antes, el componente psicológico de su negocio es brutal.

“Vivir del trading” viajando por el mundo.

Conocer chicas guapas exóticas en Asia.

Hacer amigos en América.

 

Abre una cuenta de práctica sin riesgo con el mejor broker de Forex en el mercado hispanohablante

El 83% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

¿No se trata del estilo de vida y profesión ideales?

¿Quién no pagaría 500 o 1.000 $ por eso?

De hecho, la gente no tiene por qué no creerlo. Después de todo, cualquiera que no tiene experiencia en este mundo no tiene por qué no creer que se puede llegar a ser un day trader profesional.

Es algo que parece sencillo.

Te compras un par de pantallas, aprendes el método de los “profesionales” (sic), y luego entras a formar parte del selecto club de los traders, o peyorativamente llamados “especuladores”. Miembro del club de los viles especuladores.

La realidad es otra.

La realidad es que los “marketers” del day trading no son day traders profesionales en su gran mayoría (ellos lo saben evidentemente, pero nunca lo reconocerán en público).

La mayoría de “day traders profesionales” son, en realidad, “vende humos profesionales”, aka “expertos de marketing”.

Los viajes que se pegan cada dos por tres no son costeados con los supuestos (y fantasiosos) beneficios obtenidos rascando 5 ticks en forex o futuros, sino mediante las interminables listas de gente ansiosa por apuntarse a sus cursos para llegar a ser también “day traders profesionales”.

En fin.

Saludos y buen trading.

  1. Con los CFDs, Forex, binarias y demás ya sabemos lo que hay. Hay que andar con pies de plomo.
  2. Solo en el mundo hispano hay cientos.

Deja un comentario